Retinitis Pigmentosa
  • Tratamientos Naturales Propuestos para la Retinitis Pigmentosa
  • Hierbas y Suplementos para Usar Sólo con Precaución
  • Referencias
English Version

La retinitis pigmentosa (RP) es un grupo de enfermedades oculares hereditarias que pueden conllevar a problemas visuales severos. Este trastorno es llamado por las agrupaciones irregulares de pigmento negro que ocurren en la retina.

En la mayoría de las formas de retinitis pigmentosa, mueren las células en la retina llamadas "barras". Esto conlleva a visión nocturna dañada, así como una reducción en la capacidad de ver cosas al costado cuando se ve hacia el frente (visión periférica). En algunas formas de RP, la pérdida de visión generalmente progresa en el transcurso de muchos años. Generalmente, la pérdida de visión se nota por primera vez en la niñez o adultez temprana.

La medicina convencional para la retinitis pigmentosa está limitada en gran medida a auxiliares para la visión.

Tratamientos Naturales Propuestos para la Retinitis Pigmentosa
Ningún tratamiento natural ha probado ser efectivo para la retinitis pigmentosa, pero algunos enfoques han mostrado un poco de promesa.

La sustancia luteína es un antioxidante que existe en la retina. En un pequeño estudio doble ciego controlado con placebo , 34 adultos con retinitis pigmentosa recibieron ya sea placebo o luteína (10 mg al día durante 12 semanas seguidos por 30 mg al día) durante 24 semanas. 1 Después de este periodo, cada grupo se cambió al tratamiento opuesto, y se les dio seguimiento durante otras 24 semanas. Los resultados indicaron que la complementación con luteína mejoró el campo visual en comparación con el placebo, y además posiblemente mejoró la agudeza visual. Sin embargo, se necesitará un estudio más grande para verificar si estos resultados son significativos.

Un grande estudio (más de 600 participantes) doble ciego, controlado con placebo encontró evidencia de que el uso de suplementos de vitamina A a una dosis potencialmente peligrosa de 15,000 UI diariamente, podría desacelerar ligeramente el avance de la retinitis pigmentosa. 2 Sin embargo, los beneficios vistos en el periodo de 4-6 años del estudio fueron modestos en el mejor de los casos. Un estudio subsecuente por los mismos investigadores evaluó si el añadir 1200 mg diariamente de DHA (un componente del aceite de pescado ) junto con vitamina A producía mejores resultados. 3 Desafortunadamente, los resultados de este ensayo fueron negativos en gran medida.

Hierbas y Suplementos para Usar Sólo Con Precaución
En el grande estudio de la vitamina A mencionado anteriormente, algunos participantes recibieron vitamina E a una dosis de 400 UI diariamente. Los resultados indicaron que el uso de vitamina E a esta dosis en realidad podría acelerar el daño a la retina en lugar de desacelerarlo. Hasta que se aclaren estos resultados, las personas con retinitis pigmentosa deberían evitar tomar altas dosis de vitamina E. (El requerimiento diario de vitamina E es mucho menor a éste: 33 UI diariamente para la mayoría de adultos.)




Referencias Bahrami H, Melia M, Dagnelie G et al. Lutein supplementation in retinitis pigmentosa: PC-based vision assessment in a randomized double-masked placebo-controlled clinical trial [NCT00029289]. BMC Ophthalmol 2006 Jun 7 [publicación electrónica antes de impresión] Berson EL, Rosner B, Sandberg MA et al. A randomized trial of vitamin A and vitamin E supplementation for retinitis pigmentosa. Arch Ophthalmol. 1993;111:761-72. Berson EL, Rosner B, Sandberg MA, et al. Clinical trial of docosahexaenoic acid in patients with retinitis pigmentosa receiving vitamin A treatment. Arch Ophthalmol 2004;122:1297-1305.
Last Reviewed agosto 2013



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.