Alimentándose Bien Cuando Viaja en Avión
English Version


Alimentarse bien cuando viaja puede ser todo un reto, especialmente cuando se encierra en la cabina de un avión o en el interior de una terminal durante varias horas. Pero con un poco de planeación, usted puede tener comidas y refrigerios saludables durante su viaje.

En estos días, a menos que vuele por zonas de múltiples horarios, probablemente no se le ha servido otra cosa más que una bolsa pequeña de refrigerios salados. No existe motivo para rechazar estas golosinas, sólo asegúrese de tener una vaso de agua o jugo con ellas. El viaje en avión puede aumentar su riesgo de padecer deshidratación, así que asegúrese de tener líquidos tan frecuentemente como sea posible. Las bebidas alcohólicas o las bebidas con cafeína en ellos pueden contribuir a la deshidratación.

A continuación se presentan algunos consejos para alimentarse bien mientras viaja en avión:

Ordene una comida especial (vegetariana o kosher) : Puesto que muy pocas veces se preparan este tipo de comidas, tienden a ser un poco mejores en calidad. Y con la opción vegetariana, usted obtiene más frutas y verduras que si optara por el ofrecimiento estándar.

Así como empaca para viajar, empaque algo para comer : Unas cuantas bolsas desechables o pequeños recipientes de plástico herméticos con refrigerios saludables pueden ser la salvación cuando esté en algún lugar sobre Kansas sin algún servicio de alimentación a la vista. Los alimentos que son fáciles de empacar incluyen:
  • Tiras de zanahoria
  • Uvas
  • Rosetas de maíz preparadas en el avión
  • Galletas saladas Graham
  • Barras de granola
  • Pasas y otras frutas secas
  • Agua embotellada o jugo de frutas (en botellas de plástico)
  • Una mezcla de refrigerio de frutas secas, cereal (tales como Chex o Cheerios) y nueces
  • Galletas saladas con mantequilla de cacahuate

Dé un paseo por la terminal : Probablemente tendrá mucho tiempo libre en la entrada, así que dé un paseo por la terminal y observe qué alimentos están disponibles. Actualmente, los aeropuertos albergan una variedad de restaurantes y vendedores de alimentos desde cadenas bien conocidas hasta los quioscos de periódicos que también venden refrigerios. Ahí, puede abastecerse de alimentos no perecederos para llevar consigo o tener un refrigerio para llevarlo hasta su destino. Dependiendo de qué tan hambriento esté, busque algunas de estas opciones más saludables:
  • Yogur congelado bajo en grasa cubierto con fruta
  • Pretzels grandes, sencillos o con mostaza
  • Sándwich de pechuga de pollo a la parrilla
  • Sándwich de rollito de verduras
  • Rebanada de pizza de verduras
  • Ensalada de verduras y pan
  • Sopa de verduras con panecillos
  • Ensalada de fruta fresca
  • Papa horneada cubierta con salsa
  • Pasta con verduras y salsa con tomate

En Todo el Mundo
Cuando viaje internacionalmente, existen unos cuantos factores que pueden dificultar alimentarse saludablemente. Por ejemplo, podría enfrentarse con alimentos que no reconozca o que contengan ingredientes desconocidos. Estudie los alimentos de su destino antes de irse de viaje. En ciertos países, también existe la preocupación sobre la seguridad del agua; necesitará evitar todos los productos agrícolas frescos así como también agua de la llave y las bebidas con cubitos de hielo. En estos casos, podría querer llevar consigo sus propios refrigerios. Sin embargo, tenga en mente que los agentes de las aduanas podrían no permitirle llevar alimentos a un nuevo país. Pregunte e intente averiguar estos detalles antes de que vuele por los cielos.




Fuentes Adicionales:
American Dietetic Association

The Nutrition Source
Harvard School of Public Health

FUENTES DE INFORMACIÓN CANADIENSES:
Dietitians of Canada


Last Reviewed Junio 2008



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.