Informe del Estudio de Tratamiento Natural y Alternativa: Genisteína para Bochornos Menopáusicos
English Version


La genisteína es una isoflavona, una sustancia de fuente de planta con cualidades similares al estrógeno (un fitoestrógeno). La soya es la fuente común más abundante de isoflavonas, y la genisteína es la isoflavona más abundante en la soya. El trébol rojo también es una buena fuente de genisteína.

Como otros fitoestrógenos, la genisteína puede tener dos efectos opuestos dependiendo de las circunstancias en las que se tome. En algunas circunstancias, actúa como un antagonista al estrógeno, disminuyendo los efectos de la hormona en el cuerpo. En otras situaciones, actúa como un sustituto al estrógeno, produciendo efectos estrogénicos donde la hormona no logra hacerlo. Puede tener estos efectos opuestos porque se aglomera en sitios especiales en las células llamados "receptores de estrógeno," y los estimula ligeramente. Esta estimulación no es tan fuerte como la que produce el estrógeno por sí mismo; sin embargo, la genisteína ocupa efectivamente estos sitios y evita que el estrógeno tenga algún efecto en ellos. El resultado neto es que cuando las mujeres con altos niveles de estrógeno toman genisteína, la actividad estrogénica en el cuerpo disminuye. En cambio, en mujeres con estrógeno natural relativamente poco, la genisteína puede compensar parcialmente la carencia.

Este segundo efecto es el fundamento para usar genisteína como un tratamiento para problemas asociados con la menopausia. El estrógeno reduce muchos síntomas de la menopausia, desde bochornos hasta menopausia. Sin embargo, el estrógeno es un tanto peligroso, incrementando el riesgo de enfermedades cardiacas y cáncer. Se ha tenido la hipótesis de que la genisteína y otras isoflavonas podrían "repartir la diferencia," proporcionando algunos de los beneficios del estrógeno sin los riesgos.

Han habido numerosos estudios de la genisteína para este propósito. La mayoría han evaluado los posibles efectos benéficos con respecto a la osteoporosis . En el 2007, se publicó un estudio que observó los efectos de la genisteína sobre los bochornos. Este fue un estudio doble ciego que incluyó a 247 mujeres que padecían problemáticos bochornos causados por la menopausia. Las participantes recibieron ya sea placebo o genisteína a una dosis de 54 mg diariamente. Los resultados indicaron que el uso de genisteína redujo significativamente el índice y severidad de los bochornos en comparación con el placebo. No se observaron efectos adversos en este estudio. De manera importante, la genisteína no tuvo ningún efecto dañino en el útero. El estrógeno, tomado solo, causa cambios precancerosos en el útero, así que esta es una ventaja distinta.

Como se mencionó anteriormente, también se cree que el estrógeno incrementa el riesgo de cáncer de mama y de enfermedades cardiacas. Es más probable que la genisteína no presente los mismos problemas, pero esto no se ha probado concluyentemente.




Referencias:
D'Anna R, Cannata ML, Atteritano M, et al. Effects of the phytoestrogen genistein on hot flushes, endometrium, and vaginal epithelium in postmenopausal women: a 1-year randomized, double-blind, placebo-controlled study. Menopause . 2007 Jan 23 [publicación electrónica antes de impresión].




Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.