Cirrosis Biliar Primaria
English Version

Definición
La cirrosis biliar primaria (PBC) es una inflamación crónica de las vías biliares del hígado. La irritación y la inflamación causan una obstrucción en los ductos biliares los cuales eventualmente dañan al hígado.

Vías biliares

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Si usted sospecha que tiene PBC, debería trabajar junto con su doctor para comenzar un tratamiento lo más pronto posible. La mayoría de las personas con PBC viven una vida plena por muchos años después de ser diagnosticados. El pronóstico a largo plazo es mejor para quienes trabajan junto con los médicos a fin de desacelerar la progresión de la enfermedad y tratar los síntomas.

Causas
Se desconocen las causas exactas de la PBC. No obstante, debido a que el 95% de los pacientes tiene autoanticuerpos conocidos, como anticuerpos antimitocondriales en la sangre, los médicos creen que se trata de una enfermedad autoinmunitaria.

Factores de riesgo
Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición.

Los factores de riesgo incluyen:
  • Género: las mujeres son casi diez veces más propensas que los hombres a desarrollar PBC.
  • Antecedentes familiares: si algún familiar tiene PBC, usted corre un riesgo algo más alto de padecerla.
  • Hepatitis viral: también se ha comprobado que la hepatitis B y C son factores contribuyentes.

Si algún familiar ha sido diagnosticado con PBC, o tiene otros problemas hepáticos, o si usted tiene hepatitis B o C, consulte con el médico.

Síntomas
Si usted experimenta cualquiera de estos síntomas no asuma que se deben al PBC. Estos síntomas pueden ser causados por otras condiciones de la salud menos serias:
  • Comezón en la piel
  • Fatiga
  • Ictericia (coloración amarillenta de la piel y/o de los ojos)
  • Dolor abdominal
  • Inflamación del abdomen, especialmente en la parte baja del lado derecho
  • Problemas en la piel y las articulaciones (experimentados por algunos pacientes)

Diagnóstico
El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos, y le realizará un examen físico.

Las pruebas pueden incluir:
  • Análisis de sangre: para determinar los niveles de enzimas hepáticas en la sangre y detectar anticuerpos antimitocondriales o signos de hepatitis B o C.
  • Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (ERCP): radiografía de las vías biliares para determinar la causa y el alcance del bloqueo. Para tomar una radiografía de las vías biliares, se introduce un visor estrecho y flexible en la boca que llega hasta el estómago y el intestino delgado. Luego, se coloca una sonda delgada en el visor para inyectar material de contraste en las vías biliares de modo que queden resaltadas en la radiografía.

Para confirmar el diagnóstico, es posible que el médico indique una biopsia del hígado, en la que se extrae una muestra de tejido hepático y se analiza para determinar la gravedad del daño.

Una biopsia de hígado se realiza con un sedante suave, generalmente, como procedimiento ambulatorio. Se inserta una aguja a través de la piel y dentro del hígado, o se introduce una sonda en una vena y dentro del hígado, para obtener una muestra pequeña de tejido.

Tratamiento
Consulte con el médico acerca del mejor plan de tratamiento para usted. Aunque no se sabe de una cura para el PBC, una variedad de tratamientos puede aliviar los síntomas, desacelerar la progresión del daño hepático y reducir la posibilidad de complicaciones.

El tratamiento puede incluir:

Medicamentos
Los medicamentos pueden incluir:
  • Colestiramina (Questran) o colestipol (Colestid); para controlar la comezón
  • Ácido ursodeoxicólico (URSO 250 o Actigall): si el médico cree que puede desacelerar la progresión de la enfermedad

Complementos Vitamínicos
La mayoría de los médicos recetan suplementos vitamínicos a los pacientes con PBS o les recomiendan tomarlos, en especial vitaminas A, D, K y calcio, porque las formas naturales de estas vitaminas no se pueden absorber adecuadamente cuando hay un nivel reducido de bilis en los intestinos.

Trasplante de Hígado
Cuando el daño en el hígado es grave, se recomienda un trasplante de hígado en los pacientes con PBC.

Prevención
Para ayudar a reducir las posibilidades de padecer PBC, debe tener un buen estado de salud. En especial, debe llevar una dieta equilibrada para mantener un peso saludable y los niveles de colesterol adecuados. Usted debería evitar el consumo excesivo de alcohol para proteger las funciones de su riñón.




RESOURCES:
American Liver Foundation

National Institute of Diabetes & Digestive & Kidney Diseases

Primary Biliary Cirrhosis Organization

CANADIAN RESOURCES:
Canadian Digestive Health Foundation

Canadian Liver Foundation

References:
Biopsy of the liver. Merck Manual Second Home Edition website. Available at: www.merck.com/mmhe/sec10/ch134.ch134c.html . Accessed September 21, 2005.

Heathcote JE. Management of primary biliary cirrhosis. Hepatology . 2000;31:1005-1013. Available at: http://www3.interscience.wiley.com/cgi-bin/abstract/106596779/abstract . Accessed September 21, 2005.

Metcalf JV, Howel D, James OFW, Bhopal R. Primary biliary cirrhosis: epidemiology helping the clinician. Br Med J . 1996;312:1181-1182. Available at: http://bmj.bmjjournals.com/cgi/content/full/312/7040/1181 . Accessed September 21, 2005.

Poupon RE, Balkau B, Eschwege E, Poupon R. A multicenter, controlled trial of ursodiol for the treatment of primary biliary cirrhosis. UDCA-BPC Study Group. N Engl J Med . 1991; 324:1548-1554.

Worman MD, Howard J. What is primary biliary cirrhosis (PBC)? Columbia University Medical School Gastroenterology Lab website. Available at: http://cpmcnet.columbia.edu/dept/gi/PBC.html . Accessed September 21, 2005.

Last Reviewed noviembre 2012



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.