Cambios en el Estilo de Vida para Controlar el Trastorno de Pánico
English Version

Además del tratamiento médico, los siguientes cambios en el estilo de vida podrían ayudarle a controlar los síntomas del trastorno de pánico:
  • Evite la cafeína.
  • Evite el alcohol.
  • Evite el consumo de drogas.
  • Descanse mucho.
  • Programe tiempo en silencio para usted cada día.

Evite la Cafeína
Algunas personas descubren que la cafeína ayuda a reducir los ataques de pánico. La cafeína se encuentra comúnmente en el café, té, chocolate, y algunos refrescos.

Para obtener mayor información acerca de cómo reducir su consumo de cafeína, pulse aquí .

Evite el Alcohol
El alcohol podría exacerbar sus sensaciones de ansiedad. Hable con su médico si usted necesita reducir su consumo de alcohol o dejar de beber por completo.

Evite el Consumo de Drogas
Evite el consumo de drogas a menos que sean medicamentos prescritos o aprobados por su médico. Si usted cree que es adicto a drogas ilegales o a medicamentos con o sin prescripción, pida ayuda a su médico para superar la dependencia a estas sustancias.

Descanse Mucho
Sentirse bien descansado puede ayudarle a sentirse más relajado.

Para obtener más información acerca de cómo tener una buena noche de sueño, pulse aquí .

Programe Tiempo En Silencio para Usted Cada Día
Dese tiempo en silencio cada día. Esto le ayudará a liberar el estrés y a sentirse más calmado.

Para obtener más información acerca de cómo reducir el estrés, pulse aquí .




Referencias:
National Institute of Mental Healthwebsite. Disponible en: http://www.nimh.nih.gov/ .

Last Reviewed septiembre 2011



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.