Hipovolemia en lactantes
English Version

Definición
La hipovolemia es un nivel bajo de sangre en el cuerpo. Los niveles bajos de sangre dificultan la distribución de nutrientes y oxígeno en todo el cuerpo. La hipovolemia afecta a todo el cuerpo, pero algunos órganos corren un mayor riesgo de sufrir daño. Los órganos muy activos como el corazón, los riñones, el cerebro y el hígado quizá sean los más afectados.

Esta condición es grave. El bebé necesita asistencia de inmediato.

Causas
Las causas de hipovolemia pueden ser las siguientes:

  • Hemorragia, debido a una lesión o una enfermedad
  • Deshidratación, cuya causa puede ser una de las siguientes:
    • Dificultad para absorber líquidos en el tubo digestivo
    • Problemas para amamantar
    • Enfermedad con vómitos o diarrea
Factores de riesgo
Los factores que aumentan el riesgo de que un bebé sufra hipovolemia incluyen:

  • Traumatismo, incluidas complicaciones del parto
  • Traumatismo con hemorragia excesiva
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Quemadura grave
  • Determinados medicamentos
  • Cirugía
  • Infección
  • Enfermedad de los intestinos o el estómago
Síntomas
Los síntomas pueden incluir:

  • Inquietud
  • Irritabilidad
  • Piel fría y húmeda
  • Ritmo cardíaco acelerado
  • Debilidad
  • Somnolencia anormal
  • Sequedad bucal
  • Ausencia de lágrimas
  • Diuresis reducida
  • Cambios en la respiración
Diagnóstico
El médico le preguntará acerca de los síntomas y antecedentes médicos de su bebé. Se le realizará un examen físico.

Es posible que el médico revise el flujo sanguíneo del bebé aplicando presión en el lecho de las uñas.

Tratamiento
Consulte con el médico de su bebé acerca del mejor plan de tratamiento.

Las opciones incluyen:

Líquidos de reemplazo y mejoramiento del flujo sanguíneo
Es posible que el bebé reciba:

  • Tratamiento de rehidratación: administración de líquidos y electrólitos por boca, sonda de alimentación o por vía intravenosa.
  • Concentrado de eritrocitos: sangre de un donante. Esto puede ser necesario si se perdieron grandes cantidades de sangre.
También es posible que levanten las piernas del bebé. Esto aumentará la circulación de sangre hacia el corazón y el cerebro.

Control de la causa subyacente
El tratamiento adicional dependerá de la causa de la hipovolemia:

  • Es posible que se necesiten medicamentos para controlar la diarrea, los vómitos o la presión arterial en casos graves.
  • También es posible que su bebe necesite una vía intravenosa o una sonda de alimentación mientras dure la enfermedad. Estos métodos le administrarán líquidos hasta que el bebé pueda alimentarse nuevamente.
  • También es necesario controlar cualquier hemorragia. Quizá se necesite cirugía o puntos de sutura para reparar lesiones.
Prevención
No se conocen maneras de prevenir la hipovolemia. Es importante notar los signos de deshidratación y comenzar el tratamiento de inmediato.




RESOURCES:
American Academy of Pediatrics

National Heart Lung and Blood Institute


CANADIAN RESOURCES:
Canadian Pediatric Society


The Hospital for Sick Children

References:
Day R, Paul P, Williams B. Textbook of Canadian Medical-Surgical Nursing. 2nd ed. Lippincott Williams & Wilkins; 2009. Available at: http://books.google.com/books?id=SB_-CRXvZPYC&dq=hypovolemic+shock+risk+factors&source=gbs_navlinks_s . Accessed January 11, 2013.

Dehydration and hypovolemia. EBSCO DynaMed website. Available at: http://www.ebscohost.com/dynamed . Updated January 25, 2012. Accessed January 11, 2013.

Hypovolemic shock. EBSCO DynaMed website. Available at: http://www.ebscohost.com/dynamed . Updated December 3, 2012. Accessed January 11, 2013.

Last Reviewed February 2013



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.