Trifluoperazina
Nombre(s) comercial(es):
  • Stelazine®¶
ADVERTENCIA:
Según las investigaciones, los adultos de edad avanzada con demencia senil (un trastorno cerebral que afecta la capacidad de recordar, pensar con claridad, comunicarse y realizar las actividades cotidianas, y que puede ocasionar alteraciones del estado de ánimo y la personalidad) que toman antipsicóticos (medicamentos para la enfermedad mental), como la trifluoperazina, tienen mayores probabilidades de morir durante el tratamiento.

La Administración de Drogas y Alimentos (FDA) no ha autorizado el uso de la trifluoperazina para el tratamiento de problemas de conducta en los adultos de edad avanzada con demencia senil. Hable con el médico que le recetó este medicamento si usted, un familiar u otro ser querido tiene demencia senil y está tomando trifluoperazina. Si desea más información, visite el sitio de Internet de la FDA: Web Site

¿PARA CUÁLES condiciones o enfermedades se prescribe este medicamento?
La trifluoperazina se usa para tratar los síntomas de la esquizofrenia (una enfermedad mental que causa pensamientos alterados o fuera de lo común, pérdida de interés en la vida y emociones muy intensas o inapropiadas). La trifluoperazina también se usa, por períodos breves, para tratar la ansiedad en personas que no han respondido a ningún otro medicamento. La trifluoperazina pertenece a un grupo de medicamentos llamados antipsicóticos convencionales. Actúa al disminuir la excitación anormal del cerebro.

¿CÓMO se debe usar este medicamento?
La trifluoperazina se presenta en forma de tabletas que se administran por vía oral. Generalmente se toma una o dos veces al día. Tome la trifluoperazina más o menos a la(s) misma(s) hora(s) todos los días. Siga cuidadosamente las instrucciones de la receta y pídales a su médico o a su farmacéutico que le explique cualquier cosa que no entienda. Tome la trifluoperazina según lo indicado. No aumente ni disminuya la dosis, ni la tome con más frecuencia que la indicada por su médico.

Posiblemente su médico le recete al principio una dosis baja de trifluoperazina y luego la aumente en forma gradual. Es posible que el médico disminuya la dosis una vez que se controlen sus síntomas.

La trifluoperazina puede ayudarle a controlar los síntomas, pero no curará la afección. Siga tomando la trifluoperazina aunque se sienta bien. No deje de tomar la trifluoperazina sin consultar antes a su médico. Si deja de tomar la trifluoperazina de repente, puede tener síntomas de abstinencia como náuseas, vómitos, mareos y tambaleo. Es probable que el médico opte por disminuir la dosis en forma gradual.

¿Qué OTRO USO se le da a este medicamento?
A veces se receta este medicamento para otros usos; pídale más información a su médico o a su farmacéutico.

¿Cuáles son las PRECAUCIONES ESPECIALES que debo seguir?
Antes de tomar trifluoperazina,

  • dígales a su médico y a su farmacéutico si es alérgico a la trifluoperazina; a otras fenotiazinas como clorpromazina, flufenazina, perfenazina, proclorperazina (Compazine), prometazina (Phenergan) o tioridazina; o a otros medicamentos.
  • dígales a su médico y a su farmacéutico qué medicamentos con y sin receta, vitaminas, suplementos nutricionales y productos medicinales a base de hierbas está tomando o piensa tomar. No olvide mencionar ninguno de los siguientes: anticoagulantes (diluyentes de la sangre) como warfarina (Coumadin); antidepresivos; antihistamínicos; atropina (en Motofen, en Lomotil, en Lonox); barbitúricos como pentobarbital (Nembutal), fenobarbital (Luminal) y secobarbital (Seconal); diuréticos ("píldoras del agua"); epinefrina (Epipen); guanetidina (no se vende en los Estados Unidos); ipratropio (Atrovent); litio (Eskalith, Lithobid); medicamentos para la ansiedad, el síndrome de intestino irritable, la enfermedad mental, el mareo por movimiento, la enfermedad de Parkinson, las úlceras o los problemas urinarios; medicamentos anticonvulsivos como fenitoína (Dilantin); analgésicos narcóticos; propranolol (Inderal); sedantes; píldoras para dormir; y tranquilizantes. Es posible que su médico deba cambiar la dosis de sus medicamentos o vigilarle estrechamente por si presentara efectos secundarios.
  • dígale a su médico si tiene o ha tenido alguna enfermedad hepática o cualquier trastorno que afecte las células de la sangre, como las dolencias que alteran la producción de glóbulos en la médula ósea. Es posible que su médico le diga que no tome trifluoperazina.
  • dígale a su médico si tiene o ha tenido feocromocitoma (un tumor en una pequeña glándula que está junto a los riñones), cáncer de seno, glaucoma (afección en la cual un aumento de presión dentro de los ojos ocasiona pérdida de la visión en forma gradual), convulsiones, dolor en el pecho, o enfermedades cardíacas. Dígale también a su médico si piensa trabajar con insecticidas organofosforados (un tipo de sustancias químicas que se usan para matar insectos) o si tiene o ha tenido que suspender el uso de algún medicamento para la enfermedad mental debido a efectos secundarios graves.
  • Informe a su médico si está embarazada, sobre todo si está en los últimos meses de gestación, si planea quedar embarazada o si está dando el pecho. Si queda embarazada mientras toma trifluoperazina, llame a su médico. La trifluoperazina puede provocar problemas en los recién nacidos después del nacimiento si se toma durante los últimos meses de embarazo.
  • si le van a hacer una cirugía, incluyendo una cirugía dental, dígale al médico o al dentista que está tomando trifluoperazina.
  • si van a hacerle un mielograma (radiografía exploratoria de la columna vertebral), dígale a su médico y al técnico radiógrafo que está tomando trifluoperazina. Es posible que su médico le diga que deje de tomar la trifluoperazina 2 días antes del mielograma y por un día más después del estudio.
  • tenga presente que este medicamento puede causarle somnolencia y afectar su manera de pensar y de moverse, sobre todo al principio del tratamiento. Evite conducir vehículos u operar maquinaria hasta que sepa cómo le afecta este medicamento.
  • pregúntele a su médico si puede consumir bebidas alcohólicas de manera segura durante el tratamiento con trifluoperazina. El alcohol puede empeorar los efectos secundarios de la trifluoperazina.
  • evite la exposición innecesaria o prolongada a la luz solar, y protéjase mediante ropa, anteojos de sol y protector solar. La trifluoperazina puede aumentar la sensibilidad de la piel a la luz del sol.
  • tenga presente que la trifluoperazina puede dificultar el enfriamiento del cuerpo cuando hace mucho calor. Dígale a su médico si piensa hacer ejercicio vigoroso o exponerse a un calor intenso.
  • tenga presente que existe la remota posibilidad de que las personas que manipulan las tabletas de trifluoperazina desarrollen erupciones en la piel. Las personas que le ayuden a tomar su medicamento deben evitar tocar directamente las tabletas.
¿Qué DIETA ESPECIAL debo seguir mientras tomo este medicamento?
A menos que su médico le indique lo contrario, continúe con su dieta normal.

¿Qué tengo que hacer SI ME OLVIDO de tomar una dosis?
Si olvida tomar una dosis, tómela en cuanto se acuerde. No obstante, si ya casi es hora de la dosis siguiente, saltee la que olvidó y continúe con su horario de medicación normal. No tome una dosis doble para compensar la que olvidó.

¿Cuáles son los EFECTOS SECUNDARIOS que podría provocar este medicamento?
La trifluoperazina puede provocar efectos secundarios. Avísele a su médico si cualquiera de estos síntomas es grave o no desaparece:
  • somnolencia
  • mareos
  • visión borrosa
  • sequedad en la boca
  • congestión nasal
  • náuseas
  • dificultad para orinar
  • dilatación o contracción de las pupilas (los círculos negros del centro del ojo se agrandan o achican)
  • estreñimiento
  • cambios en el apetito
  • aumento de peso
  • falta de expresión en el rostro
  • arrastrar los pies al caminar
  • agitación
  • nerviosismo
  • movimientos extraños, lentos o incontrolables en cualquier parte del cuerpo
  • dificultad para dormirse o permanecer dormido
  • dolores de cabeza
  • cansancio extremo
  • debilidad
  • distensión de los senos
  • secreción de leche
  • falta de algunos períodos menstruales
  • disminución de la capacidad sexual en los hombres

Algunos efectos secundarios pueden ser graves. Si presenta alguno de estos síntomas, llame a su médico de inmediato:
  • fiebre
  • rigidez muscular
  • confusión
  • latidos del corazón rápidos o irregulares
  • sudoración
  • coloración amarillenta en la piel o los ojos
  • síntomas parecidos a los de la gripe
  • dolor de garganta, escalofríos, y otros signos de infección
  • espasmos musculares en el cuello
  • lengua que asoma fuera de la boca
  • sensación de tener la garganta cerrada
  • dificultad para respirar o tragar
  • pequeños movimientos ondulantes de la lengua
  • movimientos rítmicos incontrolables de la cara, la boca o la mandíbula
  • convulsiones
  • ampollas
  • sarpullido
  • urticaria
  • comezón
  • hinchazón de los ojos, la cara, la boca, los labios, la lengua, la garganta, los brazos, las manos, los pies, los tobillos o las pantorrillas
  • erección con horas de duración
  • merma de la visión, sobre todo en condiciones de poca luz

Si desarrolla un efecto secundario grave, usted o su doctor puede enviar un informe al programa de divulgación de efectos adversos 'MedWatch' de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) en la página de Internet [ Web Site] o por teléfono al 1-800-332-1088.

La trifluoperazina puede provocar otros efectos secundarios. Llame a su médico si tiene algún problema inusual mientras toma este medicamento.

¿Cómo debo ALMACENAR o DISPONER de este medicamento?
Mantenga este producto en su envase original, perfectamente cerrado y fuera del alcance de los niños. Guárdelo a temperatura ambiente y en un lugar alejado del exceso de calor y humedad (nunca en el cuarto de baño). Deseche todos los medicamentos que estén vencidos o que ya no necesite. Pregúntele a su farmacéutico cuál es la manera adecuada de desechar los medicamentos.

¿Qué debo hacer en caso de una SOBREDOSIS?
En caso de una sobredosis, llame a la oficina local de control de envenenamiento al 1-800-222-1222. Si la víctima está inconsciente, o no respira, llame inmediatamente al 911.

Los síntomas de sobredosis son, entre otros:
  • somnolencia
  • pérdida del conocimiento
  • movimientos extraños, lentos o incontrolables de cualquier parte del cuerpo
  • agitación
  • intranquilidad
  • fiebre
  • convulsiones
  • sequedad en la boca
  • latidos del corazón irregulares

¿Qué OTRA INFORMACIÓN de importancia debería saber?
No falte a ninguna cita, ni con su médico ni con el oftalmólogo. Deberá hacerse exámenes periódicos de la vista durante el tratamiento con trifluoperazina, pues ésta puede causar enfermedades de los ojos.

Antes de que le hagan cualquier prueba de laboratorio, dígales a su médico y al personal del laboratorio que está en tratamiento con trifluoperazina.

La trifluoperazina puede alterar los resultados de las pruebas de embarazo caseras. Consulte al médico si cree haberse embarazado durante su tratamiento con trifluoperazina. No se haga pruebas de embarazo en casa.

No deje que ninguna otra persona use sus medicamentos. Pregúntele a su farmacéutico cómo puede volver a surtir su receta.

Es importante que Ud. mantenga una lista escrita de todas las medicinas que Ud. está tomando, incluyendo las que recibió con receta médica y las que Ud. compró sin receta, incluyendo vitaminas y suplementos de dieta. Ud. debe tener la lista cada vez que visita su médico o cuando es admitido a un hospital. También es una información importante en casos de emergencia.

¶Este producto de marca ya no está en el mercado. Las alternativas genéricas pueden estar disponibles.

AHFS® Consumer Medication Information. © Copyright, The American Society of Health-System Pharmacists, Inc., 7272 Wisconsin Avenue, Bethesda, Maryland. All Rights Reserved. Duplication for commercial use must be authorized by ASHP.

Documento actualizado: 16 Mayo 2011.







Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.