Los Peligros de la Grasa Abdominal Oculta
English Version


La mala noticia sobre la grasa visceral es que se puede acumular rápidamente. En un estudio de la Duke University se encontró que después de sólo ocho semanas de no hacer ejercicio, un grupo de hombres y mujeres con sobrepeso mostraron aumentos considerables de grasa visceral. La buena noticia sobre esta grasa es que la actividad física regular y moderada puede ayudar a prevenirla y la actividad física vigorosa regular puede ayudar deshacerse de ella.

¿Qué Es la Grasa Visceral?
La grasa corporal viene en dos variedades. Existe la grasa subcutánea, una capa perceptible de grasa que se aloja justo debajo de la piel y después existe la grasa visceral, la cual se encuentra por debajo de los músculos. Se considera que la grasa visceral es la variedad más preocupante debido a que se relaciona con el índice más alto de enfermedad cardiaca. Los hombres tienen la tendencia de tener más grasa visceral, mientras las mujeres portan más grasa subcutánea.

También la mayoría de las veces la grasa visceral puede pasar desapercibida debido a que no es visible a simple vista. De hecho, la única forma efectiva en que los investigadores pueden localizar la grasa visceral es por medio de imágenes por resonancia magnética (IRM) , las cuales utilizan campos magnéticos y ondas de radio para tomar una imagen del interior del abdomen. Los investigadores pueden utilizar esta imagen para calcular la cantidad de grasa visceral que tiene una persona.

¿Qué Causa la Grasa Visceral?
Su composición genética tiene entre 30% al 60% de responsabilidad de la cantidad de grasa visceral que usted tiene. Sin embargo, investigación muestra que tanto su dieta como su nivel de actividad física contribuyen a su nivel de grasa visceral. Las personas que consumen grandes cantidades de grasa saturada y las personas que realizan poca o ninguna actividad física son propensas a tener depósitos altos de grasa visceral.

A falta de hablar con un médico sobre la realización de una IRM en su abdomen, ¿cómo sabe cuánta grasa poco saludable usted tiene? Revise su cintura. Una cintura esbelta es un buen indicador de que no tiene una acumulación grande de grasa visceral. The National Institutes of Health (NIH) ha establecido los siguientes límites para identificar a las personas que están en riesgo alto de desarrollar enfermedades relacionadas con la obesidad:

GéneroCircunferencia de la CinturaMujeresMayor de 88 centímetros (35 pulgadas)HombresMayor de 102 centímetros (40 pulgadas)
Si sus medidas se encuentran por arriba de los límites, existe una buena probabilidad de que usted tenga una cantidad peligrosa de grasa visceral. Incluso si la circunferencia de su cintura no excede el valor límite, el hacer un esfuerzo para disminuir su cintura todavía puede mejorar considerablemente su salud.

Los Riesgos de Salud de la Grasa Abdominal
La grasa visceral elevada, la cual se acumula en la parte profunda del interior del abdomen para rodear órganos como el hígado y páncreas que generan insulina, puede representar ciertos peligros a la salud, especialmente en aquellas personas con un índice de masa corporal (IMC) por arriba de 30 kg/m 2 . Aunque los hombres son más propensos a estar en riesgo que las mujeres de desarrollar ciertas enfermedades, ambos deben estar conscientes de los siguientes peligros:

  • Diabetes Tipo 2: Estudios han mostrado que los adultos con grandes depósitos de grasa visceral desarrollan menor sensibilidad a la insulina (resistencia a la insulina). Puesto que estas personas no responden a los efectos de la insulina, que disminuye los niveles de azúcar en la sangre, pueden desarrollar diabetes tipo 2.
  • Cardiopatía Coronaria: La grasa visceral podría estimular la liberación de citocinas, químicos que regulan la respuesta inmunológica. Las citocinas estimulan la inflamación que afecta las arterias coronarias, lo cual contribuye al desarrollo de la aterosclerosis . También la grasa extra alrededor de la cintura podría llevar a la presión arterial alta , menores niveles de HDL (nivel de colesterol "bueno") y puede aumentar el riesgo de sufrir apoplejía .
  • Síndrome Metabólico: Se ha observado esta combinación de resistencia a la insulina, nivel elevado de colesterol e hipertensión, incluso en algunas personas con peso normal (IMC de menos de 25 kg/m 2 ) con grasa abdominal extra.
  • Apnea del Sueño: La grasa visceral elevada se ha relacionado con la incidencia de la apnea obstructiva del sueño, puesto que la grasa abdominal profunda puede restringir el movimiento del diafragma y limitar la expansión de los pulmones.
Los riesgos de salud relacionados con la grasa abdominal extra aumentan con la edad (> 45 años en los hombres >55 años en las mujeres), origen étnico (afroamericano, hispano y asiático) e historial familiar, así como también con las conductas como el consumo de cigarro y falta de actividad física. Todos estos factores se pueden alterar con modificaciones en la dieta y estilo de vida.

¿Cómo Puede Deshacerse de la Grasa Visceral?
Investigación muestra que las personas cuyas dietas contienen grasas poliinsaturadas en lugar de las grasas saturadas tienen menos grasa visceral. Las grasas poliinsaturadas se encuentran en altas concentraciones en girasol, maíz y aceites de soya así como también en el pescado. También, al hacer ejercicio con moderación (realizar actividades como caminar, nadar y jugar tenis) en la mayoría de los días de la semana ayudará a evitar que la grasa visceral se acumule. Lo que es aún mejor es que al hacer sesiones regulares de ejercicio vigoroso puede disminuir la cantidad de grasa visceral que usted ya tiene.




RESOURCES:
National Heart, Lung, and Blood Institute

National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases

CANADIAN RESOURCES:

Healthy Living Unit

Referencias:
Duke University Medical Center website. Disponible en: http://news.mc.duke.edu/news/article.php?id=6599 . Accedido el 12 de junio de 2003.

Goodpasture B, Krishnaswami S, Harris T, et al. Obesity, regional body fat distribution, and the metabolic syndrome in older men and women. Arch Intern Med .2005; 165:777-783.

Guidelines on overweight and obesity: electronic textbook. National Heart, Lung, and Blood Institute website. Disponible en: http://www.nhlbi.nih.gove/guidelines/obesity/e_txtbk/txgd/4112.htm . Accedido el 11 de octubre de 2006.

Klein S. The case of visceral fat: argument for the defense. J Clin Invest . 2004; 113:1530-1532.

National Heart, Lung, and Blood Institute website. Disponible en: http://www.nhlbi.nih.gov/guidelines/obesity/ob_gdlns.pdf . Accedido el 12 de junio de 2003.

National Institutes of Health website. Disponible en: http://odp.od.nih.gov/consensus/cons/101/101_statement.htm . Accedido el 12 de junio de 2003.

Ogretmenoglu O, Ahmet S, Omer Y, et al. Body fat composition: a predictive factor for obstructive Sleep apnea. Laryngoscope . 2005; 115:1493-1498.

The President's Council on Physical Fitness and Sports website. Disponible en: http://www.fitness.gov/activity/activity7/heredity/heredity.html . Accedido el 12 de junio de 2003.

Rendell M, Hulthen U, Tornquist C, et al. Relationship between abdominal fat compartments and glucose and lipid metabolism in early postmenopausal women. J Clin Endocrinol Metab . 2001; 86:744-749.

Ross R, Freeman J, Hudson R, et al. Abdominal obesity, muscle composition, and insulin resistance in premenopausal women. J Clin Endocrinol Metab . 2002;87: 5044-5051.

Sharma A. Mediastinal fat, insulin resistance, and hypertension. Hypertension . 2004; 44:117-118.

Sung J, DeRegis JR, Bacher AC, et al. Lower dietary polyunsaturated to saturated fat ratio is associated with visceral adiposity. Presented at: Annual Meeting of the American College of Cardiology; March 30, 2003.

Tanne D, Medalie J, Goldbourt U. Body fat distribution and long-term risk of stroke mortality. Stroke . 2005; 36:1021-1025.

Tracy RP. Is visceral adiposity the "enemy within"? Arterioscler Thromb Vasc Biol . 2001; 21:881-883.

Vgontzas A, Papanicolaou A, Bixler E, et al. Sleep apnea and daytime sleepiness and fatigue: relation to visceral obesity, insulin resistance, and hypercytokinemia. J Clin Endocrinol Metab . 2000; 85:1151-1158.

Last Reviewed June 2010



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.