Condiciones En Profundidad: Enfermedad de Alzheimer
English Version

La enfermedad de Alzheimer es una condición crónica, lentamente progresiva, de inicio gradual, e irreversible que destruye células nerviosas cerebrales y otras estructuras en el sistema nervioso central. Las personas con enfermedad de Alzheimer desarrollan demencia lentamente; una pérdida de la memoria y habilidades intelectuales y sociales que provoca confusión, desorientación, y la incapacidad de pensar, razonar, y entender. La reducción en la cognición y memoria provoca que las actividades diarias se realicen con bastante dificultad.

Las personas con enfermedad de Alzheimer (y otras demencias) pueden tener síntomas que cambian considerablemente de un día a otro, por lo general empeorando, pero en ocasiones pareciendo mejorar. Sin embargo, las personas con enfermedad de Alzheimer empeoran con el paso del tiempo, especialmente con respecto a la pérdida de memoria (el cual es el síntoma inicial más común).

Síntomas comunes incluyen dificultad con la memoria a corto plazo, olvidar eventos y conversaciones recientes, orientación dañada, colocar las cosas en el sitio equivocado, tener juicio y entendimiento deficientes, perder el interés en pasatiempos, dificultad para cocinar, vestirse, ir de compras, hacer las finanzas, tener cambios en el comportamiento y estado de ánimo, depresión, ansiedad, e irritabilidad.

Los científicos saben que la enfermedad de Alzheimer es causada por el daño a las células nerviosas cerebrales, así como una pérdida de ciertos químicos que facilitan la comunicación entre las células nerviosas. Lo que aún no se entiende claramente es porqué ocurre este daño.

Áreas del Cerebro Afectadas por la Enfermedad de Alzheimer

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Las autopsias cerebrales de pacientes con enfermedad de Alzheimer muestran dos anormalidades cerebrales características:

Marañas Neurofibrilares (fibras de células nerviosas torcidas) - Éstas se encuentran dentro de células nerviosas en el hipocampo y los lóbulos temporal y frontal del cerebro. Un tipo de proteína llamada tau se encuentra dentro de estas marañas.

Placas Neuríticas - Ubicadas fuera de las células nerviosas, las placas están rodeadas por neuronas (células nerviosas) moribundas y contienen una proteína viscosa llamada beta amiloide. Se cree que el beta amiloide podría causar estrechamiento de los vasos sanguíneos en el cerebro, lo cual a su vez interrumpe el suministro de sangre y mata células nerviosas. La presencia de las placas neuríticas parece estar relacionada con la reducción de un químico importante llamado acetilcolina. La acetilcolina ayuda a las neuronas a transmitir mensajes en el cerebro y es esencial para la memoria y el aprendizaje.

Se ha estimado que más de 4 millones de estadounidenses tienen enfermedad de Alzheimer y se estima que los costos totales de cuidado de la salud son mayores a $100 billones solamente en los Estados Unidos. Se espera que el número de pacientes con enfermedad de Alzheimer se triplique durante los próximos 20 años a medida que la generación de personas nacidas después de la segunda guerra mundial envejezca, con un aumento asociado en la carga económica. En la mayoría de los casos, la enfermedad de Alzheimer se desarrolla en personas mayores de 65 años de edad. Sin embargo, existe una rara forma de inicio temprano de la enfermedad que podría atacar a personas tan jóvenes como de 30 años. Casi todas las personas que tienen síndrome de Down desarrollan enfermedad de Alzheimer si viven para sus cuarenta años de edad.




Referencias:
Alzheimer's Association website. Disponible en: http://www.alz.org/ .

Last Reviewed septiembre 2012



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.