Estenosis del conducto lagrimal
English Version

Definición
La estenosis del conducto lagrimal implica el estrechamiento del canal lagrimal (conducto lagrimal). Esta afección puede presentarse en niños y adultos. Esta hoja informativa se centrará en la estenosis del conducto lagrimal en niños (bebés).

Conducto lagrimal

El conducto lagrimal (en azul) drena las lágrimas del ojo hacia la nariz. La abertura de los conductos está cerca de la esquina interior del ojo.
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas
En algunos bebés, los problemas en el desarrollo normal pueden provocar la oclusión del conducto lagrimal. Una membrana delgada puede cubrir la abertura del conducto hacia la nariz.

Factores de riesgo
Los siguientes factores aumentan la posibilidad de que su bebé manifieste estenosis del conducto lagrimal:

Síntomas
Si su bebé tiene alguno de estos síntomas, no asuma que se debe a una estenosis del conducto lagrimal. Estos síntomas podrían ser causados por otras afecciones. Infórmele al médico si su bebé presenta algo de lo siguiente:
  • Lagrimeo excesivo
  • Enrojecimiento o irritación de los ojos recurrentes
  • Infección del conducto lagrimal ( dacriocistitis ), que provoca enrojecimiento, calor, inflamación alrededor del ojo y secreción con pus
  • Secreción turbia o similar al moco del conducto lagrimal
  • Costras en el párpado
  • Lágrimas con sangre

Diagnóstico
El médico le preguntará sobre los síntomas de su bebé y los antecedentes médicos. El médico realizará un examen. Es posible que su hijo necesite acudir a un médico que se especialice en afecciones oculares en los niños. El oculista puede realizar una prueba de desaparición de colorante. Esta prueba ayudará a confirmar si hay una obstrucción en el conducto lagrimal.

Tratamiento
Hable con el médico sobre el mejor plan de tratamiento para el bebé. En los lactantes, esta afección a menudo se cura por sí misma durante el primer año de vida. Puede tratarse con masajes o abriendo el conducto lagrimal ocluido.

Las opciones de tratamiento incluyen:
  • Masajes: el médico puede presionar suavemente el área donde el conducto lagrimal sale del ojo, entre el ojo y la nariz del bebé. Esto ayuda a empujar las lágrimas a través del conducto.
  • Sonda: el médico puede pasar una sonda pequeña en el conducto para abrirlo. En algunos casos, los conductos pueden dilatarse con un globo o un tubo expansible para mantenerlos abiertos.
  • Cirugía: en algunos casos, puede necesitarse cirugía para abrir el conducto. En un tipo de cirugía, el médico coloca un instrumento flexible pequeño en el conducto lagrimal para ver qué está causando la oclusión. Luego el médico puede hacer pasar líquido a través del instrumento. Puede usarse un láser para abrir la obstrucción.

Prevención
No es posible prevenir esta afección. Para ayudar a reducir la posibilidad de que su bebé manifieste infecciones oculares, mantenga los ojos de su bebé limpios y sin mucosidad.




RESOURCES:
American Academy of Pediatrics

National Eye Institute

CANADIAN RESOURCES:
Canadian Ophthalmology Society

Canadian Pediatric Society

References:
DynaMed Editors. Nasolacrimal duct obstruction. EBSCO DynaMed website. Available at: http://www.ebscohost.com/dynamed/what.php . Updated April 8, 2010. Accessed April 20, 2010.

Hurwitz JJ. The lacrimal drainage system. Ophthalmology . 2nd ed. St. Louis, MO: Mosby; 2004: 761-768.

Kids Health. Causes of blocked tear ducts. Kids Health website. Available at: http://kidshealth.org/parent/general/eyes/tear_duct_obstruct_surgery.html . Accessed April 22, 2010.

Mayo Clinic. Blocked tear duct: risk factors. Mayo Clinic website. Available at: http://www.mayoclinic.com/health/blocked-tear-duct/DS01096/DSECTION=risk-factors . Updated October 2008. Accessed April 22, 2010.

Merck Manuals. Tearing. Merck Manuals Online Medical Library website. Available at: www.merck.com/mmpe/print/sec09/ch098/ch098k.html . Updated April 2009. Accessed April 20, 2010.

Last Reviewed junio 2012



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.