Verdadero o Falso: Estar Expuesto a Clima Húmedo y Frío Incrementa el Riesgo de Infección
English Version


"¡No salgas con el cabello tan húmedo!" La mayoría de nosotros ha oído este consejo al crecer, por parte de un padre o alguien que insistía que la exposición al clima frío o un enfriamiento repentino podrían causar que contrajéramos un resfriado, ¡o algo peor!

En verdad, son bacterias y virus (no el clima) lo que causa infecciones como el resfriado común , influenza (la gripe) , o neumonía . Entonces, ¿por qué tantas personas parecen enfermarse en los meses fríos y húmedos de otoño e invierno? Aunque puede no ser el clima por sí mismo, las temporadas de frío que nos mantienen a muchos de nosotros al interior, están asociadas con un incremento en el riesgo de desarrollar una infección.

Evidencia para la Aseveración de Salud
No hay duda que las infecciones respiratorias como los resfriados y la gripe ocurren con más frecuencia durante los meses de otoño e invierno. The US government's National Institute of Allergy and Infectious Diseases propone que la razón para esto puede tener que ver con la apertura de escuelas y la tendencia de las personas a permanecer al interior alrededor de otras personas durante temporadas más frías. Ambos factores incrementan la oportunidad de que estos virus, y con menos frecuencia bacterias, se propaguen entre las personas.

Además, algunos estudios han mostrado que condiciones estresantes, incluyendo la exposición a clima frío, hacen que los animales sean más susceptibles infectarse con una variedad de bacterias y virus. Estos estudios, que hasta ahora se han realizado principalmente en ratones, sugieren que la exposición a enfriamientos severos puede suprimir la respuesta inmune, dificultando que los animales combatan infecciones.

Finalmente, la humedad relativamente baja en los meses más fríos puede incrementar el riesgo de contraer ciertas infecciones. Por ejemplo, los virus que causan resfriados más comúnmente sobreviven mejor en ambientes de baja humedad, como es el caso del otoño e invierno. También se ha propuesto que el clima frío puede resecar el recubrimiento interior de la nariz, haciéndola más susceptible a la penetración de un virus.

Evidencia Contra la Aseveración de Salud
Está claro que los virus y bacterias (no el clima frío o húmedo) causan infecciones. Los virus y bacterias con frecuencia se transmiten de persona a persona al inhalarlos en la forma de gotas de aire (a causa de un estornudo o tos) o al tocar piel o superficies contaminadas y después tocarse los ojos o la nariz.

No hay evidencia de que los humanos puedan contraer un resfriado u otra infección a causa de la exposición a clima frío, o a causa de enfriarse o calentarse de más. Cuando científicos colocaron virus directamente dentro de las narices de participantes del estudio antes de exponerlos o no a temperaturas frías, no lograron encontrar alguna conexión entre la exposición al frío y la susceptibilidad a infección con virus comunes del resfriado. Y una revisión en el artículo de diciembre de 2002 en Medicine and Science in Sports and Exercise concluyó que no hay apoyo científico para el concepto de que la exposición a temperaturas frías moderadas deprima la función inmune en humanos. (Por supuesto, prolongar la exposición a temperatura extremadamente fría puede conllevar a una condición llamada hipotermia , la cual puede dar como resultado numerosos efectos para la salud.)

Conclusión
Estar expuesto a clima frío y húmedo, por sí mismo, no causará que contraiga infecciones. Pero su posibilidad de desarrollar un resfriado o gripe sí incrementa en los meses de invierno (comenzando en septiembre y durando hasta marzo o abril en los Estados Unidos). Así que, ¿esa bufanda elegante de lana que su mamá le hizo usar para ir a la escuela? No hay razón para ello (excepto, quizá para molestarlo).

La mejor manera de evitar una infección es limitar su exposición a los virus y bacterias que las causan, independientemente del clima. Esto significa permanecer alejado de personas infectadas, mantener sus manos alejadas de los ojos y nariz, lavar sus manos frecuentemente (especialmente durante la temporada de frío), y limpiar con un desinfectante las superficies que puedan estar infectadas con bacterias o virus.




Referencias:
Castellani JW, M Brenner IK, Rhind SG. Cold exposure: human immune responses and intracellular cytokine expression. Med Sci Sports Exerc . 2002;34:2013-2020.

The common cold. National Institute of Allergy and Infectious Diseases website. Disponible en: http://www.niaid.nih.gov/factsheets/cold.htm . Accedido julio 25, 2006.

Eccles R. Acute cooling of the body surface and the common cold. Rhinology . 2002;40:109-114.

Klein TW. Stress and infections J Fla Med Assoc . 1993;80:409-411.

Nordenberg T. Colds and flu: time only sure cure. Food and Drug Administration website. Disponible en: http://www.fda.gov/fdac/features/896_flu.html . Accedido julio 25, 2006.

Shephard RJ, Shek PN. Cold exposure and immune function. Can J Physiol Pharmacol . 1998;76:828-836.

Crédito de imagen: Nucleus Communications, Inc.




Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.