Ziprasidona
Nombre(s) comercial(es):
  • Geodon®
ADVERTENCIA:
Los estudios han revelado que las personas mayores con demencia (un trastorno cerebral que afecta la capacidad de recordar, pensar con claridad, comunicarse y realizar las actividades diarias, y que puede causar cambios en el estado de ánimo y la personalidad) que toman antipsicóticos (medicamentos para las enfermedades mentales) como ziprasidona tienen mayor riesgo de morir durante el tratamiento. Las personas mayores con demencia también pueden tener más posibilidades de tener accidentes cerebrovasculares o miniaccidentes cerebrovasculares durante el tratamiento.

La ziprasidona no está aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) para el tratamiento de problemas de comportamiento en personas mayores con demencia. Converse con el doctor que prescribió este medicamento si usted, un miembro de su familia, o alguien que está a su cuidado tiene demencia y está tomando ziprasidona. Para más información visite el sitio web de la FDA: Web Site

¿PARA CUÁLES condiciones o enfermedades se prescribe este medicamento?
La ziprasidona se usa para tratar los síntomas de esquizofrenia (una enfermedad mental que causa perturbación o pensamientos extraños, pérdida de interés en la vida y emociones fuertes o inapropiadas). También se usa para tratar episodios de manía (frenesí, exitación anormal o estado de ánimo irritable) o episodios combinados (síntomas de manía y depresión que ocurren a la misma vez) en pacientes con trastorno bipolar (trastorno maníaco depresivo; una enfermedad que provoca episodios de depresión, manía y otros estados de ánimo anormales). La ziprasidona pertenece a una clase de medicamentos llamados antipsicóticos atípicos. Funciona al modificar la actividad de ciertas sustancias naturales en el cerebro.

¿CÓMO se debe usar este medicamento?
La ziprasidona viene envasada en forma de cápsulas para tomar por vía oral. Se toma generalmente dos veces al día con alimentos. Tome ziprasidona en el mismo horario todos los días. Siga cuidadosamente las instrucciones en la etiqueta del medicamento y pregúntele a su doctor o farmacéutico cualquier cosa que no entienda. Use el medicamento exactamente como se indica. No use más ni menos que la dosis indicada ni tampoco más seguido que lo prescrito por su doctor.

Su doctor podría comenzar con una dosis baja del medicamento y aumentarla de manera gradual.

La ziprasidona puede ayudar a controlar sus síntomas, pero no cura sus trastornos. Continúe con el medicamento aunque se sienta mejor y no deje de tomarlo sin antes consultarlo con su médico.

¿Qué OTRO USO se le da a este medicamento?
Este medicamento también puede ser prescrito para otros usos; pídale más información a su doctor o farmacéutico.

¿Cuáles son las PRECAUCIONES ESPECIALES que debo seguir?
Antes de comenzar a tomar ziprasidona:

  • dígale a su doctor y a su farmacéutico si usted es alérgico a la ziprasidona o a otros medicamentos.
  • dígale a su doctor si está tomando amiodarona (Cordarone, Pacerone), clorpromazina (Thorazine), cisaprida (Propulsid) (ya no disponible en Estados Unidos), disopiramida (Norpace), dofetilida (Tikosyn), dolasetrón (Anzemet), droperidol (Inapsine), eritromicina (E.E.S., E-Mycin, Erythrocin), gatifloxacino (Tequin), (ya no disponible en Estados Unidos), halofantrina (Halfan) (ya no disponible en Estados Unidos), levomethadyl (ORLAAM) (ya no disponible en Estados Unidos), mefloquina (Lariam), mesoridazina (Serentil) (ya no disponible en Estados Unidos), moxifloxacin (Avelox), pentamidina (NebuPent, Pentam 300), pimozida (Orap), procainamida (Procanbid, Promine, Pronestyl), quinidina (Quinidex), sotalol (Betapace), sparfloxacino (Zagam), tacrolimús (Prograf), o tioridazina (Mellaril). Su doctor podría necesitar cambiar la dosis de sus medicamentos o vigilarle cuidadosamente para evitar efectos secundarios.
  • dígale a su doctor y a su farmacéutico qué medicamentos con y sin prescripción, vitaminas, suplementos nutricionales y productos fabricados a base de hierbas está tomando o planea tomar. Asegúrese de mencionar los siguientes: antidepresivos; ciertos antifúngicos como fluconazol (Diflucan), itraconazol (Sporanox), ketoconazol (Nizoral) y voriconazol (Vfend); aprepitant (Emend); carbamazepina (Tegretol); claritromicina (Biaxin, en Prevpac); ciclosporina (Neoral, Sandimmune); delavirdina (Rescriptor); diltiazem (Cardizem, Dilacor, Tiazac, otros); diuréticos; agonistas de la dopamina como bromocriptina (Parlodel), cabergolina (Dostinex), levodopa (Dopar, Larodopa), pergolida (Permax), y ropinirol (Requip); efavirenz (Sustiva); fluoxetina (Prozac, Sarafem); fluvoxamina (Luvox); inhibidores de la proteasa del VIH incluido atazanavir (Reyataz), indinavir (Crixivan), lopinavir (en Kaletra), nelfinavir (Viracept), ritonavir (Norvir, en Kaletra) y saquinavir (Fortovase, Invirase); anticonceptivos hormonales (píldoras anticonceptivas, anillos, parches, implantes, e inyecciones); lovastatina (Mevacor, en Advicor); medicamentos para la ansiedad, hipertensión o crisis convulsivas; nefazodona; sertralina (Zoloft); pastillas para dormir; tranquilizantes; troleandomicina (TAO); (ya no disponible en Estados Unidos); verapamil (Calan, Covera, Isoptin, Verelan); y zafirlukast (Accolate). Su doctor podría necesitar cambiar la dosis de sus medicamentos o vigilarle cuidadosamente para evitar efectos secundarios.
  • dígale a su doctor si usted usa o alguna vez ha usado drogas ilegales o si ha abusado de medicamentos prescritos o si ha tenido recientemente un ataque cardíaco, o dificultad para tragar. También dígale a su doctor si tiene o alguna vez ha tenido enfermedades al corazón o al hígado, cáncer de seno, insuficiencia cardíaca, ritmo cardíaco irregular, un accidente cerebrovascular o un miniaccidente cerebrovascular o crisis convulsivas, o si usted o alguien en su familia tiene o alguna vez ha tenido diabetes. También dígale a su doctor si usted alguna vez ha tenido que dejar de tomar un medicamento para las enfermedades mentales debido a los graves efectos secundarios experimentados.
  • Informe a su médico si está embarazada, sobre todo si está en los últimos meses de gestación, si planea quedar embarazada o si está dando el pecho. Si queda embarazada mientras toma ziprasidona, llame a su médico. La ziprasidona puede provocar problemas en los recién nacidos después del nacimiento si se toma durante los últimos meses de embarazo.
  • usted debe saber que la ziprasidona puede causarle somnolencia (sueño). No conduzca un automóvil u opere maquinaria pesada hasta que sepa cómo lo afectará.
  • usted debe saber que el alcohol puede aumentar la somnolencia causada por este medicamento. No tome alcohol mientras usa ziprasidona.
  • usted debe saber que puede experimentar hiperglucemia (aumentos de su azúcar sanguíneo) mientras toma este medicamento, incluso si usted no tiene diabetes. Si usted tiene esquizofrenia, tiene mayor probabilidad de desarrollar diabetes que aquellas personas que no tienen esquizofrenia y toman ziprasidona o medicamentos similares que pueden aumentar este riesgo. Dígale de inmediato a su doctor si usted tiene cualquiera de los siguientes síntomas mientras está tomando ziprasidona: sed extrema, orinar con mayor frecuencia, hambre extrema, visión borrosa, o debilidad. Es muy importante que llame a su doctor tan pronto como se presente cualquiera de estos síntomas, porque si el nivel de azúcar sanguíneo alto no es tratado puede causar un grave trastorno llamado cetoacidosis. La cetoacidosis puede ser potencialmente mortal si no es tratada en las primeras etapas. Los síntomas de la cetoacidosis incluyen: sensación de sequedad en la boca, náuseas y vómitos, respiración entrecortada, olor a frutas en el aliento y disminución de la conciencia.
  • usted debe saber que este medicamento puede provocar mareos, vahídos y desmayos al levantarse demasiado rápido. Este síntoma es más común cuando recién ha comenzado a tomar el medicamento. Para evitar este problema, levántese de la cama lentamente, apoyando los pies en el piso durante algunos minutos antes de ponerse de pie.
  • usted debe saber que la ziprasidona disminuye la transpiración y hace que sea más difícil para el cuerpo enfriarse cuando sube la temperatura. Dígale a su doctor si tiene planeado hacer ejercicios vigorosos o estar expuesto a un calor excesivo.
¿Qué DIETA ESPECIAL debo seguir mientras tomo este medicamento?
Converse con su doctor acerca del consumo de toronjas (pomelos) o de tomar jugo de toronjas mientras toma este medicamento.

Asegúrese de tomar agua en abundancia todos los días mientras está tomando este medicamento.

¿Qué tengo que hacer SI ME OLVIDO de tomar una dosis?
Tome la dosis que olvidó tan pronto como lo recuerde, sin embargo, si es hora para la siguiente, sáltese aquella que no tomó y siga con la dosificación regular. No tome una dosis doble para compensar la que olvidó.

¿Cuáles son los EFECTOS SECUNDARIOS que podría provocar este medicamento?
La ziprasidona puede provocar efectos secundarios. Dígale a su doctor si cualquiera de estos síntomas se vuelve grave o no desaparece:
  • somnolencia (sueño)
  • dolor de cabeza
  • inquietud
  • ansiedad
  • constipación
  • diarrea
  • pérdida del apetito
  • dolores musculares
  • secreción nasal, estornudos
  • tos
  • aumento de peso

Algunos efectos secundarios podrían provocar graves consecuencias para la salud. Si usted experimenta alguno de los siguientes síntomas o aquellos enumerados en la sección de ADVERTENCIA o de PRECAUCIONES ESPECIALES, llame a su doctor de inmediato:
  • movimientos inusuales de la cara o el cuerpo que no puede controlar
  • ritmo cardíaco más rápido que lo normal, irregular o palpitaciones
  • sarpullido (erupciones en la piel) o urticarias
  • fiebre
  • rigidez muscular
  • confusión
  • transpiración
  • erección dolorosa que dura muchas horas

La ziprasidona puede provocar otros efectos secundarios. Llame a su doctor si tiene cualquier problema inusual mientras toma este medicamento.

Si desarrolla un efecto secundario grave, usted o su doctor puede enviar un informe al programa de divulgación de efectos adversos 'MedWatch' de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) en la página de Internet [ Web Site] o por teléfono al 1-800-332-1088.

¿Cómo debo ALMACENAR o DISPONER de este medicamento?
Mantenga este medicamento en su envase, bien cerrado y fuera del alcance de los niños. Almacénelo a temperatura ambiente y lejos del calor excesivo y la humedad (no en el baño). Deseche cualquier medicamento que esté vencido o que ya no se utilice. Converse con su farmacéutico acerca del desecho adecuado de los medicamentos.

¿Qué debo hacer en caso de una SOBREDOSIS?
En caso de una sobredosis, llame a la oficina local de control de envenenamiento al 1-800-222-1222. Si la víctima está inconsciente, o no respira, llame inmediatamente al 911.

Los síntomas de la sobredosis pueden incluir:
  • somnolencia (sueño)
  • dificultad para hablar
  • movimientos súbitos incontrolables
  • temblor incontrolable de una parte del cuerpo
  • ansiedad

¿Qué OTRA INFORMACIÓN de importancia debería saber?
Cumpla con todas las citas con su doctor y el laboratorio. Su doctor podría ordenar algunos exámenes de laboratorio para determinar la respuesta de su cuerpo a la ziprasidona.

No deje que otras personas tomen su medicamento. Pregúntele al farmacéutico cualquier duda que tenga sobre cómo renovar esta prescripción.

Es importante que Ud. mantenga una lista escrita de todas las medicinas que Ud. está tomando, incluyendo las que recibió con receta médica y las que Ud. compró sin receta, incluyendo vitaminas y suplementos de dieta. Ud. debe tener la lista cada vez que visita su médico o cuando es admitido a un hospital. También es una información importante en casos de emergencia.

AHFS® Consumer Medication Information. © Copyright, The American Society of Health-System Pharmacists, Inc., 7272 Wisconsin Avenue, Bethesda, Maryland. All Rights Reserved. Duplication for commercial use must be authorized by ASHP.

Documento actualizado: 16 Mayo 2011.







Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.