Vacuna contra la varicela
Nombre(s) comercial(es):
  • Varivax®
  • ProQuad®
¿Por qué vacunarse?
La varicela es una enfermedad común de la niñez. Por lo general, es leve, pero puede ser grave, especialmente en bebés pequeños y adultos.

  • Provoca sarpullido, comezón, fiebre y cansancio.
  • Puede provocar infección grave en la piel, cicatrices, neumonía, daño cerebral o la muerte.
  • El virus de la varicela puede transmitirse de una persona a otra a través del aire, o por el contacto con el líquido de las ampollas de la varicela.
  • Una persona que ha tenido varicela puede tener un sarpullido doloroso denominado culebrilla (herpes zóster) años más tarde.
  • Antes de la vacuna, alrededor de 11,000 personas fueron hospitalizadas por varicela cada año en los Estados Unidos.
  • Antes de la vacuna, alrededor de 100 personas murieron cada año como consecuencia de la varicela en los Estados Unidos.

La vacuna contra la varicela puede prevenir la varicela. La mayoría de las personas que reciben la vacuna contra la varicela no tendrán varicela. Pero, si una persona que recibió la vacuna tiene varicela, por lo general es muy leve. Tendrá menos ampollas, es menos probable que tenga fiebre, y se recuperará más rápido.

¿Quiénes deben recibir la vacuna contra la varicela y cuándo?
Rutina
  • Los niños que nunca han tenido varicela deben recibir 2 dosis de la vacuna contra la varicela en las siguientes edades: 12 a 15 meses y 4 a 6 años (puede administrarse antes si pasaron, como mínimo, 3 meses después de la primera dosis)
  • Las personas de 13 años o más (que nunca han tenido varicela ni recibido la vacuna contra la varicela) deben recibir dos dosis con 28 días de diferencia como mínimo.

Refuerzo
  • Los niños o adolescentes que no recibieron todas las vacunas deben recibir una o dos dosis de la vacuna contra la varicela. El tiempo de estas dosis depende de la edad de la persona. Pregúntele a su médico. La vacuna contra la varicela puede administrarse al mismo tiempo que otras vacunas.

Nota: Puede administrarse una vacuna “combinada” denominadaSPRV, que incluye las vacunas contra la varicela y SPR, en lugar de las dos vacunas por separado, a niños de 12 años o menos.

¿Quiénes no deben recibir la vacuna contra la varicela o deben esperar?
  • No deben recibir la vacuna contra la varicela las personas que hayan tenido alguna vez una reacción alérgica a la gelatina que pone en riesgo la vida, al antibiótico neomicina o a una dosis anterior de la vacuna contra la varicela.
  • Las personas que tienen una enfermedad moderada o grave en el momento en que está programada la aplicación de la vacuna, por lo general, deben esperar a recuperarse para recibir la vacuna contra la varicela.
  • Las mujeres embarazadas deben esperar para recibir la vacuna contra la varicela hasta después de haber dado a luz. Las mujeres no deben quedar embarazadas por un período de 1 mes después de recibir la vacuna contra la varicela.
  • Algunas personas deben consultar con su médico si deben recibir la vacuna contra la varicela, incluidas las personas que: tengan VIH/SIDA u otra enfermedad que afecte el sistema inmunológico; estén recibiendo tratamiento con fármacos que afecten el sistema inmunológico, como esteroides, durante 2 semanas o más; tengan cualquier tipo de cáncer; estén recibiendo tratamiento contra el cáncer con radiación o fármacos
  • Las personas que recientemente recibieron una transfusión u otros productos de la sangre deben consultar con su médico cuándo pueden recibir la vacuna contra la varicela.

¿Cuáles son los riesgos de la vacuna contra la varicela?
Recibir la vacuna contra la varicela es mucho más seguro que contraer la enfermedad de la varicela. La mayoría de las personas que reciben la vacuna contra la varicela no tiene ningún problema. No obstante, una vacuna, como cualquier medicamento, puede provocar problemas graves, como reacciones alérgicas graves. El riesgo de que la vacuna contra la varicela provoque un daño grave o la muerte es extremadamente bajo.

Problemas leves:
  • Dolor o inflamación en el lugar donde recibió la inyección (alrededor de 1 de cada 5 niños y hasta 1 de cada 3 adolescentes y adultos)
  • Fiebre (1 de cada 10 personas, o menos)
  • Sarpullido leve, hasta un mes después de la vacunación (1 de cada 20 personas, o menos). Es posible que estas personas infecten a otros miembros del hogar, pero es muy poco frecuente.
  • Nota: La vacuna SPRV se ha asociado con tasas más altas de fiebre (hasta alrededor de 1 de cada 5 personas) y de sarpullido del tipo del sarampión (alrededor de 1 de cada 20 personas) que las vacunas SPR y contra la varicela administradas en forma separada.

Problemas moderados:
  • Convulsiones (sacudones o ausencias) provocadas por fiebre (menos de 1 de cada 1,000 personas)

Problemas graves:
  • Neumonía (muy poco frecuente)
  • Se han informado otros problemas graves, incluidas reacciones cerebrales graves y recuento sanguíneo bajo, después de la vacunación contra la varicela. Estos problemas suceden con tan poca frecuencia que los expertos no pueden determinar si son provocados por la vacuna o no. Si lo son, se producen con muy poca frecuencia.

Nota: La primera dosis de la vacunaSPRVha estado asociada con sarpullido y tasas más altas de fiebre que las vacunas SPR y contra la varicela administradas en forma separada. Se ha informado sarpullido en alrededor de 1 de cada 20 personas y fiebre en alrededor de 1 de cada 5 personas. También se informaron convulsiones provocadas por fiebre con más frecuencia después de la vacunaSPRV. Por lo general, estas se producen de 5 a 12 días después de la primera dosis.

¿Qué ocurre si aparece una reacción moderada o grave?
¿Qué signos debo buscar?
  • Cualquier estado poco habitual, como fiebre alta o cambios en el comportamiento. Los signos de una reacción alérgica grave pueden incluir dificultad para respirar, ronquera o sibilancia, urticaria, palidez, debilidad, latidos cardíacos rápidos o mareos.

¿Qué debo hacer?
  • Llame a un médico o lleve a la persona al médico de inmediato.
  • Dígale a su médico qué sucedió, la fecha y hora en que ocurrió y cuándo le aplicaron la vacuna.
  • Pídale a su proveedor de atención médica que presente un formulario del Sistema de Reportes de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS, por sus siglas en inglés) si tiene alguna reacción a la vacuna. También puede llamar usted mismo al VAERS marcando 1-800-822-7967 o visitar su sitio de Internet en Web Site.

Programa Nacional de Compensación de Daños por Vacunas
En el raro caso de que usted o su hijo tengan una reacción grave a una vacuna, se creó un programa federal para ayudar a pagar la atención médica de quienes resulten afectados.

Si desea más información sobre el Programa nacional de compensación de daños por vacunas, llame al 1-800-338-2382 o visite el sitio de Internet del programa en Web Site.

¿Cómo puedo obtener más información?
  • Consulte a su médico o a otro proveedor de atención médica. Ellos pueden darle el prospecto de la vacuna o recomendarle otras fuentes de información.
  • Llame al programa de vacunación de su departamento de salud local o estatal.
  • Comuníquese con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés): llame al 1-800-232-4636 (1-800-CDC-INFO) o visite el sitio de Internet del Programa Nacional de Inmunización en Web Site.

Declaración informativa sobre la vacuna contra la varicela. Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU./Programa Nacional de Inmunización de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. 13 de marzo de 2008.

AHFS® Consumer Medication Information. © Copyright, The American Society of Health-System Pharmacists, Inc., 7272 Wisconsin Avenue, Bethesda, Maryland. All Rights Reserved. Duplication for commercial use must be authorized by ASHP.

Documento actualizado: 1 Marzo 2009.







Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.