Vacuna contra Haemophilus influenzae (Hib) Tipo B
Nombre(s) comercial(es):
  • Pedvax HIB
  • TriHIBit
  • Comvax
  • ActHIB
Otros nombre(s):
  • Hib
¿Por qué es necesario vacunarse?
La enfermedad provocada por elHaemophilus influenzaetipo b (Hib) es una enfermedad grave causada por una bacteria. Por lo general, afecta a niños menores de 5 años.

Su hijo puede contraer la enfermedad provocada por el Hib al estar en contacto con otros niños o adultos que es posible que sean portadores de la bacteria y no lo sepan. Los gérmenes se propagan de una persona a otra. Si los gérmenes permanecen en la nariz y la garganta de su hijo, probablemente no se enfermará. Sin embargo, a veces los gérmenes se propagan a los pulmones o al torrente sanguíneo, y, en ese momento, el Hib puede causar problemas graves.

Antes de que existiera la vacuna contra el Hib, esta enfermedad era la principal causa de meningitis bacteriana en niños menores de 5 años en los Estados Unidos. La meningitis es una infección del recubrimiento del cerebro y de la médula espinal. Puede provocar daño cerebral y sordera. La enfermedad provocada por el Hib también puede causar lo siguiente:

  • neumonía
  • hinchazón severa de la garganta, que puede dificultar la respiración
  • infecciones en la sangre, las articulaciones, los huesos y la membrana que recubre el corazón
  • la muerte.

Antes de que existiera la vacuna contra el Hib, cada año aproximadamente 20,000 niños menores de 5 años en los Estados Unidos contraían esta enfermedad provocada por el Hib que representa un riesgo para la vida, y alrededor del 3–6 % de estos morían.

La vacuna contra el Hib puede prevenir esta enfermedad. Desde que comenzó a aplicarse la vacuna contra el Hib, la cantidad de casos de enfermedad provocada por el Hib invasiva ha disminuido en más de un 99%. Muchos más niños contraerían la enfermedad provocada por el Hib si dejáramos de vacunar contra esta enfermedad.

¿Cuál es la vacuna contra el Hib?
Hay varias marcas diferentes de la vacuna contra el Hib disponibles. Su hijo recibirá 3 o 4 dosis, según la vacuna que se utilice.

Por lo general, se recomiendan las siguientes dosis de la vacuna contra el Hib en estas edades:

  • Primera dosis: 2 meses de edad
  • Segunda dosis: 4 meses de edad
  • Tercera dosis: 6 meses de edad (si es necesario, según la marca de la vacuna)
  • Dosis final: de 12 a 15 meses de edad

La vacuna contra el Hib puede administrarse en forma segura al mismo tiempo que otras vacunas.

La vacuna contra el Hib puede administrarse como parte de una vacuna combinada. Se denomina vacuna combinada a la combinación de dos o más tipos de vacunas en una sola inyección, de forma que una vacunación puede proteger contra más de una enfermedad. Consulte a su médico para obtener más información.

Generalmente, los niños mayores de 5 años no necesitan la vacuna contra el Hib. Sin embargo, puede administrarse a niños más grandes o adultos antes de una cirugía para extraer el bazo o luego de un trasplante de médula ósea. También puede administrarse a cualquier persona con determinadas afecciones médicas, como enfermedad de células falciformes o VIH/SIDA. Pídale más detalles a su médico.

¿Quién no deben recibir la vacuna contra Hib o deben esperar?
La vacuna contra el Hib no debe administrarse a lactantes menores de 6 semanas de edad.

Informe a su médico:

  • Si el paciente tiene alguna alergia severa (que representa un riesgo para la vida).Si el paciente alguna vez tuvo una reacción alérgica que representa un riesgo para la vida después de haber recibido una dosis de la vacuna contra el Hib o si tiene alergia severa a cualquier parte de esta vacuna, no debe recibir ninguna dosis.
  • Si el paciente no se siente bien.Es posible que su médico le sugiera esperar hasta que el paciente se sienta mejor. Pero usted debería regresar.

¿Cuáles son los riesgos del vacuna contra Hib?
Con una vacuna, como con cualquier medicamento, hay probabilidades de que se produzcan efectos secundarios. Generalmente, son leves y desaparecen por sí solos.

También es posible que se produzcan efectos secundarios graves, pero son muy poco frecuentes.

La mayoría de las personas que se vacunan contra el Hib no tienen ningún tipo de problema con la vacuna.

Problemas leves luego de la aplicación de la vacuna contra el Hib:

  • Enrojecimiento, calor o hinchazón en el lugar donde se colocó la inyección
  • Fiebre

Estos problemas son poco comunes. Si se producen, suelen comenzar poco tiempo después de colocar la inyección y pueden durar 2 o 3 días.

Problemas que pueden producirse después de la aplicación de cualquier vacuna:

  • Después de cualquier procedimiento médico, incluida la vacunación, pueden presentarse desmayos breves. Sentarse o acostarse aproximadamente por 15 minutos puede ayudar a evitar desmayos y lesiones causadas por una caída. Informe a su médico si parece que el paciente se siente mareado o si tiene cambios en la visión o zumbido en los oídos.
  • Después de una vacunación, con muy poca frecuencia, puede tener dolor severo en el hombro y rango de movilidad reducido en el brazo donde se aplicó la inyección.
  • Las reacciones alérgicas severas derivadas de una vacuna son muy poco frecuentes y se calculan en menos de 1 en un millón de dosis. Si se produjera una reacción alérgica, generalmente debería presentarse en el término de unos minutos a algunas horas después de la vacunación.

La seguridad de las vacunas se monitorea constantemente. Para obtener más información, visite: Web Site.

¿Qué hago si ocurre una reacción grave?
¿A qué debo prestar atención?

  • Debe prestar atención a cualquier aspecto que le preocupe, como signos de una reacción alérgica severa, fiebre muy alta o cambios de comportamiento.Los signos de una reacción alérgica severa pueden incluir urticaria, hinchazón de la cara y la garganta, dificultad para respirar, pulso acelerado, mareos y debilidad. Por lo general, estos podrían comenzar entre algunos minutos y algunas horas después de la vacunación.

¿Qué debo hacer?

  • Si piensa que es una reacción alérgica severa u otra emergencia que no puede esperar, llame al 9-1-1 o lleve a la persona al hospital más cercano. De lo contrario, llame a su médico.
  • Luego, la reacción debe ser reportada al Sistema de reporte de eventos adversos derivados de las vacunas (Vaccine Adverse Event Reporting System, VAERS). Su médico puede presentar este reporte o puede hacerlo usted mismo a través del sitio web del VAERS en: Web Siteo llamando al1-800-822-7967.

El VAERS se utiliza únicamente para reportar reacciones. No proporciona asesoramiento médico.

Programa Nacional de Compensación por Lesiones Ocasionadas por Vacunas
El Programa Nacional de Compensación por Lesiones ocasionadas por Vacunas (Vaccine Injury Compensation Program, VICP) es un programa federal que se creó para compensar a las personas que pueden haber tenido lesiones ocasionadas por determinadas vacunas.

Las personas que consideren que pueden haber tenido lesiones ocasionadas por una vacuna pueden informarse sobre el programa y sobre cómo presentar una reclamación llamando al1-800-338-2382o visitando el sitio web del VICP en: Web Site.

¿Dónde puedo obtener más información?
  • Pregúntele a su médico.
  • Llame a su departamento de salud local o estatal.
  • Comuníquese con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC): llame al1-800-232-4636(1-800-CDC-INFO) o visite el sitio web de los CDC, en Web Site.

Declaración vaccínea de la información del Hib Vaccine. Los E.E.U.U. Departamento de servicios de salud y humanos/de programa nacional de la inmunización de los centros para el control y prevención de enfermedades. 2/4/2014.

AHFS® Consumer Medication Information. © Copyright, The American Society of Health-System Pharmacists, Inc., 7272 Wisconsin Avenue, Bethesda, Maryland. All Rights Reserved. Duplication for commercial use must be authorized by ASHP.

Documento actualizado: 15 Abril 2014.







Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.