Síndrome del Intestino Irritable y Probióticos
English Version


El término síndrome del intestino irritable (IBS) se usa cuando ocurren problemas crónicos en el colon y no se puede determinar una causa médica. Los síntomas comunes incluyen diarrea, estreñimiento, diarrea y estreñimiento alternados, exceso de gas intestinal, calambres intestinales, evacuaciones incómodas, secreción de mucosa del recto, malestar abdominal después de comidas, y conciencia excesiva de la presencia de heces en el colon. A pesar de todos estos síntomas preocupantes, en el IBS los intestinos parecen estar perfectamente sanos cuando son examinados. De esta manera, la condición pertenece a una categoría de enfermedades que los médicos llaman "funcional." Esto significa que aunque la función del intestino parece estar mal, no se puede encontrar lesión o alteración de su estructura. (Un problema similar en el estómago se llama dispepsia , y las dos condiciones coinciden frecuentemente.)

Debido a que no se entiende la causa del IBS, el tratamiento médico convencional para el IBS es altamente inadecuado. Un medicamento que ha mostrado promesa, Zelnorm, se retiró del mercado por temas de seguridad. Otro, Lotronex, se retiró temporalmente, y luego se volvió a aprobar, pero sólo bajo limitaciones estrictas. Otros enfoques de tratamientos médicos para el IBS incluyen el incremento en fibra dietética, medicamentos que reducen los espasmos intestinales, y medicamentos para tratar estreñimiento o diarrea según se necesiten. Además, se han intentado varias formas de psicoterapia, incluyendo hipnosis, con algo de éxito.

Numerosos tratamientos de medicina alternativa han mostrado promesa para el IBS. El más conocido de éstos es el aceite de menta , que se cree que reduce los espasmos intestinales. Otro enfoque involucra los probióticos , también conocidos como "bacterias amistosas." El probiótico más famoso es el Lactobacillus acidophilus , usado para hacer yogurt. También hay muchos otros probióticos. Cuando estas bacterias promotoras de la salud ocupan residencia en el tracto digestivo, compiten con microorganismos "poco amistosos", por lo tanto mejorando la salud intestinal.

Con base en esto, los probióticos podrían ser útiles para personas con IBS. Numerosos estudios han mostrado promesa en realidad, pero todos éstos fueron pequeños, y por lo tanto sujetos a cuestionamiento. Sin embargo, en el 2007, se publicó un estudio sustancial en Francia que deja un fuerte crédito al uso de probióticos para esta condición.

Este estudio doble ciego, controlado con placebo involucró a 274 personas con síndrome del intestino irritable con estreñimiento predominante. (Como lo sugiere el nombre, este es IBS en el que el estreñimiento es un síntoma más considerable que la diarrea). Los participantes recibieron ya sea placebo o una fórmula de probiótico que contenía Bifidobacterium animalis . Los resultados en el periodo de estudio de seis semanas mostraron que el uso del probiótico conllevó a una reducción considerable en el malestar en el colon en comparación con el placebo. Además, el tratamiento con el probiótico incrementó considerablemente la frecuencia de evacuaciones.

Para obtener más información, vea el artículo completo sobre síndrome del intestino irritable .




Referencias:
Guyonnet D, Chassany O, Ducrotte P, et al. Effect of a fermented milk containing Bifidobacterium animalis DN-173 010 on the health-related quality of life and symptoms in irritable bowel syndrome in adults in primary care: a multicentre, randomized, double-blind, controlled trial. Aliment Pharmacol Ther . 2007;26:475-86.




Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.