El Anillo Vaginal: Una Alternativa para las Pastillas de Control Natal
English Version


En octubre de 2001, la Food and Drug Administration (FDA) aprobó el anillo vaginal para su uso como un método anticonceptivo, poniendo su uso a disposición para mujeres en los Estados Unidos. El anillo vaginal es un anillo delgado, incoloro y flexible que se introduce en la vagina durante tres semanas y después se retira durante una semana mientras la mujer tiene su periodo. Se liberan continuamente dosis bajas de estrógeno y progestina del anillo, el cual se reemplaza mensualmente. Como sucede con las pastillas de control de natalidad, el anillo vaginal es 98% a 99% efectivo para prevenir el embarazo, sin embargo su efectividad disminuye si se utiliza inapropiadamente.

Las Ventajas
Las ventajas del anillo incluyen:
  • Sólo necesita reemplazarse una vez al mes
  • Es fácil de insertar y retirar
  • No requiere una visita con el doctor para ponérselo o quitárselo
  • No interrumpe la actividad sexual
  • No causa manchado entre periodos o sangrado irregular debido a las dosis bajas y estables de hormonas

Las Desventajas
Las desventajas del anillo incluyen:
  • No protege contra las infecciones de transmisión sexual, incluyendo VIH/SIDA
  • Requiere una receta
  • Tiene efectos secundarios similares a la pastilla de control de natalidad incluyendo:
    • Infecciones vaginales e irritación
    • Aumento de peso
    • Dolores de cabeza
    • Secreción
    • Náusea
    • Aumento en el riesgo de padecer efectos secundarios cardiovasculares severos en mujeres que fuman

Precauciones
Ciertos medicamentos, tales como antibióticos, medicamentos anticonvulsivos, medicamentos para la tuberculosis (TB) y medicamentos para la migraña pueden afectar la efectividad del anillo vaginal. También la hierba de San Juan puede interferir con la efectividad de este anillo. Hable con su doctor sobre todos los medicamentos y suplementos que usted esté tomando.

Si ocurre cualquiera de los siguientes síntomas mientras usted está usando el anillo vaginal, póngase en contacto con su doctor inmediatamente:
  • Dolor abdominal o dolores de cabeza severos
  • Dolor en el pecho o falta de aliento
  • Visión borrosa
  • Dolor o entumecimiento severo en la pierna o brazo

No utilice el anillo vaginal si usted podría estar embarazada o amamantando. Tampoco se recomienda para mujeres con las siguientes preocupaciones de salud:

Otras Cosas que Usted Debe Saber sobre los Anillos Vaginales
Almacenamiento:

El anillo se debe almacenar a una temperatura ambiente (no más de 77 grados Fahrenheit) y alejar de la exposición directa a la luz solar.

Retirándose el Anillo:

Si el anillo se sale de la vagina, simplemente lávelo con agua fría a tibia (no caliente) y vuelva a ponérselo. El anillo se puede retirar durante las relaciones sexuales, siempre que no esté afuera durante más de tres horas, en cuyo caso se debe utilizar un método de control de natalidad de respaldo durante siete días.

Costo:

El anillo cuesta aproximadamente $35 a $40 en la farmacia.

Cambiando de Otros Métodos de Control de Natalidad:

Usted puede cambiar directamente de un anillo vaginal a otros métodos hormonales de control de natalidad. Hable con su doctor para obtener detalles al respecto.




Fuentes Adicionales:
National Women's Health Information Center

US Food and Drug Administration

FUENTES DE INFORMACIÓN CANADIENSES:
The Canadian Women's Health Network

The Society of Obstetricians and Gynaecologists of Canada

Referencias:
American College of Obstetricians and Gynecologists. Disponible en: http://www.acog.org

Planned Parenthood. Disponible en: http://www.plannedparenthood.org/

Last Reviewed May 2010



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.