Cambios en el Estilo de Vida para Controlar la Degeneración Macular
English Version

Si usted ha sido diagnosticado con degeneración macular, los siguientes cambios en el estilo de vida podrían ayudar a mantener sus ojos saludables. En algunos casos, estos cambios incluso podrían desacelerar el avance de la degeneración macular. Pregunte a su médico cuáles cambios en el estilo de vida podrían ser adecuados para usted.

Consuma una Dieta que Sea Baja en Grasa Saturada y Colesterol
Una dieta que sea alta en grasa saturada y colesterol puede causar que se acumule placa, una sustancia adiposa, en los vasos de la retina, lo cual puede obstaculizar el flujo de sangre en sus ojos. Por lo tanto, usted debería reducir los alimentos altos en grasa. Coma más carne magra, aves, pescado, y frijoles, productos lácteos bajos en grasa o sin grasa, y muchos granos enteros, frutas frescas, y verduras. Evite comer carnes grasosas, alimentos fritos, y productos lácteos llenos de grasa. También evite usar mucha mantequilla, salsas altas en grasa, queso, y crema.

Según un estudio en Archives of Ophthalmology , comer mucha comida chatarra llena de grasa podría incrementar su riesgo de desarrollar degeneración macular relacionada con la edad. Estos alimentos con frecuencia contienen aceite vegetal, grasas monoinsaturada y poliinsaturada, y ácido linoléico. Estos incluyen la margarina, chocolate, tartas, pasteles, galletas, papas fritas, papas a la francesa, y otra comida chatarra altamente procesada, adquirida en tiendas.

Coma Más Vegetales Verdes Frondosos y Vegetales Amarillos
Se cree que dos pigmentos encontrados en la mácula, conocidos como luteína y zeaxantina, protegen a la mácula del daño de la luz y de los radicales libres. Los radicales libres son moléculas perjudiciales que pueden dañar células en el cuerpo. Estos provienen de fuentes ambientales (humo del cigarro, contaminantes del aire, radiación, algunos medicamentos, y toxinas) y también son producidos durante procesos corporales normales.

La luteína y zeaxantina se encuentran en vegetales frondosos color verde oscuro y vegetales amarillos. Al comer grandes cantidades de estos vegetales, usted podría desacelerar o prevenir el avance de la degeneración macular relacionada con la edad.

Alimentos altos en luteína incluyen:Alimentos altos en zeaxantina incluyen:
  • Col rizada
  • Hojas de nabo
  • Hojas de berza
  • Espinaca
  • Brócoli
  • Maíz
  • Lechuga (de hoja larga o romana cruda)
  • Guisantes
  • Col de Bruselas
  • Frijoles verdes
  • Mandarinas y jugo de mandarina
  • Naranjas y jugo de naranja
  • Quingombó
  • Apio
  • Tomates y jugo de tomate
  • Zanahorias
  • Papayas
  • Melones
  • Maíz
  • Espinaca
  • Hojas de berza
  • Naranjas y jugo de naranja
  • Lechuga (de hoja larga o romana)
  • Mandarinas
  • Guisantes
  • Frijoles verdes
  • Brócoli
  • Apio
  • Duraznos
  • Zanahorias
Considere Suplementos de Vitaminas y Zinc
Según un estudio clínico publicado en Archives of Ophthalmology , las vitaminas antioxidantes y el zinc podrían reducir el riesgo de pérdida de la visión causada por ciertas formas de degeneración macular adulta. En el estudio, se administró una combinación de vitamina C, vitamina E, beta-caroteno, y zinc a un grupo de personas con degeneración macular adulta intermedia y avanzada. En aquellas personas con un alto riesgo de desarrollar degeneración macular, la administración de vitaminas antioxidantes y zinc redujo su riesgo aproximadamente en un 25%. Hable con su profesional en el cuidado de la salud o dietista registrado sobre la complementación con vitaminas y minerales. Recuerde que debido a que el beta-caroteno se ha ligado con un mayor riesgo de cáncer pulmonar en fumadores, los fumadores actuales y recientes ex-fumadores probablemente deberían evitar el beta-caroteno.

Incremente Su Consumo de Ácidos Grasos Omega 3
Otro estudio publicado en Archives of Ophthalmology muestra un riesgo reducido de degeneración macular húmeda en aquellas personas que consumieron cantidades más altas de pescado u otras formas de ácidos grasos omega 3 .

Proteja Sus Ojos de la Luz Ultravioleta (UV) y de la Luz Azul
La principal fuente de luz UV es el sol. Otras fuentes incluyen las terminales de visualización de video, iluminación fluorescente, xenón, y lámparas de vapor de mercurio de alta intensidad (usadas para deportes nocturnos y en áreas altamente criminales). El sol y las luces muy brillantes pueden empeorar la degeneración macular. Usted debería usar lentes para el sol que protejan contra la luz azul/violeta y la luz UV. Usted también debería usar estos lentes de sol en días nublados o brumosos, debido a que aún puede estar expuesto a mucha luz UV. La protección UV también está disponible para lentes transparentes y no cambia el color del lente.

No Fume
Fumar puede ser dañino para el ojo justo como lo es para el resto del cuerpo. Investigación sugiere que las personas que fuman un paquete o más de cigarros al día, o que fuman por un periodo prolongado de tiempo, tienen un riesgo más alto de desarrollar degeneración macular.

Haga Ejercicio Regularmente
El ejercicio contribuye a la buena salud en general. Ayuda a mejorar la circulación y podría incrementar el flujo de sangre a los ojos.




Referencias:
American Macular Degeneration Foundation website. Disponible en: http://www.macular.org/.

Macular Degeneration Foundation website. Disponible en: http://www.eyesight.org/.

A randomized, placebo-controlled, clinical trial of high-dose supplementation with vitamins C and E, beta carotene, and zinc for age-related macular degeneration and vision loss. Archives of Opthalmology. 2001;119:117-1571.

The relationship of dietary lipid intake and age-related macular degeneration in a case-control study: AREDS Report No 20. Arch Ophthalmol. 2007;125:671-679.

Last Reviewed septiembre 2011



Health Information Library content is provided by EBSCO Publishing, fully accredited by URAC. URAC is an independent, nonprofit health care accrediting organization dedicated to promoting health care quality through accreditation, certification and commendation.

 

This content is reviewed regularly and is updated when new and relevant evidence is made available. This information is neither intended nor implied to be a substitute for professional medical advice. Always seek the advice of your physician or other qualified health provider prior to starting any new treatment or with questions regarding a medical condition.

 

To send comments or feedback to EBSCO's Editorial Team regarding the content please e-mail healthlibrarysupport@ebscohost.com.