Un Grito de Ayuda: Cómo Reconocer el Abuso a Personas de la Tercera Edad
English Version


June, de ochenta y dos años de edad, perdió a su esposo hace algunos años. A raíz de problemas de salud, ella se mudó con su hija de 53 años de edad, Terry. Esto ha sido difícil para toda la familia. La tensión aumenta conforme Terry cuida a su madre. Terry también está lidiando con un hijo adolescente que está teniendo problemas en la escuela, y un esposo que está en peligro de ser despedido. Varias veces, Terry se ha encontrado gritándole a su madre y acusándola de arruinar la vida de la familia. En un arranque de ira, ella le dio una bofetada a June. June se siente aterrada, sola, atrapada y despreciable.

De acuerdo con the American Psychological Association, cada año un estimado de 2.1 millones de estadounidenses de edad avanzada son víctimas de abuso físico, psicológico u otras formas de abuso y negligencia por parte de sus familiares, cuidadores u otras personas. El abuso a personas de la tercera edad y la negligencia con frecuencia están escondidos; por cada caso reportado, tantos como cinco casos podrían no haber sido reportados.

Las víctimas de abuso a personas de la tercera edad con frecuencia son frágiles y vulnerables y no pueden defenderse. Muchas dependen de otras personas para cubrir sus necesidades más básicas. Investigación sugiere que las personas de edad avanzada, quienes han sufrido abuso, tienden a morir antes que quienes no han sufrido abuso, incluso sin problemas de salud serios.

Señales de Abuso
De acuerdo con the US Department of Health and Human Services, el abuso a personas de la tercera edad podría involucrar uno o más de lo siguiente:

Abuso Físico
El abuso físico es la provocación intencional de daño físico que ocasiona dolor, lesión o restricción. Señales podrían incluir:
  • Moretones, marcas o verdugones alrededor de los brazos, cuello, muñecas y/o tobillos
  • Quemaduras, con frecuencia en las palmas de las manos, plantas de los pies y glúteos
  • Torceduras y dislocaciones
  • Lesiones frecuentes sin explicación
  • Minimizar la importancia de lesiones o negarse a discutirlas
  • Negarse a acudir al mismo departamento de emergencias para tratar lesiones repetidas

Es importante señalar que estos síntomas también podrían ocurrir como resultado de condiciones de salud o medicamentos. Si aparecen síntomas, éstos deberían ser investigados para determinar la causa.

Abuso Psicológico
El abuso psicológico es la provocación de sufrimiento mental o emocional, como humillación, intimidación o amenazas. Señales podrían incluir:
  • Falta de comunicación o respuesta
  • Temor o desconfianza poco razonables
  • No querer socializar
  • Problemas de salud físicos o psiquiátricos crónicos
  • Evasión

Abuso Sexual
El abuso sexual es la provocación de contacto sexual de cualquier tipo sin consentimiento. Señales podrían incluir:
  • Sangrado inexplicable de la vagina o ano
  • Ropa interior que está desgarrada o ensangrentada
  • Moretones en los senos
  • Enfermedades de transmisión sexual
  • Infecciones vaginales

Explotación Económica o Material
La explotación económica o material involucra el uso inapropiado de los recursos de una persona de edad avanzada, sin su consentimiento, para el beneficio de alguien más. Señales podrían incluir:
  • Circunstancias de la vida que no concuerdan con el tamaño del patrimonio de una persona mayor
  • Grandes retiros de cuentas bancarias
  • Cambiar de cuentas bancarias
  • Actividad inusual en cajeros automáticos
  • Firmas en cheques que no concuerdan con la firma de la persona mayor

Negligencia
La negligencia es la falla de un cuidador para proporcionar productos o servicios necesarios para evitar daño físico, sufrimiento mental o enfermedad mental. La negligencia podría involucrar abandono o negación de alimentos o servicios relacionados con la salud. Señales de negligencia podrían incluir:
  • Ojos hundidos
  • Pérdida de peso
  • Sed extrema
  • Úlceras por presión
  • Suciedad u olor excesivos en el cuerpo o ropa
  • Gafas, auxiliares auditivos, dentaduras postizas y aparatos para caminar en malas condiciones o falta de ellos
  • Ropa inadecuada

Factores Comunes en Abuso y Negligencia a Personas de la Tercera Edad
De acuerdo con the National Center on Elder Abuse, la mayoría de los casos de abuso y negligencia a personas de edad avanzada ocurren en el hogar. Los victimarios con frecuencia son familiares u otros miembros del hogar o cuidadores asalariados.

Aunque existen casos extremos de abuso a personas de edad avanzada, la mayor parte del abuso a estas personas es sutil. No siempre es fácil notar la diferencia entre el estrés normal y el abuso.

Factores comunes en la raíz del abuso a personas de edad avanzada incluyen una situación de cuidado estresante, problemas económicos, problemas familiares, un historial del cuidador de violencia familiar o problemas personales y aislamiento de la persona de edad avanzada.

Qué Puede Hacer Sobre el Abuso y Negligencia a Personas de Edad Avanzada
El abuso y negligencia a personas de edad avanzada se puede prevenir. Estos son algunos consejos por parte de American Psychological Association:

Si usted sospecha que una persona de edad avanzada está sufriendo abuso o negligencia:
  • No se preocupe por entrometerse en los asuntos de alguien más. Usted podría estar salvando una vida.
  • Contacte a la agencia de servicios protectores de adultos de su estado u otros servicios que investiguen acusaciones de abuso y negligencia a personas de la tercera edad.
  • No enfrente a las personas que cometen el abuso, a menos que tenga el permiso de la víctima y pueda trasladarlo a un lugar seguro inmediatamente.
Si usted siente que está sufriendo abuso o negligencia:
  • Siempre tenga en mente su seguridad personal.
  • Si puede encontrar a alguien que pueda retirarlo de la situación o encontrar ayuda para la persona que comete el abuso (como su médico, un amigo confiable o un miembro del clero), hágalo inmediatamente.
  • Dígale a su médico acerca del abuso.
  • Si usted puede conseguir un teléfono, llame a los servicios protectores o a un amigo que pueda ayudarle a centrar seguridad.
Si usted ha sido ofensivo o está en peligro de cometer abuso de una persona de edad avanzada:
  • Encuentre formas para aliviar el estrés de tener la responsabilidad total del cuidado de la persona de edad avanzada. Investigue acerca del cuidado de reposo y programas de cuidado en asilos en su localidad.
  • Usted puede encontrar nuevas formas para relacionarse que no sean abusivas. Hable con alguien que pueda ayudarle, como su médico, un amigo confiable, miembro de la familia o terapeuta.
  • Encuentre un grupo de apoyo o ayuda propia, especialmente si usted tiene problemas de abuso de sustancias .
  • Si usted no puede pagar terapia privada, contacte al departamento de servicios de salud mental de su ciudad o estado.
  • Sea honesto sobre su conducta abusiva.
Existen opciones disponibles para Terry. Ella puede hablar con su médico o contactar a la agencia de servicios protectores de su localidad para pedir ayuda. Con menos presión, se espera que ella disfrute la sabiduría y comodidad que una familia multi-generacional puede tener.




Fuentes Adicionales:

US Administration on Aging

FUENTES ADICIONALES CANADIENSES:
Canadian Network for the Prevention of Elder Abuse

Ontario Network for the Prevention of Elder Abuse

Referencias:
Elder abuse and neglect: in search of solutions. American Psychological Association website. Disponible en: http://www.apa.org/pi/aging/eldabuse.html . Accedido junio 16, 2008.

Elder rights and resources: elder abuse. US Administration on Aging website. Disponible en: http://www.aoa.gov . Updated June 2008. Accedido junio 16, 2008.

Major types of elder abuse. National Center on Elder Abuse website. Disponible en: http://www.ncea.aoa.gov/NCEAroot/Main_Site/FAQ/Basics/Types_Of_Abuse.aspx . Updated November 2007. Accedidio junio 16, 2008.

Last Reviewed Mayo 2008



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.