Fenitoína
Nombre(s) comercial(es):
  • Dilantin®
  • Dilantin®Infatabs®
  • Dilantin®Kapseals®
  • Dilantin-125®
  • Phenytek®
¿PARA CUÁLES condiciones o enfermedades se prescribe este medicamento?
La fenitoína se usa para controlar determinados tipos de convulsiones y para tratar y prevenir las convulsiones que pueden aparecer durante una cirugía del cerebro o del sistema nervioso, o después de esta. La fenitoína pertenece a una clase de medicamentos llamados anticonvulsivos. Actúa disminuyendo la actividad eléctrica anormal del cerebro.

¿CÓMO se debe usar este medicamento?
Las presentaciones de la fenitoína son en cápsulas de liberación prolongada (acción prolongada), en tabletas masticables y en una suspensión (líquido) para administrarse por vía oral. En general, las tabletas masticables y la suspensión se toman dos o tres veces al día. Las cápsulas de liberación prolongada se toman, por lo general, de 1 a 4 veces al día. Tome la fenitoína aproximadamente a la misma hora todos los días. Siga atentamente las instrucciones de la receta y pídales a su médico o a su farmacéutico que le expliquen cualquier cosa que no entienda. Tome la fenitoína según lo indicado. No aumente ni disminuya la dosis, ni la tome con más frecuencia que la indicada por su médico.

Su médico le recetará al principio una dosis baja de fenitoína y la aumentará en forma gradual, no más de una vez cada 7 a 10 días.

El organismo absorbe distintos productos de fenitoína de distintas maneras y estos no pueden sustituirse entre sí. Si necesita cambiar de un producto de fenitoína a otro, es posible que su médico deba ajustar su dosis. Cada vez que reciba el medicamento, revíselo para asegurarse de que haya recibido el producto de fenitoína que le hayan recetado. Pregúntele a su farmacéutico si no está seguro de que le hayan dado el medicamento correcto.

Agite bien la solución antes de cada uso para mezclar uniformemente el medicamento. Use un instrumento de medición preciso para asegurarse de recibir la cantidad correcta de medicamento. Consulte a su médico o a su farmacéutico si tiene alguna pregunta acerca de cómo medir su dosis.

Trague las cápsulas de liberación prolongada enteras; no las parta, ni mastique ni triture. No tome las cápsulas si cambiaron de color.

Puede masticar bien las tabletas masticables antes de tragarlas o puede tragarlas enteras sin masticar.

Si está recibiendo nutrición enteral o suplementos a través de una sonda gástrica, pregunte a su médico cuándo debe tomar fenitoína. Tendrá que dejar pasar un tiempo entre el momento de su alimentación y el momento en que tome la fenitoína.

La fenitoína puede ayudar a controlar su afección, pero no la curará. Siga tomando la fenitoína aunque se sienta bien. No deje de tomar fenitoína sin consultar a su médico, incluso si experimenta efectos secundarios, como cambios inusuales en el comportamiento o el estado de ánimo. Si deja de tomar fenitoína repentinamente, las convulsiones pueden empeorar. Es probable que el médico opte por disminuir gradualmente la dosis.

¿Qué OTRO USO se le da a este medicamento?
La fenitoína también se usa para controlar los latidos cardíacos irregulares. Consulte a su médico sobre los riesgos de usar este medicamento para tratar su afección.

A veces se receta este medicamento para otros usos; pídales más información a su médico o a su farmacéutico.

¿Cuáles son las PRECAUCIONES ESPECIALES que debo seguir?
Antes de tomar fenitoína,

  • dígales a su médico y a su farmacéutico si es alérgico a la fenitoína, a otros medicamentos de hidantoína, como etotoína (Peganone) o fosfenitoína (Cerebyx), o a cualquier otro medicamento. También dígale a su médico si es alérgico a la carbamazepina (Carbatrol, Equetro, Tegretol) o si su médico decidió no tratarlo con carbamazepina porque las pruebas de laboratorio demostraron que tiene un factor de riesgo hereditario que hace más probable que tenga una reacción alérgica a la carbamazepina. Este factor de riesgo también puede aumentar las probabilidades de que tenga una reacción alérgica a la fenitoína.
  • dígales a su médico y a su farmacéutico qué medicamentos con y sin receta, vitaminas, suplementos nutricionales y productos herbarios está tomando o piensa tomar. No olvide mencionar ninguno de los siguientes: amiodarona (Cordarone, Pacerone); anticoagulantes ('diluyentes de la sangre') como warfarina (Coumadin); otros antidepresivos determinados, que incluyen amitriptilina (Elavil), amoxapina, clomipramina (Anafranil), desipramina (Norpramin), doxepina (Sinequan), imipramina (Tofranil), maprotilina, nortriptilina (Pamelor), protriptilina (Vivactil) y trimipramina (Surmontil); cloramfenicol; clordiazepóxido (Librium, en Limbitrol); diazepam (Valium);digoxina (Lanoxin); disulfiram (Antabuse); doxiciclina (Doryx, Monodox,Vibramycin, otros); fluoxetina (Prozac, Sarafem, en Symbyax); furosemida (Lasix); antagonistas del H2 como cimetidina (Tagamet), famotidina (Pepcid), nizatidina (Axid) y ranitidina (Zantac); anticonceptivos hormonales (píldoras, parches, anillos o inyecciones anticonceptivos); terapia de reemplazo hormonal (HRT, por sus siglas en inglés); isoniazida (en Rifamate, en Rifater); medicamentos para la enfermedad mental y las náuseas; otros medicamentos para las convulsiones, como carbamazepina (Carbatrol, Equetro, Tegretol), etosuximida (Zarontin), metsuximida (Celontin), fenobarbital y ácido valproico (Depakon, Depakene, Stavzor); metilfenidato (Daytrana, Concerta, Metadate, Ritalin); molindona (Moban); esteroides orales como dexametasona (Decadron, Dexone), metilprednisolona (Medrol), prednisolona y prednisona (Deltasone); paroxetina (Paxil, Pexeva); quinidina; reserpina (Serpalan); rifampina (Rimactane, en Rifamate, en Rifater); analgésicos derivados de salicilatos, como aspirina, trisalicilato magnésico de colina, salicilato de colina (Arthropan), diflunisal (Dolobid), salicilato de magnesio (Doan's, otros) y salsalato (Argesic, Disalcid, Salgesic); sucralfato (Carafate); antibióticos derivados de las sulfas; teofilina (Theo-Dur);ticlopidina (Ticlid); tolbutamida; trazodona; y vitamina D. Es posible que su médico deba cambiar las dosis de sus medicamentos o vigilarlo estrechamente por si presentara efectos secundarios.
  • dígale a su médico si está tomando antiácidos que contienen calcio (Maalox, Mylanta, Tums, otros). Es posible que su médico le diga que deje pasar un tiempo entre el momento de tomar el antiácido y el momento de tomar la fenitoína.
  • dígale a su médico si bebe o ha bebido grandes cantidades de alcohol y si tiene o ha tenido diabetes, porfiria (afección en la que determinadas sustancias naturales se acumulan en el cuerpo y pueden causar dolor de estómago, cambios en el pensamiento o el comportamiento, u otros síntomas), o enfermedad del riñón o del hígado.
  • dígale a su médico si está embarazada, planea quedar embarazada o está dando el pecho. Si queda embarazada mientras toma fenitoína, llame a su médico.
  • si tiene programada una cirugía, incluso una cirugía dental, dígale a su médico o a su dentista que está tomando fenitoína.
  • tenga en cuenta que este medicamento puede provocar mareos y problemas de coordinación. No conduzca vehículos ni opere maquinaria hasta que sepa cómo le afecta este medicamento.
  • pregúntele a su médico si puede consumir alcohol de manera segura mientras esté tomando este medicamento.
  • tenga presente que su salud mental puede cambiar de maneras inesperadas, e incluso desarrollar tendencias suicidas (pensar en hacerse daño o quitarse la vida, o planear o intentar hacerlo), mientras esté tomando fenitoína. Una pequeña cantidad de adultos y niños de 5 años o más (alrededor de 1 de cada 500 personas) que tomaron anticonvulsivos como fenitoína para tratar diversas afecciones durante estudios clínicos desarrollaron tendencias suicidas durante el tratamiento. Algunas de estas personas desarrollaron pensamientos y comportamientos suicidas apenas una semana después de haber comenzado a tomar el medicamento. Existe un riesgo de que experimente cambios en su salud mental si toma un medicamento anticonvulsivo como la fenitoína, pero también puede existir un riesgo de que experimente cambios en su salud mental si su afección no recibe tratamiento. Usted y su médico decidirán si los riesgos de tomar un medicamento anticonvulsivo son mayores que los riesgos de no tomar el medicamento. Usted, su familia o la persona encargada de cuidarlo deben llamar de inmediato al médico si tiene cualquiera de los siguientes síntomas: ataques de pánico; agitación o intranquilidad; aparición o empeoramiento de irritabilidad, ansiedad o depresión; actuar a partir de impulsos peligrosos; dificultad para dormirse o permanecer dormido; comportamiento agresivo, enojo o violencia; manía (estado de ánimo anormalmente excitado y frenético); hablar o pensar en hacerse daño o quitarse la vida; alejarse de los amigos y la familia; preocupación por la muerte y el proceso de la muerte; regalar bienes preciados; o cualquier otro cambio inusual en el comportamiento o el estado de ánimo. Cerciórese de que sus familiares o la persona encargada de cuidarlo sepan qué síntomas pueden ser graves, de modo que puedan llamar al médico si usted no puede buscar tratamiento por sí mismo.
  • consulte a su médico cuál es la mejor manera de cuidar los dientes, las encías y la boca durante su tratamiento con fenitoína. Es muy importante que cuide debidamente la boca para disminuir el riesgo de daños en las encías, provocados por la fenitoína.
¿Qué DIETA ESPECIAL debo seguir mientras tomo este medicamento?
A menos que su médico le indique lo contrario, continúe con su dieta normal.

¿Qué tengo que hacer SI ME OLVIDO de tomar una dosis?
Si olvida tomar una dosis, tómela en cuanto se acuerde. No obstante, si ya casi es hora de la dosis siguiente, deje pasar la que olvidó y continúe con su horario de medicación normal. No tome una dosis doble para compensar la que olvidó.

¿Cuáles son los EFECTOS SECUNDARIOS que podría provocar este medicamento?
La fenitoína puede provocar un aumento del azúcar en la sangre. Hable con el médico sobre los síntomas de las altas concentraciones de azúcar en la sangre y sobre qué debe hacer si experimenta estos síntomas.

La fenitoína puede provocar efectos secundarios. Avísele a su médico si cualquiera de estos síntomas es grave o no desaparece:
  • dificultad para dormir o para permanecer dormido
  • movimientos incontrolables de los ojos
  • movimientos anormales del cuerpo
  • pérdida de coordinación
  • confusión
  • lentitud para pensar
  • habla torpe
  • mareos
  • dolor de cabeza
  • náuseas
  • vómitos
  • estreñimiento
  • crecimiento del vello no deseado
  • engrosamiento de los rasgos faciales
  • agrandamiento de los labios
  • crecimiento excesivo de las encías
  • dolor o curvatura del pene

Algunos efectos secundarios pueden ser graves. Si tiene alguno de los siguientes síntomas, llame a su médico de inmediato:
  • glándulas hinchadas
  • fiebre
  • ampollas
  • sarpullido
  • dolor articular
  • coloración amarillenta en la piel o los ojos
  • dolor en la parte superior derecha del estómago
  • cansancio excesivo
  • sangrado o moretones anormales
  • pérdida del apetito
  • síntomas parecidos a los de la gripe

La fenitoína puede provocar otros efectos secundarios. Llame a su médico si tiene algún problema inesperado mientras esté tomando este medicamento.

Si desarrolla un efecto secundario grave, usted o su doctor puede enviar un informe al programa de divulgación de efectos adversos 'MedWatch' de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) en la página de Internet [ Web Site] o por teléfono al 1-800-332-1088.

Tomar fenitoína puede aumentar el riesgo de que desarrolle osteomalacia (debilitamiento y reblandecimiento de los huesos) y problemas con los ganglios linfáticos, incluida la enfermedad de Hodgkin (cáncer que comienza en el sistema linfático). Hable con su médico sobre los riesgos de usar este medicamento para tratar su afección.

¿Cómo debo ALMACENAR o DISPONER de este medicamento?
Mantenga este producto en su envase original, perfectamente cerrado y fuera del alcance de los niños. Almacénelo a temperatura ambiente y en un lugar alejado de la luz, del exceso de calor y la humedad (nunca en el cuarto de baño). No congele el líquido. Deseche todos los medicamentos que estén vencidos o que ya no necesite. Pregúntele a su farmacéutico cuál es la manera adecuada de desechar los medicamentos.

¿Qué debo hacer en caso de una SOBREDOSIS?
En caso de una sobredosis, llame a la oficina local de control de envenenamiento al 1-800-222-1222. Si la víctima está inconsciente, o no respira, llame inmediatamente al 911.

Los síntomas de sobredosis son, entre otros:
  • movimientos incontrolables de los ojos
  • pérdida de coordinación
  • habla lenta o torpe
  • temblor incontrolable de alguna parte del cuerpo
  • náuseas
  • vómitos
  • dificultad para entender la realidad
  • coma (pérdida del conocimiento por largo tiempo)

¿Qué OTRA INFORMACIÓN de importancia debería saber?
No falte a ninguna cita, ni con su médico ni con el laboratorio. Es posible que su médico ordene determinadas pruebas de laboratorio para evaluar su respuesta a la fenitoína.

Antes de hacerse cualquier prueba de laboratorio, dígales a su médico y al personal del laboratorio que está tomando fenitoína.

No deje que ninguna otra persona use su medicamento. Pregúntele a su farmacéutico cómo puede volver a surtir su receta.

Es importante que Ud. mantenga una lista escrita de todas las medicinas que Ud. está tomando, incluyendo las que recibió con receta médica y las que Ud. compró sin receta, incluyendo vitaminas y suplementos de dieta. Ud. debe tener la lista cada vez que visita su médico o cuando es admitido a un hospital. También es una información importante en casos de emergencia.

AHFS® Consumer Medication Information. © Copyright, The American Society of Health-System Pharmacists, Inc., 7272 Wisconsin Avenue, Bethesda, Maryland. All Rights Reserved. Duplication for commercial use must be authorized by ASHP.

Documento actualizado: 1 Mayo 2009.







Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.