Un marcador sanguíneo sugiere la gravedad de la enfermedad de Alzheimer
MARTES, 5 de abril (HealthDay News/HolaDoctor) -- Una nueva investigación muestra que los niveles de una proteína en particular pueden indicar la gravedad de la enfermedad de Alzheimer, pero que no sirven como señal de advertencia temprana de la enfermedad.

Aún así, los hallazgos son útiles porque revelan que los signos de la enfermedad de Alzheimer se esconden en la sangre, apuntó una de las coautoras del estudio.

"Lo prometedor es que podamos identificar señales claras como éstas" a través de un indicador conocido como biomarcador, apuntó Monique Breteler, epidemióloga del Centro Médico Universitario de Rotterdam en los Países Bajos. "Será cuestión de tiempo y de recursos encontrar marcadores o paneles de marcadores en la sangre que se puedan usar para ayudar a predecir o diagnosticar la enfermedad".

La enfermedad de Alzheimer, que roba la memoria a sus víctimas, afecta a cerca de 5.2 millones de personas en Estados Unidos. Se espera que ese número aumente a 7.7 millones de estadounidenses para 2030 a medida que la población envejezca.

Por el momento, los médicos no pueden diagnosticar con certeza la enfermedad de Alzheimer en pacientes vivos, sino sólo después que mueren.

Los científicos saben desde hace tiempo que hay niveles más altos de una proteína llamada clusterina en la sangre de las personas con Alzheimer, apuntó Breteler, e investigaciones recientes han relacionado las variaciones de la proteína con esta enfermedad. Estos hallazgos, a su vez, plantean la posibilidad de que la proteína podría ser de hecho un factor en la causa de la enfermedad de Alzheimer, apuntó. De ser así, los médicos podrían ser capaces de diagnosticar la enfermedad en una etapa temprana e incluso podrían intentar frenarla.

Desafortunadamente, el nuevo estudio reveló las limitaciones de la prueba de la clusterina.

Entre 1997 y 1999 los investigadores examinaron los niveles de la proteína en 60 personas con enfermedad de Alzheimer y en un grupo escogido de forma aleatoria de 926 personas, y además, en 156 personas diagnosticadas con enfermedad de Alzheimer antes de 2007. Encontraron que los que tenían los niveles más altos de clusterina también eran más propensos a tener enfermedad de Alzheimer, incluso después de ajustar las estadísticas para que no se vieran afectadas ??por factores como el nivel de educación, la edad y el sexo. Los pacientes de enfermedad de Alzheimer con los niveles más altos tenían la enfermedad más grave.

Por el momento, el uso potencial de una prueba de sangre de la clusterina serviría para predecir la rapidez del deterioro en los pacientes de Alzheimer, apuntó Greg Cole, director asociado del Centro de Alzheimer de la Universidad de California en Los Ángeles. "Aunque no creo que esté lista para ese uso", señaló.

El Dr. James R. Burke, director de la Clínica de Trastornos de la Memoria del Centro Médico de la Universidad de Duke identificó un posible problema con esta prueba. Los niveles de clusterina no especifican si una persona tiene la enfermedad de Alzheimer o demencia vascular, una forma de demencia que se relaciona con el deterioro del flujo sanguíneo, apuntó Burke. "Por tanto, las medidas de clusterina no parecen ser útiles clínicamente", apuntó.

Aun así, la investigación, como este estudio reciente, es "importante para evitar la adopción generalizada de pruebas que no son útiles para responder a preguntas clínicas, tales como si se padecerá de la enfermedad de Alzheimer", agregó.

El estudio aparece en la edición del 6 de abril de la revista Journal of the American Medical Association.

Más información

Para más información sobre la enfermedad de Alzheimer, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor



Dere© Derechos de autor 2011, HealthDay


Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.