Síntomas del Trastorno de Estrés Postraúmático (PTSD)
English Version

Para la mayoría de personas, el PTSD comienza en un lapso de aproximadamente tres meses después del evento traumático. Para algunas personas, no aparecen señales de PTSD hasta años más tarde. El PTSD le puede ocurrir a cualquier persona a cualquier edad. Incluso los niños pueden tenerlo. Algunas personas mejoran en un lapso de seis meses, mientras que otras podrían tener la enfermedad durante mucho más tiempo. Los síntomas de PTSD podrían variar en frecuencia e intensidad con el paso del tiempo y podrían ubicarse en tres categorías:
  • Volver a experimentar el evento:
    • Sueños/pesadillas
    • Regresiones
    • Reacciones ansiosas a recordatorios del evento
    • Alucinaciones
  • Evasión:
    • Evitar el contacto emocional cercano con familiares y amigos
    • Evitar personas o lugares que sean recordatorios del evento
    • Pérdida de la memoria acerca del evento
    • Sensaciones de indiferencia, adormecimiento
  • Despertar:
    • Dificultad para dormirse o permanecer dormido
    • Ira e irritabilidad
    • Dificultad para concentrarse
    • Asustarse fácilmente

También podrían ocurrir síntomas físicos como:
  • Problemas estomacales y digestivos
  • Dolor en el pecho
  • Dolores de cabeza
  • Mareos
  • Problemas del sistema inmune

Las personas con PTSD también podrían abusar del alcohol o drogas.




Referencias:
National Institute of Mental Health website. Disponible en: http://www.nimh.nih.gov/ .

Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM-IV-TR). American Psychiatric Association; 2000.

Last Reviewed September 2009



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.