Embarazo y ETS
English Version


¿Es posible contagiarse una enfermedad de transmisión sexual (ETS) estando embarazada? La respuesta es sí. El embarazo no la protege a usted, ni al feto, de las ETS. Si es sexualmente activa durante el embarazo, es importante tomar precauciones adecuadas contra la transmisión de ETS. No hacerlo puede ponerla a usted y a su hijo en riesgo de complicaciones graves e incluso potencialmente mortales.

Efectos perjudiciales
Las ETS pueden afectar a las mujeres embarazadas del mismo modo en que afectan a las que no lo están. Una embarazada que contrae una ETS puede tener complicaciones como enfermedad inflamatoria pélvica, hepatitis crónica y cáncer de cuello uterino. Además de problemas generales de salud, también hay una mayor probabilidad de tener problemas con el embarazo, tales como parto prematuro, ruptura prematura de las membranas que rodean al feto y parto de feto muerto. Además, los bebés nacidos con ETS pueden sufrir bajo peso al nacer, infecciones oculares, infecciones del torrente circulatorio, ceguera, sordera, neumonía y hepatopatía.

De madre a hijo
La madre puede transmitirle una ETS a su hijo de varias maneras. Si el niño todavía está en el útero, la enfermedad puede atravesar la placenta e infectar al feto. Las ETS también pueden infectar a un bebé cuando atraviesa el canal de parto durante el parto. La clamidia, la hepatitis B y la gonorrea son algunas ETS que pueden afectar al bebé de esta forma.

Cómo protegerse y cómo proteger a su bebé
La mejor forma de protegerse y de proteger al bebé de las ETS es evitar tener relaciones sexuales, o tener una relación monógama, es decir, que su pareja y usted no tengan relaciones sexuales con otras personas, sino solo entre ustedes. Durante el embarazo se le harán análisis de ETS de rutina, y es posible que desee asegurarse de que a su pareja también le realicen estos análisis.

Si decidió tener relaciones sexuales y no está segura del estado de ETS de su pareja, use condones como protección. Los condones de látex, en particular, son bastante eficaces a la hora de reducir la transmisión de varias enfermedades, como el VIH, la clamidia, la gonorrea y la sífilis. Para ser eficaces, los preservativos deben utilizarse correctamente y en todas las ocasiones.

También es importante recibir atención prenatal adecuada. Dado que muchas ETS no tienen síntomas, realizarse análisis de ETS durante las examinaciones prenatales de rutina puede ayudarlos a usted y al médico a controlar su salud y la de su bebé. Además, si se detecta una ETS, puede tratársela rápidamente. Aun si se realizó estos análisis en el pasado, debe volver a hacérselos al quedar embarazada. Las guías más recientes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos aconsejan que las embarazadas se realicen análisis para la detección de las siguientes ETS en las primeras etapas del embarazo:

  • Clamidia
  • Gonorrea
  • Hepatitis B
  • VIH
  • Sífilis
  • Hepatitis C si tiene mayor riesgo
Si tiene alto riesgo de padecer ETS, es posible que el médico le recomiende un análisis cercano a la fecha de parto, por ejemplo, durante el tercer trimestre. Consulte con el médico para obtener más información sobre las alternativas de detección.

Tratamiento de las ETS
Si está embarazada y tiene ciertas ETS, es posible que haya formas de tratarlas. Las ETS causadas por bacterias, como la sífilis, la gonorrea y la clamidia, pueden curarse con antibióticos. Existen antibióticos seguros que pueden tomarse durante el embarazo. Las ETS causadas por virus, como el herpes genital y el VIH, no tienen cura. Sin embargo, las mujeres con ETS ocasionadas por virus pueden recibir medicamentos antivíricos para evitar que estas enfermedades empeoren o se transmitan al niño. En algunos casos, el médico puede considerar realizar una cesárea en lugar de un parto vaginal cuando llegue el momento de dar a luz a su hijo. Esto evitará que la enfermedad se transmita al bebé al pasar por la vía del parto.

Sea proactiva en lo que respecta a protegerse a usted y a su bebé de las ETS. Asista a sus examinaciones prenatales y consulte con su médico acerca de la detección de ETS. Si decide mantener relaciones sexuales durante el embarazo, asegúrese de que tanto usted como su pareja se hayan hecho análisis y de tener una relación monogámica. También recuerde que utilizar preservativos correctamente y de manera regular puede disminuir su riesgo de contraer muchas clases de ETS. Tomar estas medidas asegurarán un embarazo exitoso y un recién nacido sano.




RESOURCES:
The American Congress of Obstetricians and Gynecologists


Sexually Transmitted Diseases
United States Centers for Disease Control and Prevention

CANADIAN RESOURCES:
Sex Information and Education Council of Canada

The Society of Obstetricians and Gynaecologists of Canada

Women's Health Matters

References:
Sexually transmitted infections (STD's & STI's) during pregnancy. American Pregnancy Association website. Available at: http://americanpregnancy.org/pregnancycomplications/stdstiduringpregnancy.html. Updated January 2013. Accessed March 7, 2013.

Sexually transmitted infections (STI) fact sheet. United States Health and Human Services Womens Health website. Available at: http://www.womenshealth.gov/publications/our-publications/fact-sheet/sexually-transmitted-infections.html. Updated July 16, 2012. Accessed March 7, 2013.

STDs & pregnancy-CDC fact sheet. United States Centers for Disease Control and Prevention website. Available at: http://www.cdc.gov/std/pregnancy/STDFact-Pregnancy.htm. Updated February 27, 2012. Accessed March 7, 2013.

STDs and pregnancy. Pregnancy.org website. Available at: http://www.pregnancy.org/article/stds-and-pregnancy. Accessed March 7, 2013.

Workowski KA, Berman S, Centers for Disease Control and Prevention. Sexually Transmitted Diseases Treatment Guidelines, 2010. MMWR 2010;59(No. RR-12):1-110.

Last Reviewed March 2013



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.