Reduciendo Su Riesgo de Anormalidades Cromosómicas
English Version

El riesgo de transmitir una anormalidad cromosómica a su bebé incrementa con la edad de la madre. Sin embargo, ha habido investigación y desarrollo sustanciales en este campo para que la mayoría de las mujeres a finales de sus 30 y 40 años puedan tener un embarazo saludable y un bebé normal y sano.

Si usted tiene más de 35 años y está tratando de concebir, considere las siguientes indicaciones para incrementar sus probabilidades de un embarazo y bebé exitoso y saludable:
  • Acuda a un médico antes de tratar de concebir para revisar sus condiciones médicas, medicamentos, y vacunaciones.
  • Tome una vitamina prenatal que contenga 400 microgramos de ácido fólico diariamente antes de quedar embarazada y durante el primer mes de embarazo para ayudar a prevenir defectos del tubo neural.
  • Reciba cuidado prenatal temprano y regular.
  • Consuma una variedad de alimentos nutritivos, incluyendo alimentos que contengan ácido fólico, como cereales para el desayuno fortificados, productos enriquecidos de granos, vegetales verdes frondosos, naranjas y jugo de naranja, y cacahuates.
  • Comience el embarazo en un peso saludable.
  • No fume ni beba alcohol.
  • No use ningún medicamento, incluso medicamentos de venta libre o preparaciones herbales, a menos que se lo recomiende un profesional en el cuidado de la salud que sepa que usted está embarazada.




Referencias:
Pregnancy after 35. March of Dimes website. Disponible en: http//:www.marchofdimes.com/professionals/14332_1155.asp. Accedido septiembre 5, 2005.

Last Reviewed septiembre 2012



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.