Biorretroalimentación
  • Descripción General
  • ¿Para Qué es Usada la Biorretroalimentación?
  • ¿Cuál es la Evidencia Científica para la Biorretroalimentación?
  • Qué Esperar Durante una Sesión de Biorretroalimentación
  • Cómo Elegir un Médico de Biorretroalimentación
  • Cuestiones de Seguridad
  • Referencias
English Version

Descripción General
Algunas funciones en el cuerpo ocurren automáticamente, fuera del control consciente (tales como el ritmo cardiaco y la presión arterial). La biorretroalimentación es un método para hacer de estos procesos "involuntarios" algo que usted pueda hacer a voluntad.

El método básico es bastante simple. Una máquina le da a usted información directa en relación al proceso físico en cuestión (la "retroalimentación" es parte del término "biorretroalimentación"). Dada esta información, usted puede encontrar una forma de controlarlo, justo como si aprendiera a mover sus orejas si lo intenta con suficiente empeño.

Por ejemplo, su presión arterial puede ser visualizada en un pantalla. La presión sanguínea sube y baja de manera natural de vez en cuando. Cuando ésta baja, usted lo notará y se sentirá contento; cuando sube, se sentirá enojado. Gusto y disgusto actúan como una técnica de recompensa y castigo usada para entrenar animales. Cuando una rata en un laberinto es recompensada con alimento por ir en la dirección correcta y se le da una descarga eléctrica por ir en la dirección equivocada, ésta aprenderá pronto a ir en la dirección correcta. De forma similar, las partes inconscientes del sistema nervioso buscan la manera de obtener una "recompensa" en vez de recibir un "castigo." En el caso apenas descrito, esto significa reducir la presión arterial.

La pantalla de visualización proporciona la retroalimentación debido a que normalmente nosotros no podemos detectar nuestra propia presión arterial. Usando una máquina para proporcionar esa información se permite a la persona lograr un control consciente. Este proceso generalmente funciona, al menos en una extensión modesta. Después de un número de sesiones, la mayoría de las personas alcanzan un lugar donde ellas pueden bajar su presión arterial simplemente con pensar, "quiero que baje mi presión arterial." Ellas no saben cómo lo están haciendo (no saben más que los que mueven las orejas acerca de cómo han logrado eso); no obstante, ellas pueden causar el efecto deseado.

Además de medir la presión arterial y el ritmo cardiaco, existen máquinas de biorretroalimentación de uso bastante común que miden la tensión muscular, temperatura de la piel, resistencia de la piel a la electricidad y actividad de las ondas cerebrales.

¿Para Qué es Usada la Biorretroalimentación?
Probablemente el uso más común para la biorretroalimentación es para tratar el estrés y los padecimientos relacionados con el estrés, incluyendo ansiedad , insomnio , presión arterial alta , fibromialgia , dolor muscular, dolores de cabeza por migraña , y dolores de cabeza por tensión .

¿Cuál es la Evidencia Científica para la Biorretroalimentación?
Aunque muchos estudios han evaluado la biorretroalimentación, la mayoría de ellos sufren de un diseño inadecuado. 1 Sólo un forma de estudio puede probar verdaderamente que un tratamiento es efectivo: El ensayo doble ciego controlado por placebo . (Para más información acerca de por qué tales estudios son tan cruciales, vea ¿Por Qué las Terapias Complementarias Dependen de Estudios Doble Ciego? )

Sin embargo, es un tanto difícil ajustar la biorretroalimentación dentro de un diseño de estudio de este tipo. El problema principal es encontrar un placebo para el tratamiento de biorretroalimentación. En los estudios de biorretroalimentación mejor diseñados, las personas en el grupo de placebo practican la biorretroalimentación con una máquina que produce cuidadosamente información confusa. Los participantes del estudio en este grupo creen que están practicando la biorretroalimentación, pero en realidad estos no están aprendiendo ningún control consciente sobre los procesos corporales en cuestión.

Muchos estudios de biorretroalimentación no usan biorretroalimentación de placebo; estos comparan la biorretroalimentación con el no tratamiento. Los estudios de este tipo no pueden proporcionar evidencia confiable acerca de la eficacia del tratamiento. Si se aprecian sus beneficios, no hay manera de determinar si fueron causados por la biorretroalimentación o fueron causados de forma general por la atención. (La atención sola casi siempre producirá algún beneficio reportado.)

Otros ensayos usan intencionalmente terapias neutrales, tales como el uso de un diario casero. Estos son mejores que los estudios con un grupo de control sin tratamiento. Sin embargo, cuando el placebo es tan diferente en su forma en relación al tratamiento bajo estudio, algunas diferencias aparentes en el resultado podrían simplemente representar diferencias en el poder de sugestión de cada enfoque.

Aún otros estudios simplemente involucran dar a las personas biorretroalimentación y observar si éstas mejoran. Tales ensayos son casi completamente sin sentido; numerosos estudios han mostrado que tanto los participantes como los médicos del examen pensarán frecuentemente que ellos observan mejorías en las personas a quienes se les da el tratamiento, sin importar si el tratamiento hace algo por su cuenta. Por ejemplo, los estudios previos de biorretroalimentación en la rehabilitación de apoplejías que no fueron ciegos o no usaron un grupo de control reportaron éxitos maravillosos equivalentes al cliché "tire sus muletas y camine." 2 Sin embargo, cuando se realizaron los estudios doble ciego, resultó que la biorretroalimentación no proporcionó mucho más que un beneficio marginal, de haber alguno. Por esta razón, nosotros incluso no reportamos a continuación estudios no controlados.

Dadas estas advertencias, lo siguiente es un resumen de lo que la ciencia sabe acerca de los beneficios médicos de la biorretroalimentación.

Efectos Posibles de la Biorretroalimentación
De todos los padecimientos médicos por los cuales la biorretroalimentación ha sido defendida, el mejor estudiado es la hipertensión . Una revisión de la documentación encontró 23 ensayos controlados de calidad aceptable. 3 Tomados como un total, estos estudios sugieren que la biorretroalimentación puede reducir la presión arterial por aproximadamente un 5%, un progreso modesto pero útil.

En uno de los mejores de estos estudios, 30 personas con hipertensión leve recibieron 8 sesiones de biorretroalimentación real o placebo en el laboratorio, seguido por 12 sesiones en casa. 4 Después de 4 semanas, los resultados mostraron que la mediciones de presión arterial en el grupo tratado disminuyeron por un promedio de 11 mm sistólicos (el número superior en la lectura de presión arterial) comparado con sólo 4 mm de progreso en el grupo del placebo, para un progreso neto de 7 mm. Esta diferencia fue estadísticamente significativa .

En otro estudio, se encontró que esta habilidad era fomentada por la biorretroalimentación real pero, como es lógico, fue suprimida con el tiempo por la biorretroalimentación falsa. 6

La evidencia es menos positiva para algunos otros padecimientos. El equilibrio de la evidencia sugiere que la biorretroalimentación no es efectiva para el asma7 o los problemas de defecación en niños y adultos, 8,9 y que ésta no es más que marginalmente efectiva para la enfermedad de Raynaud . 10,11

La biorretroalimentación también ha sido estudiada para otros numerosos padecimientos médicos. Al menos un estudio controlado apoya el uso de la biorretroalimentación para cada uno de lo siguiente: ansiedad , 12 dolor crónico de la espalda baja, 13 incontinencia femenina por estrés, 14insomnio , 5 dolores de cabeza (incluyendo migraña y dolores de cabeza por tensión ), 15–17 y, posiblemente, rehabilitación de apoplejías . 18–20 Note que la evidencia de beneficios con la biorretroalimentación no es definitiva para alguno de estos padecimientos y en algunos casos también hay estudios con resultados negativos.

¿Qué Esperar Durante una Sesión de Biorretroalimentación?
Como se describió anteriormente, el entrenamiento con biorretroalimentación involucra el uso de una máquina que transmite información acerca del aspecto del cuerpo que usted desea controlar. En etapas tempranas, el truco es encontrar los "músculos" necesarios para producir el efecto deseado. Típicamente, un profesional de la biorretroalimentación le enseñará una serie de visualizaciones y otros ejercicios mentales con la esperanza de que esto le faciltará el proceso. Por ejemplo, si usted tiene presión arterial alta, se le pueden pedir que imagine los vasos sanguíneos en su cuerpo abriéndose y dilatándose. (No está precisamente claro que tales métodos funcionen, pero al menos estos le dan algo que hacer conscientemente mientras su cerebro resuelve el problema.)

La habilidad en la biorretroalimentación proviene de adaptarse y empieza y crece con la práctica. Las sesiones iniciales son hechas con un profesional, pero una vez que sus habilidades empiezan a desarrollarse se le pedirá que continúe trabajando con su máquina de biorretroalimentación en casa. De forma ordinaria, se requieren varias sesiones de entrenamiento y semanas de práctica diaria en casa para lograr el efecto deseado.

Cómo Elegir un Profesional en Biorretroalimentación
Como con todas las terapias médicas, es mejor elegir un profesional con licencia en estados donde la licencia para biorretroalimentación esté disponible. Donde no esté disponible la licencia, busque una referencia de un médico calificado y reconocido.

Cuestiones de Seguridad
No existen riesgos de seguridad conocidos con la biorretroalimentación.




Referencias Yucha CB. Problems inherent in assessing biofeedback efficacy studies. Appl Psychophysiol Biofeedback. 2002;27:99 - 106. Glanz M, Klawansky S, Chalmers T. Biofeedback therapy in stroke rehabilitation: a review. J R Soc Med. 1997;90:33 - 39. Yucha CB, Clark L, Smith M, et al. The effect of biofeedback in hypertension. Appl Nurs Res. 2001;14:29 - 35. Henderson RJ, Hart MG, Lal SK, et al. The effect of home training with direct blood pressure biofeedback of hypertensives: a placebo-controlled study. J Hypertens. 1998;16:771 - 778. Morin CM, Hauri PJ, Espie CA, et al. Nonpharmacologic treatment of chronic insomnia. Sleep. 1999;22:1134 - 1156. Henderson RJ, Hart MG, Lal SK, et al. The effect of home training with direct blood pressure biofeedback of hypertensives: a placebo-controlled study. J Hypertens. 1998;16:771 - 778. Huntley A, White AR, Ernst E. Relaxation therapies for asthma: a systematic review. Thorax, 2002;57:127 - 131. Coulter ID, Favreau JT, Hardy ML, et al. Biofeedback interventions for gastrointestinal conditions: a systematic review. Altern Ther Health Med. 2002;8:76 - 83. Loening-Baucke V. Biofeedback training in children with functional constipation. A critical review. Dig Dis Sci. 1996;41:65 - 71. Raynaud's Treatment Study Investigators. Comparison of sustained-release nifedipine and temperature biofeedback for treatment of primary Raynaud's phenomenon. Results from a randomized clinical trial with 1-year follow-up. Arch Intern Med. 2000;160:1101 - 1108. Freedman RR, Ianni P, Wenig P. Behavioral treatment of Raynaud's phenomenon in scleroderma. J Behav Med. 1984;7:343 - 353. Moore NC. A review of EEG biofeedback treatment of anxiety disorders. Clin Electroencephalogr. 2000;31:1 - 6. Nielson WR, Weir R. Biopsychosocial approaches to the treatment of chronic pain. Clin J Pain. 2001 Dec;17(4 Suppl):S114 - S127. Weatherall M. Biofeedback or pelvic floor muscle exercises for female genuine stress incontinence: a meta-analysis of trials identified in a systematic review. BJU Int. 1999;83:1015 - 1016. Lake AE 3rd. Behavioral and nonpharmacologic treatments of headache. Med Clin North Am. 2001;85:1055 - 1075. Duckro PN, Cantwell-Simmons E. A review of studies evaluating biofeedback and relaxation training in the management of pediatric headache. Headache. 1989;29:428 - 433. Hermann C, Blanchard EB. Biofeedback in the treatment of headache and other childhood pain. Appl Psychophysiol Biofeedback. 2002;27:143 - 162. Wolf SL. Electromyographic biofeedback applications to stroke patients. A critical review. Phys Ther. 1983;63:1448 - 1459. de Pedro-Cuesta J, Widen-Holmqvist L, Bach-y-Rita P. Evaluation of stroke rehabilitation by randomized controlled studies: a review. Acta Neurol Scand. 1992;86:433 - 439. Glanz M, Klawansky S, Chalmers T. Biofeedback therapy in stroke rehabilitation: a review. J R Soc Med. 1997;90:33 - 39.
Last Reviewed septiembre 2014



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.