Prurigo nodular
English Version

Definición
El prurigo nodular es la formación de protuberancias duras que causan comezón en la piel. Las personas con esta condición pueden rascarse de una forma tan intensa que hace que la piel se abra.

Causas
Rascar de forma excesiva una zona donde se siente comezón causa el prurigo nodular. No siempre se conoce con claridad la causa inicial de la comezón.

Factores de riesgo
Entre los factores relacionados con la salud que pueden incrementar el riesgo de padecer prurigo nodular se encuentran los siguientes:

  • Condiciones psicológicas
  • Disminución de la función hepática y renal
  • Condiciones de la piel que causan comezón, como el eccema
  • VIH/Inmunodeficiencia

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Síntomas
Las protuberancias en la piel son pequeñas y duras. La parte superior de estas protuberancias puede estar seca y escamosa o, si la persona se rascó, puede estar abierta y sangrar.

El rascado agrava el prurigo nodular. Además, puede causar daño en la superficie de la piel y aumentar el riesgo de infección. Con el tiempo, también se pueden formar cicatrices.

La comezón constituye un indicio clave de la presencia del prurigo nodular, y puede ser constante o esporádica.

Diagnóstico
El médico le preguntará acerca de sus síntomas e historia clínica. Se puede establecer el diagnóstico en función del aspecto de la piel y los síntomas.

Es posible que se analicen los líquidos y tejidos corporales. Esto puede realizarse por medio de:

  • Análisis de sangre
  • Biopsia de la piel
Tratamiento
El tratamiento puede llevar tiempo e incluir distintas terapias hasta encontrar la opción más adecuada para usted. El objetivo es reducir la comezón y evitar que se rasque.

El prurigo nodular se puede tratar con lo siguiente:

  • Medicamentos de uso externo que se aplican sobre la piel, como corticoesteroides, alquitrán de hulla, vitamina D o capsiacina
  • Corticoesteroides o antihistamínicos orales
  • Corticoesteroides inyectables
  • Medicamentos que inhiben o modifican el sistema inmunitario
  • Antiepilépticos
  • Antieméticos
Si el tratamiento inicial no da resultado, el médico puede intentar con lo siguiente:

  • Crioterapia para congelar el área de piel afectada
  • Fototerapia
  • Láser colorante pulsado
Si el prurigo nodular afecta su calidad de vida, considere hablar con un consejero. El asesoramiento profesional lo puede ayudar a manejar mejor la condición y la forma en que responde a esta.

Prevención
Trabaje con su médico para tratar cualquier condición de la piel que cause comezón.

Si padece una condición cutánea o sufre una picadura de insecto que causa comezón, intente no rascarse. Considere el uso de medicamentos para la comezón de venta libre o pregunte a su médico acerca de maneras de aliviarla.




RESOURCES:
American Academy of Dermatology

Family Doctor—American Academy of Family Physicians

CANADIAN RESOURCES:
Canadian Dermatology Association

The Eczema Society of Canada

References:
Fostini AC, Girolomoni G, et al. Prurigo nodularis: an update on etiopathogenesis and therapy. J Dermatolog Treat. 2013;24(6):458-462.

Matthews SN, Cockerell CJ. Prurigo nodularis in HIV-infected individuals. Int J Dermatol. 1998 June; 37(6):401-9.

Nodular prurigo. DermNet NZ website. Available at: http://dermnetnz.org/dermatitis/prurigo-nodularis.html. Updated December 28, 2013. Accessed September 10, 2014.

Prurigo nodularis. American Osteopathic College of Dermatology website. Available at: http://www.aocd.org/?page=PrurigoNodularis. Accessed September 10, 2014.

Prurigo nodularis Patient.co.uk website. Available at: http://www.patient.co.uk/doctor/Prurigo-Nodularis.htm. Updated September 28, 2013. Accessed September 10, 2014.

Last Reviewed August 2014



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.