Espino cerval
  • ¿Para Qué Se Usa el Espino Cerval Hoy en Día?
  • Dosis
  • Temas de Seguridad
  • Interacciones Que Debería Conocer
  • Referencias
English Version

La hierba medicinal conocida como espino común es un arbusto originalmente nativo del norte de Europa. Posteriormente fue llevado a los Estados Unidos, donde, en algunas áreas, se ha vuelto una plaga invasora. No debe confundirse con la planta completamente diferente espino de mar , el espino común es un laxante intensamente activo. Las bayas y corteza son las partes que se usan medicinalmente.

El espino cerval está relacionado con la cáscara sagrada ( Rhamnus purshiana ), un laxante más suave ampliamente disponible en los Estados Unidos como un medicamento de venta libre. Al igual que la cáscara sagrada, también como el laxante de venta libre senna , el espino cerval contiene sustancias en la familia antranoide incluyendo antraquinonas, antronas, y diantronas. Los antroides funcionan al dañar ligeramente las células que recubren el colon. 1 Esto a su vez causa la contracción del colon, conllevando a evacuaciones.

El hecho de que las acciones laxantes de los antroides involucran daño celular ha elevado preocupaciones de que podrían incrementar el riesgo de cáncer de colon. Esto no parece ser la causa; sin embargo, para una discusión sobre este controversial tema, vea el artículo acerca de Senna .

¿Para Qué Se Usa el Espino Cerval Hoy en Día?
Aunque el espino cerval funciona de manera muy similar al senna y la cáscara sagrada, sus efectos son más fuertes (algunas veces desagradables), y también es más probable que cause náusea. No obstante, en Europa se sigue comercializando como un laxante aprobado. En los Estados Unidos, no se usa en productos de venta libre.

Dosis
Una dosis típica de espino cerval proporciona 20-30 mg de antronas, con frecuencia medidas en forma de glucofrangulina. Como la cáscara sagrada y senna, por lo general se toma a la hora de acostarse con la intención de producir una evacuación por la mañana.

El espino cerval se debe dejar secar durante varios meses antes de tomarse internamente. Este proceso de secado reduce los niveles de taninas y otros irritantes que de otra manera podrían casi seguramente causar náusea severa.

Temas de Seguridad
Como se mencionó anteriormente, el espino cerval podría causar náusea o vómito. También podría causar una inofensiva decoloración rojiza o amarilla de la orina. No se recomienda el espino para su uso a largo plazo debido a que, como todo laxante estimulante, éste podría inducir a la dependencia.

Las personas con enfermedades colónicas significativas, como colitis ulcerativas , no deberían consumir espino cerval. (Esto también es común de todo laxante estimulante.)

Si el espino cerval se toma repetidamente hasta el punto de diarrea, el cuerpo podría verse privado del mineral potasio. Esto es particularmente peligroso para personas que consumen medicamentos en la familia de digoxina; podrían ocurrir arritmias cardiacas peligrosas si se permite que los niveles de potasio se vuelvan inadecuados. Las personas que también consumen medicamentos que privan a su cuerpo de potasio, como tiazida o diuréticos de asa, tienen especial riesgo de esta complicación del consumo excesivo de espino cerval.

No se ha establecido la seguridad en mujeres embarazadas o en lactancia, niños pequeños, o personas con enfermedad hepática o renal severa.

Interacciones Que Debería Conocer
Si usted está tomando:




Referencias: van Gorkom BA, de Vries EG, Karrenbeld A, Kleibeuker JH. Review article: anthranoid laxatives and their potential carcinogenic effects. Aliment Pharmacol Ther. 1999;13:443-452.
Last Reviewed agosto 2013



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.