Verdadero o Falso: Comer Chocolate (u Otros Alimentos Grasosos) Causa Acné
English Version


¿Ha escuchado los rumores de que sus bocadillos favoritos pueden causar que a su rostro le salga sarpullido? ¿Debería eliminar de su dieta el chocolate, la pizza o las nueces? Si sus razones para considerar dichos sacrificios son prevenir el acné , entonces la respuesta es ¡no!. Ningún alimento ha probado científicamente causar acné. El acné tiene una base genética, y es causado por factores como cambios hormonales, glándulas sebáceas demasiado activas en la piel, y bacterias.

Evidencia Contra la Aseveración de Salud
El chocolate, como muchos otros alimentos, puede ser malo para su cuerpo si lo consume en cantidades excesivas. Muchos investigadores afirman que el acné no es afectado por el chocolate, y una variedad de estudios han examinado la función de la dieta en el acné. Algunos estudios sobre la influencia de la genética versus el ambiente (incluyendo los alimentos que consume) sobre el acné han seguido a grupos de gemelos. Por ejemplo, un estudio en el año 2002 en mujeres gemelas en el Reino Unido encontró que a pesar de las diferentes exposiciones ambientales, los niveles de acné fueron muy similares y se podrían atribuir principalmente a la genética.

Varios dermatólogos han estudiado los efectos del chocolate sobre el acné, y recientemente han hecho declaraciones denunciando a la dieta en conjunto como un factor influyente para el acné. El dermatólogo James E. Fulton, Jr., MD, PhD, realizó un estudio controlado por placebo que examinó a 65 pacientes clínicos con acné y hombres prisioneros con acné leve o moderado. Él no vio diferencia en los niveles de acné entre el grupo que comió chocolate y el grupo que comió barras de placebo que no era chocolate, y ha sido firme al decir, "el chocolate no causa acné."

El Dr. Phillip Swarbrick, un dermatólogo australiano, dijo en mayo del 2001 que "había un momento en el que las personas solían pensar seriamente que las cosas como el chocolate podrían causar acné, pero [ahora] sabemos que la dieta no es un factor."

La Enciclopedia Ilustrada de Dermatología del National Institute of Health también respaldó las afirmaciones del dermatólogo, y estuvo de acuerdo en que el chocolate y otros alimentos grasosos no causan acné. Las pautas para el tratamiento del acné no recomiendan la dieta como una manera de controlar la condición, pero se enfocan en antibióticos y otros medicamentos.

Evidencia para la Aseveración de Salud
Estudios que examinan la función de la nutrición y otros factores ambientales sobre el acné, han sido en su mayoría pequeños, cortos, y diseñados de manera deficiente. Por lo tanto, aún es posible que algunos factores dietéticos puedan encontrar influir al acné, si se realizan estudios más prolongados y rigurosos y cuando se realicen.

Una teoría popular propone que si una persona es propensa al acné por razones hereditarias, es importante mantener una dieta balanceada. Algunos nutriólogos sostienen que debido a la manera en la que su cuerpo metaboliza los alimentos, la dieta puede desempeñar una función indirecta en el acné. Los químicos que su cuerpo libera mientras descompone ciertos tipos de alimentos pueden influir sobre factores que causar el acné, y se puede desencadenar o empeorar un brote. Tales alimentos incluyen los que tienen alto contenido de grasa.

La teoría sostiene que comer alimentos altos en grasa puede incrementar los niveles sebáceos en la piel, por lo tanto incrementando el crecimiento bacterial y promoviendo el acné. Un estudio, publicado en el artículo de diciembre de 2003 en Archives of Dermatology, proporcionó algo de apoyo para esta teoría. Mostró que las culturas no occidentales cuyas dietas son ricas en raíces, frutas, y verduras, tienen poca o nula incidencia de acné, en comparación con el índice de 78-95% entre adolescentes estadounidenses (quienes tienden a consumir muchos alimentos grasosos). Sin embargo, la diferencia en los índices también se puede atribuir a otros factores no dietéticos, incluyendo la genética.

Conclusión
Algunas personas son firmes en que ciertos alimentos empeoran su acné. Si piensa que un alimento en particular causa que aparezca un brote, deje de comerlo, a toda costa, durante un tiempo y vea lo que sucede. Sin embargo, no hay evidencia convincente de que el estadounidense promedio note una conexión entre su acné y su dieta. Así que si necesita sentirse mal por comer esa rebanada de pastel de chocolate para el postre, enfoque su culpa en su figura, no en su piel.




References:
Acne: 18 remedies for smoother skin. The Doctors Book of Home Remedies. Available at: http://www.mothernature.com/Library/bookshelf/Books/47/2.cfm . Accessed November 5, 2008.

Acne in Teens: Ways to Control It. American Academy of Family Physicians. Family Doctor.org website. Available at: http://familydoctor.org/online/famdocen/home/common/skin/disorders/001.html. Updated September 2010. Accessed November 15, 2010.

Bataille V, Snieder H, MacGregor AJ, et al. The influence of genetics and environmental factors in the pathogenesis of acne: a twin study of acne in women. J Invest Dermatol . 2002;119:1317-1322.

Cardwell G. The science of chocolate and health. Glenn Cardwell website. Available at: http://www.glenncardwell.com/articles/science_and_beauty_of_choc.pdf . Accessed June 6, 2006.

The chocolate and acne myth. The Acne Resource Center Online website. Available at: http://www.acne-resource.org/acne-articles/chocolate-myth.html . Accessed November 5, 2008.

Does diet play a role in acne? The Acne Resource Center Online website. Available at: http://www.acne-resource.org/understanding-acne/dietrole.html . Accessed November 5, 2008.

Magin P, Pond D, Smith W, et al. A systematic review of the evidence for ‘myths and misconceptions’ in acne management: diet, face-washing, and sunlight. Family Practice . 2004;22:62-70.




Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.