Quimioterapia para Mieloma Múltiple
English Version

La quimioterapia para cáncer es el uso de medicamentos para matar células cancerosas. A diferencia de la radiación y la cirugía, que son tratamientos localizados, la quimioterapia es un tratamiento sistémico, lo cual significa que los medicamentos viajan por todo el cuerpo. Esto quiere decir que la quimioterapia puede llegar a las células cancerosas que se pudieron haber propagado, o sufrido metástasis, a otras áreas. Debido a que el mieloma es una enfermedad sistémica desde el inicio, la quimioterapia es un pilar principal en su tratamiento.

Actualmente, no hay cura para el mieloma, así que el tratamiento está diseñado para prolongar la vida al reducir los efectos del mieloma en las funciones corporales y reducir el malestar a causa de la enfermedad. Por lo general, la quimioterapia se administra después que se desarrollan síntomas o complicaciones debido a que no ha habido evidencia de que el tratamiento temprano altere el curso de la enfermedad. Generalmente, los medicamentos quimioterapéuticos se usan en combinación y se administran en ciclos. Los medicamentos se pueden administrar por vía intravenosa (IV) o por vía oral. Los medicamentos administrados por vía IV se pueden administrar en el consultorio del médico o en el hospital. Los medicamentos orales se pueden tomar en casa.

La quimioterapia se administra hasta que la proteína anormal similar a anticuerpo producida por el melanoma disminuya y alcance una meseta. Es poco común una remisión completa (una pérdida total de la proteína anormal o destrucción total, al menos por un tiempo, de las células que conforman el mieloma).

El tipo de quimioterapia recomendada con frecuencia depende de la cantidad de tumor presente en su cuerpo y su función renal.

Medicamentos Quimioterapéuticos Usados para el Mieloma Múltiple
  • Ciclofosfamida (Citoxan)
  • Dexametasona (Decadron), se puede usar sola
  • Doxorubicina (Adriamicina)
  • Melfalan (Alkeran)
  • Prednisona
  • Vincristina (Oncovin)
Combinaciones Quimioterapéuticas:
MP
  • Melfalan (Alkeran)
  • Prednisona

Tomada por vía oral diariamente durante cuatro días cada cuatro a seis semanas, por lo general durante un año.

VAD
  • Vincristina (Oncovin), administrada por vía IV
  • Doxorubicina (Adriamicina), administrada por vía IV, infusión continua
  • Dexametasona (Decadron), tomada oralmente

Esta combinación empieza a actuar más rápido que MP. Se administra durante cuatro días comenzando los días 1, 9, y 17 de cada mes.

Efectividad
Del cincuenta al sesenta porciento de pacientes que reciben cualquier régimen reducen a la mitad la cantidad de proteínas anormales en su sangre, pero menos de uno de cada veinte tiene una remisión completa. Por lo general, el mieloma múltiple reaparece dentro de uno o dos años después de terminar la quimioterapia. En este momento, el médico generalmente recomendará tratar el otro régimen de quimioterapia; típicamente MP se administra primero, y VAD se administra cuando la enfermedad regresa.

Efectos Secundarios y Posibles Complicaciones
Melfalan podría incrementar su riesgo de desarrollar leucemia (cáncer de las otras células formadoras de sangre, por lo general los glóbulos blancos, pero algunas veces los glóbulos rojos) o mielodisplasia (una condición precancerosa de las células sanguíneas, la cual a menudo conlleva a leucemia). Si a usted le han administrado melfalan, será monitoreado cuidadosamente por su médico para detectar señales de estas condiciones.




Referencias:
National Cancer Institute website. Disponible en: http://www.cancer.gov/.

Nissen D. Mosby's Drug Consult. St. Louis, MO:Mosby, Inc; 2002.

Rakel R. Bope E, ed. Conn's Current Therapy 2002. 54th ed. St. Louis, MO: WB Saunders Company; 2002: 439-443.

Last Reviewed noviembre 2012



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.