Relacionan las bebidas azucaradas con 25,000 muertes al año en EE. UU.
MARTES, 19 de marzo (HealthDay News) -- Más de 180,000 muertes en todo el mundo en 2010 se relacionaron con una ingesta alta de bebidas ricas en azúcar, estima un estudio reciente, lo que incluyó 25,000 muertes en Estados Unidos.

La mayoría de muertes ocurrieron en países con ingresos entre bajos y medianos, anotaron los investigadores de la Universidad de Harvard.

Los hallazgos son sorprendentes porque "con frecuencia pensamos que esto es un problema solo en países con ingresos altos, como los EE. UU.", comentó la investigadora líder Gitanjali Singh, becaria de investigación de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard, en Boston.

Singh dijo que sus hallazgos, presentados el martes en la reunión de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) en Nueva Orleáns, apuntan a la necesidad de políticas para controlar la ingesta de bebidas azucaradas de las personas.

Un esfuerzo de ese tipo en la ciudad de Nueva York acapara actualmente los titulares. La semana pasada, un juez derogó el controversial límite de tamaño de los refrescos y otras bebidas azucaradas grandes promovido por el alcalde Michael Bloomberg, un día antes de que la regla entrara en vigencia. Bloomberg dijo que apelará la decisión y defendió su plan, que habría limitado el tamaño de las bebidas azucaradas vendidas en restaurantes, carritos de comida y cines a 47 centilitros (16 onzas).

Singh dijo que ese no es el único tipo de medida que las autoridades pueden tomar. Otras incluyen impuestos sobre las bebidas con azúcar añadida, o limitar los anuncios de las bebidas para los niños.

Pero es difícil conseguir que se adopten las medidas "anti refrescos", y no solo porque la industria de las bebidas y muchos consumidores se resisten. También es difícil precisar los efectos negativos de la salud de un componente de las dietas de las personas, aunque se trate de uno nutricionalmente sospechoso.

Estos últimos hallazgos no prueban que las bebidas azucaradas maten a las personas. Solo muestran una correlación entre el consumo elevado y las muertes por enfermedad cardiaca, diabetes y ciertos cánceres.

"Este tipo de estudio no puede probar causalidad", señaló Lona Sandon, profesora asistente de nutrición clínica del Centro Médico de Universidad de Texas Southwestern, en Dallas.

"El consumo de bebidas azucaradas con frecuencia va de la mano con otras opciones alimentarias o conductas malsanas", señaló Sandon, quien no participó en el estudio. "Las enfermedades crónicas, como la enfermedad cardiaca y la diabetes, son resultado de muchos factores, no solo de la ingesta excesiva de azúcar".

Pero aún así, todos deben limitar el azúcar añadido, de las bebidas y de las comidas, enfatizó Sandon. "Simplemente no necesitamos azúcar añadida, que son calorías vacías", comentó.

La industria de las bebidas también se pronunció sobre los hallazgos.

"Este [estudio], que no ha sido revisado por profesionales ni publicados, es más sensacionalismo que ciencia", aseguró en una declaración emitida el martes la Asociación Americana de Bebidas (American Beverage Association, ABA).

"No muestra de ninguna manera que consumir bebidas endulzadas con azúcar provoque enfermedades crónicas como la diabetes, la enfermedad cardiovascular ni el cáncer, las causas reales de muerte entre los sujetos estudiados", añadió la ABA. "Los investigadores dan un salto inmenso cuando toman, de forma ilógica y errónea, cálculos de la ingesta de bebidas en todo el mundo y alegan que esas bebidas son la causa de muertes que los autores mismos reconocieron que se deben a enfermedades crónicas".

Singh, autora del estudio, se mostró de acuerdo en que para una persona particular, muchos factores contribuyen al riesgo de enfermedad cardiaca, cáncer u otras afecciones crónicas. Pero dijo que a "nivel poblacional", sigue siendo posible estimar el número de muertes atribuibles al consumo de bebidas azucaradas.

Para hacerlo, Singh y colegas usaron encuestas nacionales de nutrición de todo el mundo para medir qué tan elevado era el consumo de bebidas azucaradas de las personas en cada país. Entonces, estimaron cómo las bebidas con azúcar añadido afectaban los niveles de obesidad en esos países. Finalmente, apuntó Singh, utilizaron datos sobre cómo la obesidad influye sobre el riesgo de enfermedad cardiaca, diabetes tipo 2 y ciertos cánceres (como el de mama, colon y páncreas) de las personas.

En general, estimaron que más de 180,000 muertes eran "atribuibles a" el consumo de bebidas azucaradas en 2010. Esto incluyó más de 130,000 por la diabetes, alrededor de 45,000 por enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular, y 4,600 por varios cánceres.

En cuanto a la ingesta de bebidas azucaradas, los hombres cubanos jóvenes superaron al resto del mundo: los hombres menores de 45 años típicamente consumían más de cinco porciones al día. Y en general, América Latina y el Caribe tenían la mayor cantidad de muertes relacionadas con las bebidas endulzadas con azúcar.

"Esto ilumina la conexión lineal entre el consumo de las bebidas azucaradas y las muertes", aseguró la Dra. Suzanne Steinbaum, cardióloga y directora de Mujeres y Enfermedades Cardiacas del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. Steinbaum no estuvo involucrada en el estudio.

Concurrió en que es difícil responsabilizar a las bebidas ricas en azúcar exclusivamente por las muertes. Pero también dijo que los hallazgos resaltan una medida importante y sencilla que las personas pueden tomar para mejorar sus dietas.

"Haga este único cambio, aléjese de las bebidas endulzadas con azúcar", aconsejó Steinbaum. "¿Es esa la única solución? Claro que no". Pero añadió que reemplazar incluso una bebida azucarada al día con agua puede reducir una cantidad significativa de calorías.

Steinbaum también anotó que los refrescos no son los únicos culpables. "Con frecuencia, los jugos de frutas que las personas piensan que son saludables están llenos de azúcar", advirtió.

Uno de los grandes problemas de la "guerra" contra las bebidas azucaradas es que muchos niños y adolescentes beben cantidades inmensas de calorías líquidas. Debido a que este estudio se enfocó en las muertes por las enfermedades crónicas, Singh señaló que no dice nada sobre los potenciales efectos de salud sobre los niños del mundo.

"Necesitamos investigaciones que averigüen realmente qué tan alto es su consumo de bebidas azucaradas, y para ver cómo afecta su salud", planteó Singh.

La ABA contrarrestó esto diciendo que lo que realmente importa es la ingesta diaria de calorías, no las bebidas ricas en calorías. "Cuando se trata del riesgo de enfermedad cardiaca, las calorías de los azúcares añadidos no tienen nada de exclusivo, al igual que las bebidas endulzadas con azúcar", comentó el grupo.

Los resultados de estudios presentados en reuniones médicas por lo general se consideran preliminares hasta que se someten a una revisión profesional para ser publicados en una revista.

Más información

La Asociación Americana del Corazón ofrece consejos para reducir el azúcar.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com
© Derechos de autor 2013, HealthDay




Dere© Derechos de autor 2013, HealthDay


Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.