Diagnóstico de Narcolepsia
English Version

Si usted tiene los síntomas más clásicos de narcolepsia, como ataques involuntarios de sueño y ataques de debilidad (cataplexia), el diagnóstico de su trastorno podría ser relativamente sencillo. Sin embargo, si su médico no está seguro si sus síntomas son causados por narcolepsia, él podría ordenar algunos exámenes. Existen dos exámenes que pueden ayudar a diagnosticar la narcolepsia: el polisomnograma, y el examen de latencia múltiple del sueño. Un especialista en el sueño por lo general administra estos dos exámenes.

Exámenes de Polisomnograma - Para esta prueba, usted tendrá que pasar la noche en un centro del sueño. Se sujetarán pequeños electrodos a varias áreas de su cuerpo para monitorear cuidadosamente su frecuencia cardiaca, movimientos oculares, ondas cerebrales, y actividad muscular toda la noche. Los monitores también registrarán información sobre su respiración, cambios en la concentración de oxígeno en su sangre, y su posición corporal.

Examen de Latencia Múltiple del Sueño - Por lo general, este examen se realiza el día después del polisomnograma. Con los mismos electrodos todavía sujetos, a usted se le pedirá que tome una serie de siestas de 20 minutos, cada 2 horas a lo largo del día. Los electrodos recaban información sobre la rapidez con la que se queda dormido y la rapidez con la que alcanza varios niveles de sueño; particularmente el sueño con movimiento ocular rápido (REM).




Referencias:
National Heart, Lung, and Blood Institute. National Institutes of Healthwebsite. Disponible en: http://www.nhlbi.nih.gov/ .

Textbook of Clinical Neurology . W.B. Saunders Company; 1999.

Last Reviewed octubre 2012



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.