Cambios en el estilo de vida para controlar el dolor en el pie
English Version

Numerosos cambios en el estilo de vida y medidas de cuidado personal le ayudarán a aliviar el dolor en el pie y prevenir daño posterior en sus pies. Si tiene dificultad para ver y alcanzar sus pies debido a problemas de la visión, parálisis, artritis u obesidad , pida a un amigo, miembro de la familia o a un profesional que le ayude a cuidar de sus pies.

Indicaciones generales para controlar el dolor en el pie
  • Use zapatos cómodos.
  • Prevenir trastornos de los pies en la diabetes.
  • Cuidar las uñas de sus pies.
  • Cuidar los callos y callosidades.
  • Camine y haga ejercicio correctamente.
  • Informe lesiones a su profesional en el cuidado de la salud.
Use zapatos cómodos
En general, los mejores zapatos son bien acojinados y tienen un contrafuerte superior del talón hecho de cuero y rígido, y un área flexible en el metatarso del pie. El arco del talón debe ser fuerte y de apoyo, pero no demasiado rígido, y la parte frontal del zapato debe ser flexible. Los zapatos nuevos se deberían sentir cómodos de inmediato, sin un periodo para amoldarlos. Debe haber suficiente espacio para los cinco dedos.

Alcanzar el ajuste correcto
La mejor manera para prevenir casi todos los problemas de los pies es elegir zapatos que le queden bien, con una suela firme y parte superior suave. Debe comprarlos a la tarde o después de una larga caminata, cuando los pies están en su tamaño más grande. Debe haber un espacio de 1,25 cm entre el dedo más grande y la punta del zapato, y debe poder mover los dedos hacia arriba. Debe levantarse cuando se mida los zapatos y se debe medir ambos pies, con zapatos comprados para el pie más grande. Es importante usar los mismos calcetines que usaría regularmente con los zapatos nuevos.

Suela
De preferencia, los zapatos deben tener plantillas removibles (vea a continuación: Plantillas ). Si usted es una persona mayor, las suelas delgadas y firmes pueden ser la mejor elección. Las personas de la tercera edad que usan zapatos con suelas gruesas e inflexibles pueden ser incapaces de sentir la posición de sus pies con relación al suelo, lo cual incrementa el riesgo de caídas.

El talón
Los tacones altos son la principal causa de problemas de los pies en mujeres. Si insiste en usar tacones altos, busque zapatos con amplio espacio para los dedos, talones reforzados que sean relativamente anchos, y plantillas acojinadas. También debe mantener al mínimo el tiempo que pasa usando tacones altos.

Agujetas
La manera de amarrar las agujetas puede ser importante para prevenir problemas específicos. Las agujetas siempre se deberían aflojar antes de ponerse los zapatos. Si tiene pies angostos, debe comprar zapatos con ojales más lejos de la lengüeta que las personas con pies más anchos. Esto hace que los pies estrechos tengan un mayor ajuste y que los pies más anchos tengan un ajuste más suelto. Si después de probarse el zapato, aparece una lengüeta menor de 2,5 cm, entonces es probable que los zapatos sean demasiado amplios. El ajuste debe quedar tanto en la parte superior del zapato como en la parte inferior. Cuando los arcos elevados causan dolor, se deben omitir algunos ojales para aliviar la presión.

Amoldando y usando zapatos
Si sus zapatos requieren que los amolde, coloque almohadillas para durezas junto a áreas de su piel donde sea probable que ocurra fricción. Una vez que ocurra una ampolla, las almohadillas para durezas no son tan efectivas. Cambiar de zapatos durante el día. Tan pronto como los tacones muestren un desgaste notorio, debe reemplazar los zapatos o tacones.

Ejercicio y deportes

Los zapatos que use para hacer ejercicio deberían estar específicamente diseñados para practicar su deporte preferido. Por ejemplo, un zapato para correr debe amortiguar la parte frontal del pie, mientras que los zapatos de tenis deben hacen énfasis en el apoyo al tobillo. Compre sus zapatos en una tienda con vendedores reconocidos.

Calzado ocupacional

Numerosas ocupaciones ponen en peligro los pies. Si está en un empleo de alto riesgo, debe asegurarse de que su calzado sea protector. Por ejemplo, los trabajadores no eléctricos en riesgo de caerse o rodar objetos o de perforaciones deben usar zapatos con casquillos de acero y posiblemente otros protectores metálicos para el pie. Los trabajadores eléctricos deben usar calzado sin partes de metal (o casquillos aislados para los dedos) y suelas y tacones de goma. Los trabajadores químicos deben usar zapatos de material sintético o de goma, no de cuero.

Plantillas
Una plantilla es un inserto plano y acojinado que se coloca adentro del zapato. Estas están diseñadas para reducir el choque, proporcionar apoyo para sus talones y arcos, y absorber humedad y olores. Las personas responden de manera muy diferente a plantillas específicas. Lo que funciona para una persona podría no funcionar para usted. El grosor de sus calcetas se debe considerar cuando compre plantillas. No quiere que las plantillas opriman los dedos contra sus zapatos.

Las plantillas se pueden comprar en tiendas atléticas y farmacias. Las tiendas de calzado que se especializan en problemas de pie suelen vender plantillas personalizadas que son más caras. En general, las plantillas de venta libre ofrecen suficiente soporte para la mayoría de problemas de los pies. La mayoría de las marcas bien conocidas de zapatos atléticos tienen plantillas incorporadas.

Cuidado de las uñas de los pies
Las uñas de los pies se deben cortar a ras y cortas. La limadura también debe ser a ras usando un solo movimiento, levantando la lima antes del siguiente movimiento. La lima no debería limar hacia atrás y hacia adelante. Se puede usar un utensilio para la cutícula para limpiar debajo de la uña.

Callos y callosidades
Para prevenir callos y callosidades y aliviar el malestar:
  • No usar zapatos que sean demasiado ajustados o demasiado holgados. Use zapatos bien acojinados con los dedos abiertos o una caja profunda para los dedos (la parte del zapato que rodea los dedos). Si es necesario, pida a un zapatero que estire los zapatos en el área donde se ubica el callo o la callosidad.
  • Use calcetas gruesas para absorber la presión, pero no use calcetas o calcetines ajustados.
  • Aplicar vaselina o crema para manos con lanolina en callos o callosidades para ablandarlos.
  • Use almohadillas en forma de dona que se ajusten sobre un callo para reducir la presión y fricción. Están disponibles en la mayoría de farmacias.
  • Coloque algodón, lana de borrego o almohadillas para durezas entre los dedos para acojinar cualquier callo en estas áreas.

Camine y haga ejercicio correctamente.
Además de usar zapatos y calcetas adecuados, también debería caminar correctamente para prevenir lesiones en el pie y dolor. La cabeza debe estar erguida, la espalda derecha, y los brazos relajados y con movimiento libre en sus costados. Debe pisar con el talón, moverse hacia adelante con el peso en la parte exterior de su pie, y completar el paso al empujar el dedo gordo.

Informar lesiones a su médico
No tomar a la ligera ninguna lesión en el pie. Si esta no está sanando a una velocidad razonable, consulte a su médico o podiatra.




References:
Adult foot health. American Orthopaedic Foot and Ankle Society website. Available at: http://www.aofas.org . Accessed December 31, 2012.

Foot care. American Diabetes Association website. Available at: http://www.diabetes.org/living-with-diabetes/complications/foot-complications/foot-care.html . Accessed December 31, 2012.

Prevent diabetes problems: Keep your feet and skin healthy. National Institute of Diabetes & Digestive & Kidney Diseases website. Available at: http://www.niddk.nih.gov/ . Updated May 2008. Accessed December 31, 2012.

Tips for healthy feet. American Podiatric Medical Association website. Available at: http://www.apma.org/learn/content.cfm?ItemNumber=1348&navItemNumber=535 . Accessed December 31, 2012.

Last Reviewed marzo 2013



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.