Cuadro Sintomático
English Version

Los remedios homeopáticos se eligen de acuerdo a una lista detallada de síntomas, algunas veces llamada un "cuadro sintomático." Estas listas se desarrollan a través de pruebas (más formalmente llamadas ensayos homeopáticos patogénicos). Originalmente, las pruebas eran llevadas a cabo de la siguiente manera: Las personas recibían dosis muy altas de una sustancia y se registraban todos sus síntomas. Los síntomas en común, experimentados por varias personas, se separaban del cuadro sintomático asociado con esa sustancia, y una versión homeopática del mismo material era usada para tratar ese cuadro sintomático. Más recientemente, se usan diluciones ultra altas del material, con la creencia de que producirán síntoma similares, al menos de manera temporal.

Algunos de estos cuadros sintomáticos son extremadamente detallados y muchos podrían incluir, además de síntomas físicos, detalles de la psicología y estilo de vida. De acuerdo a la teoría homeopática, entre mejor sea la similitud general entre una persona y un cuadro sintomático de algún remedio, mejor debe funcionar el remedio.

Por ejemplo, se dice que el remedio homeopático Sulfur es útil para personas que tienen labios rojos, postura encorvada y una tendencia hacia el desorden en los asuntos personales. Una pequeña selección de otras características tradicionales de este remedio incluyen hambre a medio día y una tendencia a un mayor malestar de cualquier síntoma físico que pudieran experimentar después de la exposición a aire frío o movimiento, entre las 10:00 y las 11:00 a.m.

Para ser científicamente rigurosos, las pruebas que llevan a estos cuadros sintomáticos deben ser doble ciego controladas por placebo . De otra forma, los participantes son propensos a experimentar síntomas simplemente porque así lo esperan, y los observadores también tenderán a observar el cuadro sintomático esperado. Desafortunadamente, pocas de las pruebas usadas para definir los tratamientos elegidos por los homeópatas fueron realizadas en una forma científicamente confiable. 1 Un ensayo bien diseñado encontró que cuando las pruebas se realizaron bajo condiciones rigurosas, los síntomas observados se dispersaron, en lugar de caer en algún tipo de patrón consistente. 2 Además, un ensayo doble ciego controlado por placebo, de 253 personas, intentó una prueba rigurosa de Belladona homeopática (30C), pero encontró que no había síntomas asociados de manera consistente con el uso del remedio. 3




Dantas, F, Fisher P. A systematic review of homeopathic pathogenic trials ('provings') published in the United Kingdom from 1945 to 1995. In: Ernst E, ed. Homoepathy: A Critical Appraisal . London: Butterworth Heinemann; 1998:69 - 97. Fisher P, Dantas F. Homeopathic pathogenetic trials of Acidum malicum and Acidum ascorbicum. Br Homeopath J . 2001;90:118 - 125. Brian SB, Lewith GT, Bryant T. Does ultramolecular homeoeopathy have any clinical effects? A randomized, double-blind placebo-controlled trial using the homoeopathic pathogenic trial of Belladonna C30 as a a model. 9th Annual Symposium on Complementary Health Care. 4-6 December 2002, Exeter, UK.
Last Reviewed agosto 2013



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.