Lidiando con la Pérdida de Cabello a Causa de Quimioterapia
English Version


La caída de cabello ( alopecia ) es un efecto secundario común de la quimioterapia . Pero no todos los medicamentos causan caída de cabello. Su médico puede decirle si puede ocurrir caída de cabello con el medicamento o medicamentos que esté tomando. El cabello podría volverse más delgado o caerse por completo. La caída de cabello puede ocurrir en todas las partes del cuerpo, incluyendo la cabeza, rostro, brazos y piernas, axilas y área púbica.

Por lo general, el cabello crece nuevamente después que terminen los tratamientos. Algunas personas incluso empiezan a recuperar su cabello mientras aún están recibiendo tratamientos. Algunas veces, el cabello podría crecer en un color o textura diferente.

La caída de cabello no siempre sucede de inmediato. Ésta podía comenzar varias semanas después del primer tratamiento. Muchas personas dicen que su cabeza se vuelve sensible antes de perder cabello. El cabello podría caerse gradualmente o en grandes cantidades. Cualquier cabello que aún esté creciendo podría volverse seco y débil.

Cuidando Su Cuero Cabelludo y Cabello
Estos son algunos consejos para cuidar su cuero cabelludo y cabello durante la quimioterapia:
  • Use un shampoo neutro.
  • Use un cepillo suave para el cabello.
  • Use un nivel bajo de calor cuando seque su cabello.
  • Utilice el cabello corto. Un estilo más corto hará que su cabello se vea más grueso y con más volumen. También hará que la caída de cabello sea más fácil de controlar si es que ocurre.
  • Use un protector solar, bloqueador solar, sombrero, o bufanda para proteger su cuero cabelludo del sol si usted pierde cabello de la cabeza.
  • Evite el uso de tubos para acomodar su cabello.
  • Evite teñir, hacerse permanente o relajar su cabello.

Algunas personas que pierden toda o la mayoría de su cabellera eligen usar turbantes, bufandas, gorras, pelucas o peluquines. Otras personas dejan sus cabezas al descubierto. Incluso otras personas alternan, dependiendo si están en público o en casa con amigos y familiares. No hay elecciones "correctas" o "incorrectas;" haga lo que se sienta cómodo para usted.

Si usted elige cubrir su cabeza:
  • Consiga su peluca o peluquín antes de perder mucho cabello. De esa manera, usted puede igualar su estilo y color actuales. Usted podría comprar una peluca o peluquín en un almacén especial para pacientes con cáncer. Algunas personas podrían ir a su casa para ayudarle. Usted también puede comprar una peluca o peluquín por medio de catálogo o por teléfono.
  • También podría considerar pedir prestada una peluca o peluquín, en lugar de comprar uno. Consulte con la enfermera o al departamento de trabajo social en su hospital acerca de los recursos para obtener pelucas gratuitas en su localidad.
  • Lleve su peluca con el estilista o al almacén donde los compró para que les den estilo y les hagan un corte que se acomode con su rostro.
  • Algunas pólizas de seguro de salud cubren el costo de una peluca necesitada debido a tratamiento para el cáncer. Éste también es un gasto deducible de impuestos. Asegúrese de revisar su póliza y pedir a su médico una "prescripción."

Perder el cabello de su cabeza, rostro o cuerpo puede ser difícil de aceptar. Es común sentirse enojado o deprimido y está perfectamente bien hacerlo. Al mismo tiempo, tenga en mente que es un efecto secundario temporal. Puede ser útil hablar acerca de sus sentimientos. Si es posible, comparta sus pensamientos con alguien que haya tenido una experiencia similar.




Fuentes Adicionales:
American Cancer Society

National Cancer Institute

FUENTES ADICIONALES CANADIENSES:

Canadian Cancer Society

Referencias:
National Cancer Institute. Disponible en: http://www.cancer.gov/.

Last Reviewed Mayo 2008



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.