Síntomas de Rosácea
English Version

La rosácea tiene una variedad de síntomas, y los síntomas varían de una persona a otra. Usted podría tener sólo uno o dos de los siguientes síntomas:

Ruborización, enrojecimiento - Al principio, usted se sonroja y enrojece mucho. Esto se podría parecer a un sonrojo o quemadura por el sol, y gradualmente se vuelve más notorio y permanente. Su piel facial se puede volver muy reseca.

Abultamientos o granos rosas - Aparecen pequeños abultamientos rojos y sólidos o abultamientos llenos de pus, como acné, en su rostro a medida que avanza la enfermedad. A esto algunas veces se le conoce como "acné adulto."

Líneas rojas, pequeños vasos sanguíneos sobre el rostro - Usted podría percibir pequeñas líneas delgadas y rojas en su rostro, particularmente en sus mejillas. A estas líneas se les llama telangiectasia, las cuales son vasos sanguíneos dilatados (agrandados) justo debajo de su piel. Su piel se podría volver ligeramente inflamada y cálida.

Enrojecimiento, ardor, y lagrimeo de los ojos - Usted podría experimentar enrojecimiento, ardor, lagrimeo, y la sensación de un cuerpo extraño o arenilla en sus ojos. Sus párpados se podrían infectar, inflamar, e hinchar. Algunas personas se quejan de visión borrosa. En casos severos de una persona con rosácea se puede dañar la visión.

Abultamientos nasales - Si la rosácea se deja sin tratar, algunas personas (especialmente hombres) podrían desarrollar abultamientos que sobresalen en la nariz o una nariz bulbosa agrandada.




Referencias:
National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Disorder website. Disponible en: http://www.niams.nih.gov/ .

National Rosacea Societywebsite. Disponible en: http://www.rosacea.org/index.php .

Last Reviewed septiembre 2012



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.