Los Suplementos de Ácido Fólico Podrían Ayudar a Reducir la Pérdida Auditiva Relacionada con la Edad
English Version

La pérdida de la audición relacionada con la edad es el tipo más común de la alteración auditiva. Un número de factores podrían contribuir a la pérdida auditiva debido al envejecimiento. Algunos estudios de observación han sugerido que podría haber una conexión entre los niveles bajos de ácido fólico (vitamina B) y la pérdida de la audición .

En un estudio publicado el 2 de enero de 2007 en el Annals of Internal Medicine se encontró que los adultos de la tercera edad que tomaron un suplemento de ácido fólico experimentaron menos pérdida de la audición que los que tomaron un placebo. Este estudio se llevó a cabo en Holanda, sin embargo, sus resultados podrían aplicar menos para adultos de la tercera edad que viven en países tales como los Estados Unidos, donde el suministro alimenticio se fortifica con ácido fólico.

Acerca del Estudio
En este estudio se incluyeron a 728 hombres y mujeres holandeses de 50-70 años de edad que tenían altos niveles de homocisteína (los niveles de homocisteína aumentan a medida que los niveles de ácido fólico disminuyen). Los investigadores asignaron al azar a los participantes a tomar ya sea un suplemento de ácido fólico de 800 miligramos o una pastilla placebo diariamente durante tres años. Los participantes se sometieron a pruebas auditivas antes de que comenzara el estudio y después de los tres años y los investigadores compararon los cambios auditivos entre los grupos tratados con ácido fólico y placebo.

Después de tres años, los umbrales auditivos aumentaron considerablemente "indicando pérdida de la audición" en ambos grupos de participantes. Pero en el grupo tratado con ácido fólico, los umbrales de frecuencia baja aumentaron por 1.0 decibel (dB), en comparación con un 1.7-dB en el grupo tratado con placebo. El suplemento de ácido fólico no afecto la disminución en la audición de alta frecuencia.

La fortificación con ácido fólico de los alimentos se prohibe en Holanda. Por lo tanto, como se esperaba, los niveles de ácido fólico de los participantes en este estudio eran aproximadamente la mitad de aquellos encontrados en la población de los Estados Unidos, donde la fortificación de la harina con ácido fólico es obligatoria.

¿Cómo le Afecta Esto a Usted?
Este estudio sugiere que el suplemento de ácido fólico podría ayudar a disminuir la pérdida de la audición en adultos de la tercera edad, al menos en un país donde los alimentos no se fortifican con ácido fólico. Aunque la disminución del 0.7 dB en la pérdida auditiva observada en en este estudio era pequeña y probablemente no se notaría, es posible que el suplemento a mayor plazo pueda tener un mayor impacto para prevenir o retrasar la pérdida de la audición relacionada con la edad.

Aunque tomar ácido fólico adicional probablemente beneficie a adultos mayores cuyo ácido fólico sea bajo, este estudio no aclara que dicho suplemento beneficie a poblaciones con niveles más altos de ácido fólico en la dieta. Se necesitan más estudios para determinar si existen beneficios relacionados con la audición del suplemento de ácido fólico en estos países. Pero este estudio podría ayudar a justificar la fortificación de ácido fólico de los alimentos en países donde actualmente no es obligatorio.




Fuentes Adicionales:
National Institute of Deafness and Other Communication Disorders
National Institutes of Health, SeniorHealth

Office of Dietary Supplements
National Institutes of Health

Referencias:
Durga J, Verhoef P, Anteunis JC, Schouten E, Kok FJ. Ann Intern Med . 2007;146:1-9.

Last Reviewed Febrero 2007



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.