Síndrome de Rubéola Congénita
English Version

Definición
El síndrome de la rubéola congénita puede ocurrir cuando una mujer embarazada contrae rubéola . La rubéola es una enfermedad viral que, por lo general, presenta un sarpullido leve. En el síndrome de rubéola congénita, la infección puede conllevar a severos defectos congénitos, especialmente si se adquiere en las primeras 8 semanas de embarazo. La infección con rubéola durante el embarazo también puede conllevar a aborto espontáneo o parto de niño nacido muerto.

Sarpullido de la Rubeola

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas
El síndrome de la rubéola congénita es causado por el virus de la rubéola. Una mujer embarazada puede contagiarse de otra persona a través de diminutas gotas en el aire. La infección con rubéola de la madre puede dañar al feto en desarrollo, especialmente durante el primer trimestre de embarazo.

Factores de riesgo
Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición.

Se cree que los siguientes factores incrementan el riesgo de desarrollar infección por rubéola congénita:

Embarazo en el primer trimestre

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Síntomas
Los síntomas de infección por rubéola congénita pueden incluir:
  • Lentitud de crecimiento fetal
  • Circunferencia pequeña de la cabeza
  • Pérdida de la audición
  • Inflamación de la retina
  • Problemas dentales y otros problemas óseos
  • Glaucoma
  • Cataratas
  • Pequeñez anormal de uno o ambos ojos
  • Inflamación de la úvea (capa media del ojo)
  • Defectos del corazón
  • Agrandamiento del hígado y bazo, incluyendo daño hepático
  • Anormalidades neurológicas incluyendo retraso en el desarrollo
  • Meningitis crónica

Diagnóstico
Su doctor le preguntará sobre los síntomas e historial médico del niño y realizará un examen físico. Otras pruebas pueden incluir:
  • Análisis de sangre: para detectar una infección por el virus de la rubéola
  • Pruebas con imágenes: para detectar problemas en el cerebro

Tratamiento
El tratamiento dependerá de los defectos. Por ejemplo, algunos defectos oculares y cardiacos se pueden corregir o mejorar con cirugía poco después de nacer. Los bebés con pérdida auditiva, pérdida de la visión o retardo mental pueden beneficiarse de los programas de intervención oportuna. Hable con su médico acerca de las mejores opciones de tratamiento para el (los) defecto(s) específico(s) de su hijo.

Prevención
Para prevenir el síndrome de rubéola congénita, todas las mujeres en edad de tener hijos se deberían vacunar contra el virus de rubéola. La revisión para inmunidad se puede realizar en exámenes médicos premaritales, preconcepción, o prenatales. Los cuidadores de bebés con síndrome de rubéola congénita se deberían vacunar contra rubéola, debido a que estos bebés podrían transmitir el virus hasta la edad de un año o más.




RESOURCES:
Centers for Disease Control and Prevention


CANADIAN RESOURCES:
Canadian Paediatric Society


References:
Congenital rubella syndrome. DynaMed website. Available at: http://dynamed102.ebscohost.com/Detail.aspx?id=116060 . Accessed June 24, 2007.

Kleigman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics . 18th ed. Saunders; Philadelphia, PA; 2007.

Rubella. Center for the Evaluation of Risks to Human Reproduction website. Available at: http://cerhr.niehs.nih.gov/common/rubella.html#How%20Are%20Babies . Accessed July 12, 2007.

Zimmerman L, Reef S. Chapter 12: congenital rubella syndrome. VPD Surveillance Manual . 3rd ed. 2002. Available at: http://www.cdc.gov/vaccines/pubs/surv-manual/downloads/chpt12_rub_crs.pdf . Accessed June 24. 2007.

Last Reviewed septiembre 2012



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.