Factores de Riesgo para Rosácea
English Version

Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición.

Es posible desarrollar rosácea con o sin los factores de riesgo listados a continuación. Sin embargo, mientras más factores de riesgo tenga, será mayor su probabilidad de desarrollar rosácea. Si usted tiene numerosos factores de riesgo, pregunte a su médico lo que puede hacer para reducir su riesgo.

Factores de riesgo comunes para rosácea incluyen:

Sexo
Las mujeres desarrollan rosácea un tanto más frecuentemente que los hombres, aunque los hombres son más propensos a desarrollar rosácea severa. Estas observaciones se podrían deber en parte al hecho de que las mujeres son más propensas a consultar a un médico que los hombres. Es más probable que los hombres busquen atención médica sólo después que la condición llega a etapas avanzadas.

Edad
La rosácea tiende a desarrollarse en adultos entre los 30 y 60 años de edad. En mujeres, algunos casos de rosácea pueden ocurrir aproximadamente al inicio de la menopausia.

Piel Clara
Aunque la rosácea se puede desarrollar en personas de cualquier color de piel, tiende a ocurrir con más frecuencia en personas con piel clara.

Miembros de la Familia Con Rosácea
Se podría heredar una tendencia a desarrollar rosácea. Con frecuencia se puede encontrar en varios miembros de la misma familia.

Origen Étnico
Aunque el trastorno puede ocurrir en todos los grupos étnicos, se ha descubierto que es frecuente entre personas de ascendencia inglesa, escocesa, escandinava, y europea del norte o del este.




Referencias:
National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Disorderswebsite. Disponible en: http://www.niams.nih.gov/ .

National Rosacea Societywebsite. Disponible en: http://www.rosacea.org/index.php .

Last Reviewed septiembre 2012



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.