¿Es alérgico a los sulfitos?
English Version

¿Qué son los sulfitos?

Los sulfitos son químicos que se utilizan comúnmente como conservantes en diversas clases de alimentos y bebidas. Por ejemplo, se suelen agregar sulfitos a los mariscos para evitar que pierdan el color, a los alimentos procesados para que tengan una mayor duración, y a las frutas y verduras deshidratadas para conservarlas. También pueden encontrarse estos químicos en los refrescos y en bebidas alcohólicas como la cerveza y el vino. Además, algunos medicamentos contienen sulfitos, los que se utilizan para preservar la estabilidad y eficacia de los fármacos.

¿Son seguros los sulfitos?
La Dirección de Fármacos y Alimentos (FDA) de los Estados Unidos clasifica a los sulfitos como “GRAS” (generalmente reconocidos como seguros) en una variedad de productos. Sin embargo, existen restricciones respecto del uso de estas sustancias. Por ejemplo, la FDA no permite el uso de este conservante en las verduras crudas que puede encontrar en su barra de ensaladas favorita, dado que los sulfitos pueden hacer que las verduras parezcan frescas aun cuando no lo estén.

Desde los años ochenta, la FDA hace que las empresas identifiquen los alimentos, las bebidas y los medicamentos que contienen sulfitos. ¿Por qué es necesario que estén rotulados? La FDA tomó esta decisión después de recibir notificaciones de que algunas personas habían tenido reacciones alérgicas (graves en algunos casos) después de comer o beber un producto con sulfitos.

¿Qué es la sensibilidad a los sulfitos?
Una persona se considera sensible a los sulfitos si tiene una reacción alérgica después de ingerir este conservante. Los síntomas, que varían de leves a graves, pueden incluir:

  • Problemas en la piel (picazón, erupción cutánea, urticaria)
  • Problemas digestivos (cólicos, náuseas, diarrea)
  • Problemas respiratorios (sibilancia, tos, dificultad para respirar, opresión en el pecho)
En casos extremos, puede producirse una reacción alérgica potencialmente mortal (llamada choque anafiláctico), en la que la persona no puede respirar y sufre una caída de la presión arterial.

¿Cuán común es esta sensibilidad? La FDA estima que la cantidad de estadounidenses alérgicos a los sulfitos es baja. Sin embargo, las personas con asma parecen tener mayor riesgo de sufrir una reacción a estos químicos.

¿Cómo se diagnostica?
Si cree que puede tener sensibilidad a los sulfitos, una de las formas en que un alergista puede diagnosticar esta condición es mediante una prueba de provocación con alimentos. Esto implica suministrarle una cantidad muy pequeña del supuesto alérgeno (en este caso, sulfitos) y observarlo atentamente para ver si se produce alguna reacción. Si no presenta ningún síntoma, el médico incrementará lentamente la cantidad de alérgeno que se le administra. Si presenta una reacción, se le darán medicamentos para revertir los síntomas, y se pueden realizar pruebas para revisar la función pulmonar. Las pruebas de provocación con alimentos solo deben hacerse con la supervisión estricta de un alergista.

Otra alternativa para el diagnóstico es una prueba de punción, donde se coloca el supuesto alérgeno en la piel y luego se realiza una punción en el área. Si se presenta una reacción, como un bulto en la piel, es posible que sea alérgico a los sulfitos.

¿Cómo puede reducir el riesgo?
Si tiene sensibilidad a los sulfitos, el mejor enfoque es evitar estos químicos. Esto puede ser difícil, dado que los sulfitos son muy comunes en los alimentos que ingerimos y están presentes en una variedad de formas, como dióxido de azufre, bisulfito de potasio y metabisulfito de potasio.

Pese a estos obstáculos, hay formas de tener un estilo de vida libre de sulfitos.

Qué buscar
Estos son ejemplos de algunos productos que suelen contener sulfitos:

  • Cerveza, vino y refrescos
  • Galletas dulces, saladas, masa de pizza y masa de pastel
  • Fruta seca
  • Camarones, langosta y vieiras
  • Papas fritas y otros alimentos hechos con papas peladas (por ejemplo, puré de papas instantáneo)
  • Jugo de verduras o frutas
  • Frutas y verduras en conserva
  • Jarabe (por ejemplo, jarabe de maíz, jarabe de arce) y guarniciones de frutas
  • Encurtidos, condimentos, aceitunas, aderezo para ensaladas
  • Mezclas de fideos o arroz, mezclas deshidratadas para sopa
Revise el rótulo
Dado que muchos otros productos contienen sulfitos, revise atentamente el rótulo de los alimentos.

Sin embargo, tenga en cuenta que en el caso de los alimentos preparados con ingredientes a granel, como el pan de pasas de panadería, el rótulo de sulfitos estará en el empaque original del ingrediente. Si bien la tienda de alimentos debería incluir los sulfitos en el rótulo del pan, consulte con el gerente de la tienda en caso de dudas. Puede utilizar el mismo enfoque cuando salga a comer afuera y preguntarle al mesero o al chef acerca del uso de sulfitos.

En busca de alimentos sin sulfitos
Dado que el sulfito es un conservante tan común, es un desafío llenar los anaqueles del hogar con productos sin sulfitos. Sin embargo, existen alternativas, tales como tiendas de alimentos especializadas y sitios web que venden alimentos saludables.

Revise los medicamentos
Muchos medicamentos de venta bajo receta y de venta libre contienen sulfitos. Sorprendentemente, con frecuencia se encuentra este conservante en fármacos para tratar el asma o las alergias. Otros tipos de medicamentos que pueden contener sulfitos incluyen:

  • Fármacos para tratar los vómitos y las náuseas
  • Medicamentos cardiovasculares
  • Antibióticos
  • Psicofármacos
  • Medicamentos de administración intravenosa (por medio de una vena del brazo)
  • Analgésicos
  • Anestésicos
  • Esteroides y otros medicamentos para aliviar problemas respiratorios
Lea la etiqueta del medicamento atentamente. Si tiene alguna pregunta, hable con el médico o farmacéutico.

Esté preparado
Si le diagnosticaron una alergia grave a los sulfitos, siempre lleve consigo medicamentos de urgencia, como un inhalador para asma. También puede utilizar un brazalete de alerta médica para informar a quienes lo rodean de que tiene una alergia alimentaria.

En caso de tener una reacción, debe recibir atención médica de inmediato.




RESOURCES:
American Academy of Allergy, Asthma, and Immunology

Food Allergy and Anaphylaxis Network

CANADIAN RESOURCES:
Allergy Asthma Information Association

Calgary Allergy Network

References:
Allergic reactions in asthmatics. The World’s Healthiest Foods website. Available at: http://whfoods.org/genpage.php?tname=fightdz&dbid=4. Accessed April 21, 2011.

Carson-DeWitt R. Food allergy. EBSCO Health Library website. Available at: http://www.ebscohost.com/healthLibrary/. Updated September 20, 2010. Accessed April 21, 2011.

Grotheer P, Marshall M, Simonne A. Sulfites: separating fact from fiction. University of Florida website. Available at: http://edis.ifas.ufl.edu/fy731. Accessed April 21, 2011.

Papaioannou R, Pfeiffer C. Sulfite sensitivity—unrecognized threat: is molybdenum deficiency the cause? Orthomolecular website. Available at: http://www.orthomolecular.org/library/jom/1984/pdf/1984-v13n02-p105.pdf. Published 1984. Accessed April 21, 2011.

Sulfite sensitivity. Cleveland Clinic website. Available at: http://my.clevelandclinic.org/disorders/sulfite_sensitivity/hic_sulfite_sensitivity.aspx. Accessed April 21, 2011.

Sulfites. Food Marketing Institute website. Available at: http://www.fmi.org/media/bg/?fuseaction=sulfites. Accessed April 21, 2011.

Sulfites dangerous for some. Colorado State University Extension website. Available at: http://www.ext.colostate.edu/safefood/newsltr/v1n3s02.html. Published Spring 1997. Accessed April 21, 2011.

Sulfites: FDA guide to foods and drugs with sulfties. The Extension Toxicology Network website. Available at: http://extoxnet.orst.edu/faqs/additive/sulf_tbl.htm. Accessed April 21, 2011.

Last Reviewed May 2011



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.