Cambios en el Estilo de Vida para Controlar el SIDA
English Version

Las principales medidas en el estilo de vida recomendadas para el SIDA e infección con VIH son:
  • Reducir Su Riesgo de Infecciones y Mantener Su Sistema Inmune Saludable
  • Prevenir la Propagación del VIH a Otras Personas
  • Apoyo Emocional y Asesoría

Indicaciones Generales para Controlar el SIDA
Reducir Su Riesgo de Infecciones y Mantener Su Sistema Inmune Saludable
Si usted está infectado con VIH, su sistema inmune podría no ser capaz de combatir otras infecciones. Sugerencias para reducir su riesgo de infecciones y para mantener su sistema inmune lo más saludable posible incluyen:
  • Lave sus manos frecuentemente y siempre después de usar el baño y antes de preparar alimentos.
  • Limpie debajo de las uñas de sus manos.
  • Use crema para las manos para prevenir la piel seca.
  • Cubra cualquier cortadura o llaga.
  • Evite el contacto innecesario con personas que estén enfermas.
  • Reciba vacunaciones recomendadas por su médico.
  • No manipule cajas de arena para gato o heces fecales (excrementos).
  • No toque excrementos de aves o agua de tanques de peces.
  • Use guantes cuando haga jardinería.
  • Mantenga la casa limpia, use cloro para limpiar los baños.
  • No coma huevos, pescado, o mariscos crudos.
  • Coma carne roja, carne de aves, y pescado que sean cocinados hasta que estén bien cocidos.
  • Lave minuciosamente las frutas y verduras antes de comer.
  • Consuma una dieta bien balanceada.
  • Practique técnicas de reducción de estrés y relajación.
  • No fume, no tome alcohol, ni use drogas recreativas.
  • Descanse adecuadamente.

Prevenir la Propagación del VIH a Otras Personas
Tener relaciones sexuales o compartir agujas con otra persona puede transmitir el VIH.

Para evitar infectar a alguien más.
  • Absténgase de tener relaciones sexuales. Si usted es sexualmente activo, use un condón de látex para hombres o un condón de poliuretano para mujeres. La actividad sexual incluye el coito o cualquier otro acto sexual que provoque el intercambio de fluidos corporales.
  • Informe a anteriores o posibles parejas sexuales sobre su estatus positivo de VIH.
  • No comparta objetos personales, como rasuradoras, cepillos dentales, o pinzas.
  • No done sangre ni órganos.
  • Trate de no quedar embarazada. Si usted es sexualmente activa, reciba el consejo profesional acerca de la anticoncepción.
  • Si usted tiene un bebé, no lo amamante. El virus se puede transmitir en su leche.

Apoyo Emocional y Asesoría
La asesoría con un profesional en salud mental puede:
  • Mejorar sus estrategias para enfrentar problemas para lidiar con los síntomas físicos del SIDA
  • Ayudarle a informar a su familia y amigos que usted tiene infección con VIH
  • Ayudarle a lidiar con el estrés emocional e ira que con frecuencia acompañan al diagnóstico de infección con VIH

Los asesores también le pueden ayudar a lidiar con pérdidas asociadas con la enfermedad, como la incapacidad de trabajar y la dependencia en otras personas para las tareas del hogar o el cuidado personal. Algunas personas con SIDA descubren que es útil asistir a un grupo de apoyo.

Cuándo Contactar a Su Médico
Contacte a su médico si usted percibe problemas de salud o síntomas nuevos o que empeoran.




Referencias:
Centers for Disease Control and Prevention website. Disponible en: http://www.cdc.gov .

Conn's Current Therapy 2001 . 53rd edition. WB Saunders Company; 2001.

National Institute of Allergy and Infectious Diseases website. Disponible en: http://www3.niaid.nih.gov/ .

Textbook of Primary Care Medicine . 3rd edition. Mosby, Inc.; 2001.

Last Reviewed diciembre 2011



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.