Verdadero o Falso: Espere Media Hora Después de Comer Antes de Regresar al Agua; O Podría Ahogarse
English Version


Para un niño, 30 minutos se pueden sentir como 30 horas, especialmente cuando acaba de comer y tiene muchas ganas de regresar a la alberca, al mar o al lago. Todos hemos oído las instrucciones de esperar media hora después de comer antes de volver a sumergirnos. Probablemente, la mayoría de nosotros ha seguido este consejo, y como adultos, probablemente incluso hemos dado estas órdenes. Pero, ¿realmente es necesaria la espera? ¿Un estómago lleno incrementa sus probabilidades de ahogarse?

La teoría puede surgir en un temor de que el ejercitarse teniendo el estómago lleno puede causar calambres abdominales, lo cual podría conllevar a dañar la capacidad de nadar y probablemente ahogarse. Sin embargo, ninguna evidencia médica ni biológica parece apoyar esta aseveración. Eso significa que usted (e intranquilos niños en todas partes) en realidad pueden nadar de manera segura después de haber comido algún refrigerio o comida pequeños.

Evidencia para la Aseveración de Salud
Como con cualquier ejercicio, nadar de manera vigorosa inmediatamente después de una comida abundante podría causar algún malestar; y ciertamente podría causar calambres. Los calambres podrían perjudicar a un nadador, e hipotéticamente es posible que los calambres severos puedan evitar que un nadador pueda alcanzar de manera segura la orilla o el borde de una piscina a tiempo para recuperarse. Así que, en teoría, los calambres así de severos podrían conllevar a ahogamiento.

La digestión sí reduce la cantidad de sangre que circula en los músculos en algún grado, dado que se necesita circulación adicional para ayudar con el proceso digestivo. Con una reducción en la cantidad de sangre (y por lo tanto oxígeno) que los músculos reciben después de una comida abundante, los calambres musculares son más propensos durante cualquier ejercicio que se realice poco después. Sin embargo, algunos refutan esta aseveración, diciendo que el abastecimiento de oxígeno del cuerpo es más que suficiente para mantener apropiadamente tanto el trabajo digestivo como el muscular.

Nadar con el estómago lleno también puede conllevar a otros tipos de malestar, como acidez estomacal o vómito. Si un nadador (particularmente un niño), comenzara a vomitar mientras está nadando como resultado de tener un estómago lleno, ciertamente incrementaría el riesgo de ahogamiento.

Un tipo de sustancia consumida antes o durante el nado sí es peligrosa. Al alcohol puede dañar severamente el juicio y la capacidad física. Esto puede conllevar a ahogamiento y con frecuencia lo ha hecho. Estudios han mostrado que el 25% de los ahogamientos de adolescentes y el 41% de los ahogamientos de adultos estuvieron relacionados con el alcohol.

Evidencias Contra la Aseveración de Salud
Ningún caso de ahogamiento causado por nadar con el estómago lleno se ha documentado alguna vez. Además, ni la American Academy of Pediatrics, la US government's Consumer Product Safety Commission, ni la Cruz Roja ofrece algunas pautas o advertencias relacionadas con nadar después de comer.

De hecho, no se recomienda el ejercicio de cualquier tipo con un estómago completamente vacío, y muchos expertos recomiendan un refrigerio pequeño antes o incluso durante el ejercicio para mantener los niveles de energía.

Si ocurriera un calambre muscular a causa de comer, probablemente la mayoría de los nadadores serían capaces por sí mismos de salir del agua antes que el daño se volviera tan severo que ocurriera ahogamiento. Sin embargo, los niños siempre deberían ser bien supervisados mientras nadan, sin importar la última vez que comieron.

Conclusión
Si acaba de ingerir una comida abundante, el sentido común le dirá que nadar puede no ser la mejor manera de ayudar a asentar ese estómago lleno. Los niños pequeños, que se pueden poner traviesos y emocionados (y torpes) después de comer, también pueden tomar un descanso precautorio antes de retomar sus acrobacias acuáticas. Pero es probable que estas acciones tengan un mínimo efecto en el riesgo de ahogarse. Al final, sin documentación para relacionar el nadar después de la hora de comer con el ahogamiento, esta amenaza en realidad no es válida.




Referencias:
Bell Kindred T. Swimming. The Courier-Journal website. Disponible en http://www.courierjournal.com/foryourinfo/061603/061603.html . Accedido julio 23, 2006.

Iannelli V. Don't go swimming after eating. Ask the Pediatrician. About.com website. Disponible en: http://pediatrics.about.com/library/owt/bl_swimming_eating_r.htm . Accedido julio 23, 2006.

Macnair T. Ask the doctor (Diciembre 2005). BBC Health website. Disponible en http://www.bbc.co.uk/health/ask_the_doctor/eatingexercise.shtml . Accedido julio 23, 2006.

No eating before a swim rule holds no water. CBC News website. Disponible en: http://www.cbc.ca/story/science/national/2005/06/30/swim-eat050630.html . Accedido julio 23, 2006.

Stoppler M. Debunking summer health myths. MedicineNet.com website. Disponible en: http://www.medicinenet.com/script/main/art.asp?articlekey=47368 . Accedido julio 23, 2006.

Swimming safety guide. American Red Cross in Greater New York website. Disponible en: http://www.nyredcross.org/page.php/prmID/418 . Accedido julio 23, 2006.

Crédito de Imagen: Nucleus Communications, Inc.




Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.