Reducir el riesgo de apoplejía
English Version

Puede reducir su riesgo de apoplejía al efectuar cambios en factores de riesgo modificables.

Pautas generales para prevenir una apoplejía
  • No fume. Si fuma, deje de hacerlo.
  • Lleve una dieta saludable.
  • Haga ejercicios con regularidad.
  • Tome los medicamentos como se le indique.
  • Baje de peso si usted tiene sobrepeso u obesidad.
  • Beba alcohol sólo con moderación.
  • Tome una dosis baja de aspirina si se lo recomienda su profesional en el cuidado de la salud.
  • Controle su azúcar en sangre si tiene diabetes.
No fume. Si fuma, deje de hacerlo
Extensos estudios han establecido que fumar es un factor de riesgo de apoplejía e infarto de miocardio . Si fuma, deberá dejar de hacerlo . También debe evitar el humo de segunda mano.

Mantenga una dieta saludable
Una dietabaja , grasas trans y colesterol y rica en granos integrales , frutas y verduras ayudará a disminuir los niveles de colesterol, la presión arterial y el peso corporal, tres factores de riesgo de apoplejía. Pida a su médico o dietista que le indique un plan de alimentación balanceado.

Haga ejercicios con regularidad
Siga las recomendaciones de su médico sobre la actividad física. Elija ejercicios que usted disfrute e inclúyalos dentro de su rutina diaria. Esfuércese por mantener un programa de ejercicios que lo mantenga en buen estado físico y en un peso saludable. Para la mayoría de las personas, este programa incluye caminar rápido o realizar una actividad aeróbica durante al menos 30 minutos por día. Si ha tenido una apoplejía isquémica o un ataque isquémico transitorio, intente realizar ejercicios al menos 30 minutos una a tres veces por semana si su médico dice que es seguro hacerlo.

Tome los medicamentos como se le indique
La presión arterial elevada y los niveles de colesterol no saludables aumentan el riesgo de sufrir una apoplejía. Tome medicamentos para la presión arterial y el colesterol como se lo indique su médico. Estos medicamentos se utilizan como complemento a los cambios saludables en el estilo de vida, no como reemplazos.

Baje de peso si usted tiene sobrepeso u obesidad
Tener sobrepeso u obesidad está asociado con un mayor riesgo de apoplejía y bajar de peso reduce ese riesgo. Para perder peso, consuma menos calorías de las que gasta. Para mantener un peso saludable , consuma un número igual de calorías de las que gasta.

Beba alcohol sólo con moderación
El consumo excesivo de alcohol incrementa su riesgo de apoplejía, pero parece que el consumo moderado de alcohol en realidad reduce el riesgo. Algunos estudios han determinado que de una a dos bebidas al día puede ser benéfico para su sistema cardiovascular. Los expertos están de acuerdo en que si usted ya no bebe alcohol, no necesita comenzar a hacerlo debido a esta recomendación. Si usted bebe alcohol, consulte con su médico para determinar la cantidad que es saludable para usted.

Tome aspirina si se lo recomienda su médico
La aspirina puede ayudar a prevenir los ataques cardíacos y las apoplejías . Reduce el riesgo de apoplejía debido a su capacidad para inhibir la coagulación sanguínea. La aspirina no es una buena opción si tiene problemas de hemorragia, alergia a la aspirina, úlceras pépticas o cualquier otra razón específica por la que no deba tomar aspirina. Antes de comenzar a tomar aspirina, hable con su médico acerca de cualquier posible riesgo.

Controle su azúcar en sangre si tiene diabetes
Si usted tiene diabetes , tiene riesgo incrementado de vasculopatías. Mientras mejor controle sus niveles de azúcar en sangre, más lento avanzará su cardiopatía (y otras complicaciones). Trabaje con su médico y un dietista para desarrollar una dieta y un plan de ejercicios que sea adecuado para usted. Es posible que su médico le recomiende que tome medicamentos nuevos o adicionales para ayudarle a controlar sus niveles de azúcar en sangre.




References:
American Heart Association website. Available at: http://www.americanheart.org/ .

The Aspirin Foundation website. Available at: http://www.aspirin-foundation.com/ .

Furie KL, Kasner SE, Adams RJ, et al. Guidelines for the Prevention of Stroke in Patients With Stroke or Transient Ischemic Attack: A Guideline for Healthcare Professionals From the American Heart Association/American Stroke Association. Stroke . 2010 October 21. Available at: http://stroke.ahajournals.org/cgi/reprint/STR.0b013e3181f7d043v1 . Updated October 21, 2010. Accessed November 2, 2010.

Grau AJ, Barth C, Geletneky B, et al. Association between recent sports activity, sports activity in young adulthood, and stroke. Stroke. 2009;40:426-431. Epub 2008 Dec 24.

Kasper DL, Braunwald E, Fauci A, Hauser S, Longo D, Jameson JL. Harrison's Principles of Internal Medicine. 16th ed. New York, NY: McGraw-Hill; 2004.

The National Council on Alcoholism and Drug Dependence website. Available at: http://www.ncaddnj.org/ .

Last Reviewed septiembre 2012



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.