Gardasil: una vacuna contra el VPH para prevenir el cáncer cervical
English Version


Virus del papiloma humano El VPH es un virus que puede causar verrugas genitales, cáncer anal y cáncer de cuello uterino. Este virus se considera una enfermedad de transmisión sexual (ETS). Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que se vacune a niñas y niños entre 11 y 12 años de edad. Los niños pueden ser vacunados con una vacuna que los protege contra cuatro cepas del VPH, denominada Gardasil. Las niñas pueden ser vacunadas con Gardasil o con una vacuna diferente que las protege contra dos cepas del VPH, denominada Cervarix. Este artículo es sobre Gardasil.

Gardasil es la primera vacuna diseñada para prevenir tanto las verrugas genitales causadas por el VPH como el cáncer de cuello uterino. La vacuna es un producto de la ingeniería genética y se la considera segura. Gardasil no contiene VPH. En cambio, usa una proteína viral inocua para estimular el sistema inmunitario y crear resistencia contra el virus. Por lo tanto, no es posible infectarse con VPH por la vacuna.

Gardasil se recomienda para niñas y niños entre los 11 y los 12 años de edad como una serie de 3 dosis. Para que la vacuna sea más eficaz, tanto niños como niñas deben vacunarse antes de su primer contacto sexual. La vacuna puede administrarse a niñas a partir de los nueve años.

Las niñas y mujeres entre 13 y 26 años que no recibieron la vacuna contra el VPH cuando eran más pequeñas igual deben recibir la serie de vacunas.

Los niños y hombres entre 13 y 21 años que no recibieron la vacuna contra el VPH cuando eran más pequeños igual deben recibir la serie de vacunas. Los hombres entre 22 y 26 años también deben ser vacunados. Los hombres de este grupo etario deben vacunarse si tienen relaciones sexuales con otros hombres, tienen infección por VIH o tienen un sistema inmunitario débil.

¿Qué más debo saber sobre Gardasil?
Gardasil no es un tratamiento, sino una medida de prevención. La vacuna no ayudará a las personas que ya tienen VPH tipos 6, 11, 16 y 18. No obstante, la mayoría de las personas no contrae los cuatro tipos al mismo tiempo, así que igualmente se recomendaría la inmunización como medida preventiva contra los tipos de VPH que la mujer o el hombre no tiene.

Además, Gardasil no previene la infección con los otros tipos de VPH no contenidos en la vacuna. En consecuencia, la vacuna no reemplaza la necesidad de realizarse exámenes de Papanicolaou de rutina para detectar displasia cervical (una afección precancerosa) y cáncer en las mujeres. Las mujeres y niñas muy alérgicas a la levadura no deben inmunizarse con Gardasil. Además, el producto no se recomienda para mujeres embarazadas.

Más sobre el VPH
El virus del papiloma humano vive en la piel o las membranas mucosas de las personas infectadas. Suele no haber síntomas del VPH y en muchos casos se va solo. Aunque el sistema inmunitario del organismo suele ser eficaz para deshacerse de muchos tipos de VPH, otros tipos de VPH pueden causar verrugas genitales, y en casos más serios, cáncer de cuello uterino. Afortunadamente, la gran mayoría de las infecciones por VPH no causan cáncer cervical.

El índice de transmisión del VPH es alto porque la mayoría de las personas infectadas no sabe que lo tienen y, por ende, no toman las precauciones necesarias. Lo que incluso es más importante es que el VPH se transmite por contacto de piel a piel y no mediante la sangre o líquidos corporales, como la mayoría de las otras ETS. Cualquiera que haya sido sexualmente activo tiene riesgo de contagiarse y transmitir el VPH. Como no hay síntomas, una persona puede tener VPH durante años y no saber que lo transmite. Los condones no son cien por ciento efectivos en la prevención de la infección por VPH, ya que es posible que no cubran áreas que pueden estar infectadas. Sin embargo, el uso de condones de látex se ha asociado con un menor índice de infección de VPH en las mujeres.




RESOURCES:
Centers for Disease Control and Prevention

National Cancer Institute

CANADIAN RESOURCES:
Sex Information and Education Council of Canada


References:
Centers for Disease Control and Prevention. Recommended immunization schedules for persons aged 0-18 years —United States, 2011. MMWR. 2011;60(5).

Centers for Disease Control and Prevention. Sexually transmitted diseases treatment guidelines, 2010. MMWR. 2010;59(No. RR-12):1-110.

FDA licenses new vaccine for prevention of cervical cancer and other diseases in females caused by human papillomavirus: rapid approval marks major advancement in public health. FDA Press Release, June 8, 2006. Available at: http://www.fda.gov/bbs/topics/NEWS/2006/NEW01385.html. Accessed June 13, 2006.

Harris G. US approves use of vaccine for cervical cancer. The New York Times. June 9, 2006. Available at: http://www.nytimes.com/2006/06/09/health/09vaccine.html. Accessed June 13, 2006.

Human papillomavirus vaccine. EBSCO DynaMed website. Available at: http://www.ebscohost.com/dynamed/what.php. Updated November 29, 2009. Accessed November 29, 2009.

HPV (human papillomavirus) vaccine gardasil: what you need to know. Centers for Disease Control and Prevention website. Available at: http://www.cdc.gov/vaccines/pubs/vis/downloads/vis-hpv-gardasil.pdf. Updated February 22, 2012. Accessed February 24, 2012.

McCoy K. Human papillomavirus vaccine. EBSCO Health Library website. Available at: http://www.ebscohost.com/healthLibrary/. Updated November 17, 2009. Accessed November 20, 2009.

Merck & Co., Inc. Prescribing information for gardasil. Available at: http://www.merck.com/product/usa/pi_circulars/g/gardasil/gardasil_pi.pdf. Accessed June 13, 2006.

Last Reviewed August 2011



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.