Reduciendo Su Riesgo de Síndrome Mielodisplásico (MDS)
English Version

En este momento no hay indicaciones específicas para reducir su riesgo de MDS. Se desconoce la causa de MDS y la mayoría de los factores de riesgo identificados están más allá de su control. El único factor de riesgo que puede controlar hasta cierto punto es su exposición a químicos industriales.

Exposiciones Industriales
Si usted está expuesto a algún químico por periodos prolongados de tiempo, revise con Poison Control Center (en el directorio telefónico o en http://www.aapcc.org/ ) para determinar los riesgos asociados con esta exposición. Si su exposición es en el trabajo, puede haber información o ayuda disponible mediante su patrón. Las toxinas que se sospecha que causan MDS son los petroquímicos, benceno, y caucho.

Síndromes Congénitos
El síndrome de Down , anemia de Fanconi, o enfermedad von Recklinghausen incrementarán su riesgo de MDS. Si usted tiene una de estas condiciones, debería ser monitoreado regularmente por su médico para detectar señales de MDS.

Tratamientos Médicos
La radioterapia y quimioterapia, usadas casi exclusivamente para tratar el cáncer, pueden incrementar su riesgo de MDS muy ligeramente. Si usted ha recibido cualquiera de estos dos tratamientos, consulte a su médico para realizarse revisiones regularmente.




Referencias:
American Association of Poison Control Centers website. Disponible en: http://www.aapcc.org.

Castro-Malaspina H, O'Reilly RJ. Aplastic anemia and the myelodysplastic syndromes. In: Harrison's Principles of Internal Medicine. 14th ed. McGraw-Hill; 1998.

Silverman LR. Myelodysplastic syndrome. In: Cancer Medicine. American Cancer Society website. Disponible en: http://www.nci.nih.gov/cancer_information/. Accedido noviembre 30, 2002.

Last Reviewed marzo 2013



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.