Se Encontró que la Actividad Física Disminuye la Pérdida de Cognición y el Desarrollo de Demencia Vascular
English Version

La demencia y el deterioro cognitivo son problemas de salud devastadores para las personas de la tercera edad que pueden llevar a la disminución de calidad de vida y del cuidado de la salud a largo plazo. Se sabe que la actividad física proporciona beneficios de salud para los huesos y el corazón. Pero más investigación está considerando sus beneficios potenciales para la salud cerebral.

Dos reportes publicados recientemente encontraron que la actividad física tuvo algún efecto en la capacidad cognoscitiva y la demencia vascular. Un estudio realizado en Italia se publicó en Neurology . Mostró que la actividad física se asoció con un menor riesgo de sufrir demencia pero no de padecer enfermedad de Alzheimer . El segundo estudio fue una revisión de varios estudios menores. Se publicó en el Cochrane Database of Systematic Reviews y sugirió que la actividad física puede mejorar la salud cognitiva.

Acerca del Estudio
En el estudio de cohorte temporal italiano, se les dio seguimiento a 749 personas de edad de 65 años y mayores durante cuatro años. Todos los participantes eran cognitivamente normales al inicio del estudio. Se midieron sus niveles de estado físico basales. Al final de los cuatro años habían 86 casos de demencia en el grupo, 54 eran de enfermedad de Alzheimer. Una revisión de la información sugirió que:

  • Las personas con niveles más altos de buen estado físico tuvieron índices considerablemente menores de desarrollar demencia vascular.
  • La actividad física no pareció disminuir el riesgo de padecer enfermedad de Alzheimer.
En la revisión de Cochrane, los investigadores revisaron 11 pruebas al azar que estudiaron el efecto de la actividad física aeróbica sobre la cognición. Los estudios involucraron a personas mayores de los 55 años de edad sin conocer el deterioro cognitivo. Ocho de los 11 estudios reportaron que el ejercicio aeróbico condujo al incremento en el buen estado físico y a la mejoría en algunos aspectos de cognición.

El estudio italiano es una revisión de información, pero este tipo de estudio no se considera el más confiable debido a que no puede tomar en cuenta otros elementos que podrían afectar el resultado. La revisión Cochrane utilizó sólo estudios controlados al azar los cuales se consideran altamente fiables. También combinar varios estudios similares mejora la fiabilidad de la información.

¿Cómo le Afecta Esto a Usted?
Todavía existen muchas preguntas acerca de los beneficios de la función cognoscitiva provenientes del ejercicio. En estos estudios sólo se mejoraron ciertos aspectos de cognición y sólo se estudió el ejercicio aeróbico. Se ha demostrado que un programa de ejercicio que se inicia a cualquier edad tiene muchos beneficios para la salud. Hable con su doctor acerca cómo comenzar un programa de ejercicio si usted no es activo actualmente. Si en la actualidad es activo, continúe siéndolo.

Si usted sospecha que usted o un ser querido está presentando signos de demencia o deterioro cognoscitivo hable con un médico. El tratamiento oportuno es importante para disminuir potencialmente el desarrollo de estos deterioros.




Fuentes Adicionales:
American Academy of Family Physicians


The American Geriatrics Society

Referencias:
Angevaren M, Aufdemkampe G, Verhaar HJJ, et al. Physical activity and enhanced fitness to improve cognitive function in older people without known cognitive impairment. Cochrane Database of Systematic Reviews . 2008;3.

Ravaglia G, Forti P, Lucicesare A, et al. Physical activity and dementia risk in the elderly: findings from a prospective Italian study. Neurology . 2008 mayo 6;70(19 Pt 2):1786-1794.

Last Reviewed Agosto 2008



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.