Síntomas de Sinusitis
English Version

Los síntomas de una infección sinusal son muy similares a los del resfriado común. Sin embargo, cuando se deben a un virus del resfriado, tales síntomas por lo general mejoran después de unos días. Si usted continúa teniendo síntomas nasales diez a catorce días después de tener un resfriado , entonces podría haber desarrollado una infección sinusal.

Obstrucción de los Senos Nasales

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Síntomas de la infección sinusal podrían incluir:
  • Congestión nasal
  • Secreción nasal que podría ser
    • Espesa
    • Verdosa
    • Amarillenta
  • Dolor de cabeza (en sinusitis aguda)
  • Dolor de oídos
  • Dolor de dientes (dolor dental)
  • Dolor y presión facial que incrementa cuando usted se recuesta o se inclina
  • Sensación de llenado o congestión facial
  • Tos persistente que podría empeorar al recostarse
  • Fiebre
  • Energía disminuida o fatiga
  • Mal aliento
  • Sabor desagradable en su boca
  • Sentido del olfato disminuido
  • Fiebre, especialmente en niños

La mayoría de los expertos creen que las infecciones sinusales no causan dolores de cabeza crónicos. Sin embargo, la alteración en la presión de los senos nasales asociada con los cambios de clima podría provocar dolores de cabeza en personas susceptibles.




Referencias:
Conn's Current Therapy. 54th ed. W.B. Saunders Company; 2002.

National Institute of Allergy and Infectious Diseaseswebsite. Disponible en: http://www3.niaid.nih.gov/ .

Bhattacharyya N. Clinical and symptom criteria for the accurate diagnosis of chronic rhinosinusitis. Laryngoscope. 2006;116:1-22.

Last Reviewed octubre 2012



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.