Lo que debe saber sobre la salud ósea de su hijo
English Version


Los huesos son una estructura importante del cuerpo humano. Dan sostén, permiten el movimiento, protegen a los órganos, producen los glóbulos rojos y almacenan minerales. Si los cuida, podrá usarlos durante toda la vida. Si no los cuida, puede tener problemas, como la osteoporosis. Los padres deben saber qué es la osteoporosis y por qué les atañe a sus hijos. Hay medidas que puede tomar mientras son pequeños para prevenir que tengan osteoporosis cuando sean más grandes.

¿Qué es la osteoporosis?
La osteoporosis es una enfermedad que va debilitando los huesos poco a poco hasta volverlos propensos a las fracturas, a veces sin que medie lesión o tras una pequeña lesión. Los huesos más proclives a las fracturas son la cadera, la columna vertebral y las muñecas. La osteoporosis suele denominarse enfermedad silente, ya que no aparecen síntomas hasta la fractura. Por lo general, se asocia a mujeres mayores, pero cualquier persona puede padecerla.

A medida que los niños se van haciendo grandes, hay algunos hábitos y factores relacionados con el estilo de vida que inciden en el riesgo de perder más masa ósea. Estos factores comprenden el tabaquismo, la falta de actividad física y una dieta deficiente. Si bien la genética es un factor que no se puede cambiar, hay otros factores que son modificables. Es importante cuidar la salud de los huesos durante toda la vida.

¿Por qué los niños y adolescentes deben preocuparse por esta enfermedad?
La osteoporosis es una enfermedad que se manifiesta en adultos mayores, pero en la actualidad los profesionales sanitarios creen que puede originarse en la infancia. Las etapas más importantes para la formación de los huesos son la pubertad y la adolescencia, entre los nueve y dieciocho años, ya que es cuando los huesos almacenan más calcio del que pierden. Tanto en los varones como en las niñas, la mayor parte de la formación de los huesos se completa hacia los veinte años. Se cree que si durante estas etapas los niños ingieren la cantidad adecuada de calcio y hacen ejercicios usando el propio peso corporal, reducen el riesgo de tener osteoporosis más adelante.

Ingesta adecuada de calcio
Debido a que en estos años los huesos absorben más calcio que en cualquier otra etapa, el requerimiento de calcio de los niños y adolescentes es especialmente alto. Lamentablemente, en la actualidad, muchos niños no ingieren lo que necesitan. El siguiente cuadro resume las recomendaciones del Instituto de Medicina referidas a la ingesta de calcio en niños:

Edad (años) Cantidad recomendada (miligramos por día) 1 a 3 700 mg/d4 a 81.000 mg/d9-181.300 mg/d
Los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) recomiendan que los niños y los adolescentes ingieran una gran variedad de alimentos ricos en calcio. El cuadro siguiente brinda una lista de alimentos que aportan calcio y la cantidad de calcio y calorías que contienen:

AlimentoTamaño de la porción Contenido de calcio (mg/porción) Calorías (kcal/porción) Yogur natural con bajo contenido de grasa1 taza415150Tofu, preparado con calcio½ taza253100Leche descremada1 taza300100Leche con bajo contenido de grasa (1%)1 taza305120Leche de grasa reducida (2%)1 taza293140Leche entera1 taza276150Jugo de naranja fortificado con calcio85 gr (6 oz)261110Queso cheddar42 gr (1,5 oz)307115Helado1 taza168150Brócoli, cocido1 taza6240Almendras28 gr (1 oz)75165Anaranjado1 entera7260
Ingesta adecuada de vitamina D
Si bien la mayoría de la gente sabe que el calcio es fundamental para tener huesos sanos y fuertes, muchos no saben que la vitamina D también es esencial para la salud ósea. La vitamina D se obtiene de los alimentos, en especial de los lácteos fortificados con vitamina D. La exposición al sol también permite que se forme vitamina D en la piel.

El organismo almacena la vitamina D durante semanas o meses, por lo que no es necesario consumir vitamina D o tomar sol todos los días. En muchos casos, los niños y adolescentes no pasan suficiente tiempo al aire libre para conseguir la vitamina D que necesitan. Las pantallas solares, esenciales para proteger la piel de los rayos solares nocivos, pueden reducir la capacidad de la piel de producir vitamina D. Por ello, es importante que los niños y adolescentes coman alimentos fortificados con vitamina D. También hay suplementos. Para los niños mayores de un año y los adolescentes, la dosis diaria recomendada es de 600 unidades internacionales (UI).

El cuadro a continuación muestra las principales fuentes alimenticias de vitamina D:

AlimentoTamaño de la porción Contenido de vitamina D (UI) Aceite de hígado de bacalao1 cucharada sopera1360Salmón (rosado), cocido85 gramos (3 onzas)447Atún, enlatado en agua85 gr (3 oz)154Sardinas, enlatadas en aceite y escurridas 2 sardinas46Leche fortificada con vitamina D (sin grasa, reducida en grasa, entera) 1 taza115-224Leche de soja, fortificada con calcio1 taza120 Queso suizo28 gr6Yema de huevo 1 grande41
Incorporación de actividades con el propio peso corporal
Hacer actividad física utilizando el propio peso corporal ayuda a tener huesos más fuertes y sanos, ya que obliga a los huesos a trabajar en contra de la gravedad. El esfuerzo los obliga a producir más células y a fortalecerse. Si ayuda a sus hijos a encontrar actividades de este tipo que les gusten, será más probable que las practiquen con regularidad.

He aquí algunas actividades para niños y adolescentes que exigen el uso del propio peso corporal:

  • Correr
  • Saltar la soga
  • Gimnasia
  • Tenis
  • Baila
  • Taekwondo
  • Baloncesto
  • Fútbol
  • Rayuela
Mediante el aprendizaje de conductas que promueven la salud ósea en la infancia, como comer bien y mantenerse activos, los niños no solamente consiguen tener huesos fuertes mientras son pequeños, sino que incorporan hábitos que favorecerán la fortaleza y la salud de los huesos cuando sean más grandes.




RESOURCES:
National Institute of Child Health & Human Development

NIH Osteoporosis and Related Bone Diseases National Resource Center

CANADIAN RESOURCES:


References:
Calcium. EBSCO Natural and Alternative Treatments website. EBSCO Health Library website. Available at: http://www.ebscohost.com/healthLibrary. Updated August 22, 2013. Accessed February 6, 2014.

Calicium. National Institutes of Health Office of Dietary Supplements website. Available at: http://ods.od.nih.gov/factsheets/Calcium-HealthProfessional. Updated November 21, 2013. Accessed February 6, 2014.

Calcium. USDA national nutrient database for standard reference, release 25. USDA Agriculture Research Service website. Available at: https://www.ars.usda.gov/SP2UserFiles/Place/12354500/Data/SR25/nutrlist/sr25w301.pdf. Accessed February 6, 2014.

Calcium intake and supplementation. EBSCO DynaMed website. Available at: http://ebscohost.com/dynamed. Updated June 25, 2013. Accessed February 6, 2014.

The Surgeon General's report on bone health and osteoporosis: What it means to you. NIH Osteoporosis and Related Bone Diseases National Resource Center website. Available at: http://www.niams.nih.gov/Health_info/bone/SGR/surgeon_generals_report.asp. Published March 2012. Accessed February 6, 2014.

Vitamin D. EBSCO Natural and Alternative Treatments website. EBSCO Health Library website. Available at: http://www.ebscohost.com/healthLibrary. Updated August 22, 2013. Accessed February 6, 2014.

Vitamin D. National Institutes of Health Office of Dietary Supplements website. Available at: http://ods.od.nih.gov/factsheets/VitaminD-HealthProfessional. Updated June 24, 2011. Accessed February 6, 2014.

Vitamin D intake and supplementation. EBSCO DynaMed website. Available at: http://ebscohost.com/dynamed. Updated February 4, 2013. Accessed February 6, 2014.

Last Reviewed February 2014



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.