Relaciones y EM
English Version


Un diagnóstico de esclerosis múltiple (EM) puede presentar desafíos profundos a la relación. Después del diagnóstico de un compañero, una pareja podría experimentar su propio proceso de aflicción e incluso podría sentirse culpable sobre su propia buena salud.

La comunicación es un componente clave para tratar el estrés añadido que la EM podría crear en una relación. Discutir abiertamente sus sentimientos y pensamientos puede ayudar a las parejas a evitar la frustración y a aliviar algo de la tensión que ellos podrían estar experimentando.

Fatiga
Un persona con EM experimentará fatiga, desde cansancio general hasta agotamiento extremo. La fatiga podría desencadenarse por esfuerzo físico y mejorarse con el reposo o podría tomar la forma de un cansancio constante y persistente. Esto tiene un efecto en la vida diaria.

Las actividades que una vez parecían simples (como ir de compras al supermercado, aspirar o pasear al perro) ahora podrían parecer insoportables. Si es posible, contratar alguna ayuda temporal podría ser la respuesta. Si no, reasignar de las tareas y usar tiempo prudentemente ayudarán a reducir el estrés y a permitir que las parejas trabajen juntas.

Actividades
Otra dificultad que una pareja podría encontrar es una disminución en las actividades compartidas comúnmente. Conforme se incremente la gravedad de los síntomas, las parejas podrían pasar un momento difícil para encontrar cosas que puedan hacer juntos. Debido a la fatiga y al dolor muscular, las actividades más rigurosas, como andar en bicicleta o dar una caminata, podrían ser demasiado difíciles. Es importante no dejar las actividades compartidas; trate de dar un paseo o de leer un libro juntos.

Es importante tratar de continuar las actividades normales lo mejor posible. También el darse cuenta y asimilar los cambios que trae EM ayudará a ambos cónyuges a aceptar la situación. Es importante tener en mente que EM no necesita ser el centro de una relación, sino sólo un aspecto de ella.

Vida Sexual
Muchas parejas encontrarán problemas de adaptación sexual. Los hombres podrían experimentar impotencia y las mujeres podrían tener problemas con la lubricación vaginal. Un doctor puede ayudar. Si es posible, la pareja debía hablar con el doctor, lo que ayudará a ambos cónyuges a sentirse más cómodos. Muchos de los problemas pueden tratarse; se podrían tratar con medicamentos u otros remedios como corticosteroides, gel vaginal y electroestimulación.

Cambiando Roles
Antes del inicio de EM, las parejas se vieron el uno al otro en numerosos roles; amigo, amante, confidente. Un paso importante para conservar una fuerte relación es aceptar cómo podrían cambiar estos roles con la introducción de EM. Una pareja que una vez fue independiente y sociable podría volverse aislada e incluso deprimida después de un diagnóstico de EM. Reconocer cómo podría esto afectar una relación, determinar las debilidades potenciales que podría causar y desarrollar las respuestas apropiadas ayudará a fortalecer la relación.

Tratar cada situación conforme surja ayudará a la pareja a no sentirse demasiado abrumada. Fije metas razonables y tenga expectativas reales. La vida con EM será diferente, pero la comunicación abierta puede ayudar. Ambos miembros de la pareja necesitarán ser pacientes, comprensivos y dar apoyo. Además, los grupos de apoyo y de asesoría podrían ayudar a los pacientes con EM y a sus familias a encontrar formas para enfrentarse a los cambios que podría traer la EM.




Fuentes Adicionales:
Multiple Sclerosis Association of America

Multiple Sclerosis International Federation

National Multiple Sclerosis Society

Last Reviewed enero 2011



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.