Afecciones de Profundidad: Psoriasis
English Version

La psoriasis es una afección crónica no contagiosa de la piel caracterizada por escamas e inflamación. La piel inflamada forma áreas rojas, gruesas con escamas plateadas y comúnmente se encuentra en el cuero cabelludo, los codos, las rodillas y la espalda baja. También puede afectar las yemas de los dedos, las uñas de los dedos del pie, los tejidos suaves de la boca o los genitales. Las áreas de la piel inflamada causan dolor, comezón e incomodidad.

Regiones Posibles de Psoriasis

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Actualmente, se estima que 5.5 millones de personas en los Estados Unidos tienen psoriasis. Aproximadamente 150,000 nuevos casos ocurren cada año.

No ha sido determinada la causa exacta de la psoriasis, pero las teorías actuales sugieren que puede ser un trastorno del sistema inmune. Parece que las células T, un tipo de glóbulos blancos que normalmente protegen el cuerpo de infecciones y enfermedades, desencadenan la inflamación y la reproducción celular excesiva, que causa que la piel se caiga muy rápido. Se cree que la psoriasis también se asocia con otros defectos celulares, bioquímicos y metabólicos.

Los brotes de psoriasis se desencadenan por una variedad de factores, incluyendo el ambiente, ciertos medicamentos y stress.

Hay cinco tipos principales de psoriasis:

Psoriasis de placa: Esta es la forma más común, cuenta con el 80% de todos los casos de psoriasis. Se caracteriza por lesiones abultadas que tienen una base enrojecida cubierta por escamas blancas-plateadas. Las escamas se caen frecuentemente y son muy secas y pican.

Psoriasis en gota: Este tipo se desencadena frecuentemente por infecciones bacterianas y es más común en los adultos jóvenes y los niños. Se caracteriza por lesiones pequeñas en forma de gota en el tronco, miembros y cuero cabelludo. Se pueden limpiar por sí solas después de pocas semanas o meses.

Psoriasis pustular: Aparecen ampollas de pus no infecciosas en la piel y pueden afectar áreas grandes o pequeñas del cuerpo. Usualmente este tipo de psoriasis es desencadenado por medicamentos, infecciones, stress emocional o ciertos químicos.

Psoriasis inversa (también llamada psoriasis flexural): Usualmente se encuentra en las áreas dobladas de piel como las axilas, debajo de los pechos o los pliegues de piel cercanos a los genitales o los glúteos. Es más probable de encontrar en la gente que tiene sobrepeso y se desencadena por la fricción o sudoración en las áreas de la piel. Las placas son rojas, lisas, secas y grandes, pero no se escaman.

Psoriasis eritrodérmica: Esta es la forma menos común de psoriasis, se caracteriza por las escamas y enrojecimiento generalizado de la piel y comezón y dolor graves. Esta forma con frecuencia ocurre después de una quemadura de sol grave o por el uso de ciertos medicamentos como los esteroides.

Cerca del 15 al 23% de la gente con psoriasis desarrollan una afección llamada artritis psoriásica. Esto ocurre cuando las áreas inflamadas de la piel se acompañan por inflamación de la articulación, más frecuentemente en las pequeñas articulaciones de las manos y pies, pero también en las articulaciones de la cadera, columna vertebral, rodillas y codos. Esta afección es más común en mujeres que en hombres.

En algunos casos, la psoriasis pone en serio peligro la calidad de vida. Además de los problemas y dolor físico, la gente con psoriasis puede desarrollar problemas emocionales tal como depresión o ansiedad y pueden experimentar dificultades sociales debido a las placas visibles. Si usted o un miembro de su familia están sufriendo de psoriasis, busque asesoría así como grupos de apoyo y servicios.




Fuentes:
American Academy of Dermatology

National Psoriasis Foundation

Last Reviewed septiembre 2012



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.