Hemorragia posparto
English Version

Definición
La hemorragia posparto es la pérdida excesiva de sangre de una mujer después del parto. Se llama primaria cuando ocurre dentro de las primeras 24 horas después del parto. La hemorragia posparto secundaria (o retardada) se produce entre las 24 horas y las seis semanas después del parto.

Una cierta pérdida de sangre es normal. No obstante, la hemorragia posparto es una afección potencialmente grave que, con frecuencia, no se identifica. Cualquier pérdida de sangre excesiva puede hacer que la mujer corra un riesgo importante. Consulte con el médico si tiene alguna duda sobre la pérdida de sangre después del parto.

Hemorragia posparto

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.
Causas
La hemorragia posparto puede ser causada por lo siguiente:

  • Una pérdida del tono muscular en el útero después del parto
  • Heridas en el canal de parto
  • Imposibilidad para expulsar la placenta
  • Trastornos hemorrágicos de la madre que evitan que se coagule la sangre (poco frecuentes)
En casos poco frecuentes, la inversión uterina o el desgarro uterino también pueden causar la hemorragia posparto.

Factores de riesgo
La hemorragia posparto puede ser más frecuente en mujeres asiáticas e hispanas.

Entre los factores que preceden al parto que pueden incrementar la probabilidad de padecer hemorragia posparto se encuentran los siguientes:

  • Antecedentes de hemorragia posparto anterior
  • Preeclampsia
  • Problemas con la placenta
  • Obesidad
  • Primer embarazo
  • Embarazo múltiple, lo que puede generar niveles elevados de líquido amniótico
Entre las complicaciones del parto que pueden incrementar la probabilidad de padecer hemorragia posparto se encuentran las siguientes:

  • Intervenciones, por ejemplo:
    • Parto inducido: métodos para estimular o acelerar la evolución del parto cuando está retardado o interrumpido
    • Parto con fórceps o con ventosa
    • Episiotomía
    • Cesárea
  • Parto prolongado
  • Feto grande
  • Corioamnionitis: infección bacteriana de las membranas y del líquido que rodea al feto
  • Mortinato (niño que nace muerto)
Demostración de parto con fórceps y con ventosa

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Signos y síntomas
El signo más evidente de hemorragia posparto es la hemorragia vaginal abundante. Si la hemorragia no es evidente, otros signos pueden ser los siguientes:

  • Vértigo y desmayo
  • Aumento de la frecuencia cardíaca
  • Presión arterial reducida
  • Inflamación y dolor en el área vaginal y perineal
Diagnóstico
El médico le preguntará acerca de los síntomas. Se le realizará una exploración física. El médico revisará el perineo, la vagina, el cuello del útero y el útero para detectar el sangrado. Otras pruebas pueden incluir:

  • Análisis de sangre
  • Pruebas de coagulación sanguínea
  • Pruebas de observación de coágulos
  • Control del número de toallas sanitarias o almohadillas que absorben sangre saturadas
  • Control de la presión arterial y del pulso
Mediante los estudios de diagnóstico por imágenes, se obtienen imágenes de las estructuras internas del cuerpo. Los estudios de diagnóstico por imágenes pueden incluir lo siguiente:

Tratamiento
El tratamiento se basa en la gravedad de la hemorragia. Las opciones de tratamiento incluyen:

Líquidos, Oxígeno, y/o Resucitación
Es posible que necesite líquidos intravenosos o una máscara de oxígeno. En casos graves, se puede necesitar una transfusión de sangre o reposición.

Masaje Uterino Bimanual
Una técnica de masaje llamada masaje uterino bimanual puede controlar el sangrado. Un médico o enfermero colocará una mano en la vagina para empujar el útero, mientras hace presión sobre el abdomen con la otra mano. Esto genera la contracción del útero relajado, lo que hace más lento el sangrado.

Reparación de Trauma
El sangrado puede producirse por un desgarro en el aparato genital u otro traumatismo. Se suturará el desgarro. Además, es posible que sea necesario retirar el tejido de una placenta retenida.

Medicamentos
El médico puede recetarle uterotónicos o prostaglandinas para estimular la contracción del útero.

Cirugía
En algunos casos, se puede necesitar cirugía para detener la hemorragia. Entre los procedimientos se incluyen los siguientes:

  • Empaquetamiento uterino: colocación de materiales estériles o de un dispositivo especial de taponamiento dentro de la cavidad uterina para comprimir el área de la hemorragia
  • Reparación de las arterias
  • Legrado uterino: raspado del revestimiento del útero
  • Reparación de un hematoma
  • Extirpación de la placenta retenida
  • Embolización de la arteria uterina: procedimiento no invasivo para bloquear la arteria uterina
  • Histerectomía: extirpación del útero
Prevención
Para ayudar a reducir la probabilidad de padecer hemorragia posparto, siga estos pasos:

  • Reciba cuidados de enfermería continuos durante el parto.
  • Asegúrese de que la controlen de cerca durante la tercera etapa del parto, cuando se expulsa la placenta.



RESOURCES:
American Congress of Obstetricians and Gynecologists

American Pregnancy Association

CANADIAN RESOURCES:

Women's Health Matters

References:
American College of Obstetricians and Gynecologists. ACOG Practice Bulletin: Clinical Management Guidelines for Obstetrician-Gynecologists Number 76, October 2006: postpartum hemorrhage. Obstet Gynecol. 2006;108(4):1039-47. Reaffirmed 2011.

Anderson JM, Etches D. Prevention and management of postpartum hemorrhage. Am Fam Physician. 2007;75(6):875-882.

Postpartum hemorrhage. EBSCO DynaMed website. Available at: http://www.ebscohost.com/dynamed.ebscohost.com/about/about-us . Updated July 19, 2013. Accessed August 6, 2013.

Last Reviewed August 2013



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.