Helenio
  • ¿Para Qué Se Usa la Énula Hoy en Día?
  • Dosis
  • Cuestiones de Seguridad
  • Referencias
English Version

El nombre latino del helenio proviene de Helena de Troya, quien se supone tuvo que llevar el helenio con ella mientras era secuestrada de Esparta. Reverenciada por los antiguos griegos y romanos, esta hierba fue recomendada para tratar tan diversos problemas como la indigestión, la melancolía, la ciática, la bronquitis y el asma.

¿Para Qué es Usado el Helenio Hoy en Día?
Algunos herbolarios modernos consideran el helenio como un tratamiento a largo plazo para enfermedades tales como el asma y la bronquitis, especialmente cuando la mucosa excesiva es una característica notable. Sin embargo, no existe evidencia real de que ésta sea efectiva para este propósito.

El helenio algunas veces es recomendado como un suplemento diario para mejorar la indigestión general.

Uno de los constituyentes del helenio es la alantolactona, ha sido usada en forma concentrada como un tratamiento para los parásitos intestinales, 1 pero no está claro si la hierba completa es particularmente efectiva para este propósito.

Dosis
Un dosis típica de raíz de helenio es de 1.5 a 4 gramos 3 veces al día, ya sea en cápsulas o hervida en agua como un té.

Cuestiones de Seguridad
Los únicos efectos adversos reportados del helenio son reacciones alérgicas ocasionales. Sin embargo, la seguridad en los niños pequeños, mujeres embarazadas o lactando, en aquellos con enfermedad severa hepática o renal no ha sido establecida.




Referencias Newall C, Anderson LA, Phillipson JD. Herbal Medicines: A Guide for Health-Care Professionals . London, England: Pharmaceutical Press; 1996:106.
Last Reviewed septiembre 2014



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.